Últimas Noticias

Abuelos en cuarentena total: cómo y cuándo pueden cobrar la jubilación

Los jubilados y pensionados que realizaban el trámite de supervivencia de manera personal en el banco estos meses no deberán hacerlo

Las sucursales bancarias no abrirán al público durante las medidas de aislamiento obligatorio, pero se mantendrán activos los cajeros automáticos y la banca electrónica para poder operar a través de home banking. El impacto de esta medida es desolador sobre el conjunto de adultos mayores jubilados. Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA solo el 23,9% de este segmento ha ingresado alguna vez por internet a su cuenta bancaria y solo el 51,1% usa el cajero automático.

La percepción de los haberes se podrá hacer en las fechas originalmente anunciadas para cada beneficiario, pero se podrá disponer del dinero retirándolo por el cajero automático o a través de internet. Asimismo, una alternativa para quienes tienen tarjeta de débito, es retirar dinero a través de la línea de cajas de los 4.900 comercios adheridos al sistema Extra Cash. Este sistema permite que, al momento de pagar la compra en los principales supermercados, estaciones de servicio y farmacias, se pueda solicitar al cajero el retiro de hasta $8.000 en efectivo sin costo adicional. Por otra parte ANSES ha anunciado que en marzo y abril no será necesario realizar la fe de vida. Los jubilados y pensionados que realizaban el trámite de supervivencia de manera personal en el banco estos meses no deberán hacerlo.

Una alternativa para quienes tienen tarjeta de débito, es retirar dinero a través de la línea de cajas de los 4.900 comercios adheridos al sistema Extra Cash

La barrera tecnológica que sufren los adultos mayores es una realidad insoslayable, por eso uno de cada dos jubilados opta por cobrar sus haberes por caja. A pesar de ser el segmento de mayor vulnerabilidad frente al COVID-19, en los últimos días hemos visto largas colas de jubilados frente a los bancos de todo el país, exponiéndose al contagio para percibir sus haberes. Estas escenas que hoy nos horrorizan no son producto de la Pandemia. Son postales cotidianas, especialmente en la Provincia de Buenos Aires y el interior del país. Los jubilados suelen esperar horas para poder cobrar por caja. Lo hacen a la intemperie, bajo el sol o la lluvia, el calor o el frío, y sin acceso a sanitarios. Esta crisis nos enfrenta con la enorme oportunidad de empezar a cambiar esta realidad.

Foto de archivo. Un hombre retira pesos argentinos de un cajero automático de un banco en el distrito financiero de Buenos Aires. 30 de agosto de 2018. REUTERS/Marcos Brindicci
Foto de archivo. Un hombre retira pesos argentinos de un cajero automático de un banco en el distrito financiero de Buenos Aires. 30 de agosto de 2018. REUTERS/Marcos Brindicci (Marcos Brindicci/)

Según la UCA, el 51,1% de las personas mayores utiliza el cajero automático y el 46,5% cobra por ventanilla en el banco. El nivel de educación tiene incidencia sobre el porcentaje, dado que entre jubilados con mayores oportunidades educativas el cobro por ventanilla se reduce al 28,6%. El peso del nivel socio-económico es igualmente relevante, se reduce al 17% el cobro por caja para el segmentos medios y altos. Se suele mencionar que los jubilados van a cobrar a los bancos porque disfrutan emplear el tiempo en este tipo de trámites. El Informe Técnico confirma que esta afirmación es falsa. El 82,5% de las personas mayores consultadas manifestó disfrutar poco o nada ir al banco a hacer trámites, extraer dinero o realizar un depósito.

¿Por qué los adultos mayores se resisten a usar los cajeros automáticos? Principalmente porque les resulta difícil. Los bancos y empresas fabricantes de los equipos han realizado numerosos estudios y el primer factor que surge de las personas consultadas es la dificultad para ver correctamente la pantalla y comprender las instrucciones operativas. Por otra parte, este segmento de la población privilegia la interacción social por brindarles mayor seguridad a la hora de manejar dinero.

Se suele mencionar que los jubilados van a cobrar a los bancos porque disfrutan emplear el tiempo en este tipo de trámites. El Informe Técnico confirma que esta afirmación es falsa. El 82,5% de las personas mayores consultadas manifestó disfrutar poco o nada ir al banco a hacer trámites, extraer dinero o realizar un depósito

Tanto los bancos, como el PAMI y la Anses han hecho esfuerzos para acercar a los jubilados al uso del cajero automático, pero estos parecen haber sido insuficientes. En todos los países las estadísticas demuestran que existe un porcentaje de la población adulta que no podrá ser incorporada al uso del cajero automático debido a dificultades cognitivas. Sin embargo, existe una parte significativa de la población adulta que podría incorporarse a esta tecnología si se utilizaran los mecanismos adecuados. Entre ellos, se recomienda:

– Generación de cajeros que incluyan animaciones que colaboren en la comprensión de las instrucciones.

– Incorporación de asistentes que se encuentren permanentemente al lado del cajero y los ayuden a automatizar el procedimiento.

– Generación de actividades intergeneracionales que brindan beneficios para ambos colectivos. Por ejemplo, Jeremías Linardi de General Roca en el marco de SocialLab ha propuesto la creación de un simulador de cajero automático, mediante el cual cualquier persona pueda practicar sin tener miedo a perder el dinero o equivocarse.

Entretanto se pongan en práctica medidas para incluir a los adultos mayores en el manejo de los cajeros automáticos, resulta imprescindible en este momento habilitar sucursales bancarias en ciertos horarios y restringido únicamente a público mayor de 60 años que deba percibir sus haberes jubilatorios. Especial consideración se debe tener con el porcentaje no menor de jubilados que no cuentan con la tarjeta de débito, ya sea porque no la han recibido o porque directamente la han descartado.

La autora es Abogada Especializada en Previsión Social

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar