Economía

Cinco recomendaciones para cancelar o reprogramar tus vacaciones si diste positivo de COVID-19

El 2021 cierra con las cifras más altas de contagiados desde que comenzó la pandemia en el país. EFE/Remko de Waal (REMKO DE WAAL/)

La Argentina inició el 2022 atravesanco el pico máximo de contagios de covid-19 desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020.

En este contexto, y de cara a la temporada de verano 2022, Infobae consultó a Santiago Aramburu, abogado experto en derechos del turista y fundador de Turhelp, sobre los casos en los que una persona que ya tiene sus vacaciones reservadas resulta positivo de Covid-19 y debe cancelar sus reservas o reprogramar las fechas.

Estas son las cinco recomendaciones del experto para saber cómo actuar ante situaciones de este tipo:

1. No perder el tiempo ni la calma

“Lo primero que hay que hacer es no perder la calma y organizarse, hay que llamar uno por uno a los prestadores de servicios turísticos que hayamos contratado, y mientras antes lo hagamos mejor, por eso es recomendable no dejar pasar ni un día desde que supe que tengo Covid-19”, recomendó Aramburu.

Llamadas telefónicas coronavirus
"No hay que perder la calma y organizarse para saber a quién deberemos llamar", aconseja el experto en derecho del turista. Shutterstock

En los casos en los que se haya contratado a una agencia de viajes, habrá que comunicarse con ella para solicitar la cancelación de los servicios, ya sean vuelos, alojamientos, entre otros. En cambio, si las compras fueron hechas sin intermediarios, habrá que llamar a la aerolínea, al arrendador, al hotel o a cualquier otro prestador turístico para solicitar la cancelación.

2. Leer atentamente las políticas comerciales para saber qué esperar

“Es recomendable que en los casos en que la política comercial esté a la mano, se la consulte”. Las aerolíneas suelen tener a disposición de los usuarios sus políticas comerciales de cancelación, lo que les permite a los usuario saber qué esperar cuando llame a la empresa.

Aerolíneas Argentinas, por ejemplo, permite un cambio sin penalidades, abonando únicamente la diferencia tarifaria si la hubiera. La modificación debe realizarse antes de la fecha de inicio del viaje original y se podría modificar el destino siempre y cuando éste pertenezca a la misma red de vuelos, es decir: “destinos domésticos por destinos domésticos y regionales/internacionales por regionales/internacionales”.

En el caso de haber contratado directamente a una aerolínea, habrá que leer su política comercial para saber qué opciones nos van a ofrecer. EFE/Matt Campbell
En el caso de haber contratado directamente a una aerolínea, habrá que leer su política comercial para saber qué opciones nos van a ofrecer. EFE/Matt Campbell (MATT CAMPBELL MATT CAMPBELL/)

En el caso de los alojamientos, existe la posibilidad de que el turista haya hecho una reserva “flexible”, metodología que se popularizó ante las constantes cancelaciones de vuelos y restricciones de fronteras, y que permite que el viajero modifique su reserva sin sufrir penalidades. En general esta opción suele ser un 10% más costosa.

3. Llamar a los prestadores, comunicar la cancelación y analizar las opciones

“Es clave tomar una postura tranquila y explicar claramente la imposibilidad de realizar el viaje, es realmente una situación de fuerza mayor y el turista no tiene la culpa”, dice Aramburu, pero también agrega que “tampoco es culpa del prestador, que también tiene que cuidar su negocio”.

Lo que el experto quiere decir es que en la temporada alta los prestadores de servicios turísticos suelen tener todo vendido, y si reciben una cancelación sobre la hora, no pueden devolver todo el dinero ya que les puede representar una pérdida importante.

El viajero deberá llamar a todos los prestadores para comunicar la cancelación y analizar las opciones que le ofrecen. EFE/Erik S. lesser
El viajero deberá llamar a todos los prestadores para comunicar la cancelación y analizar las opciones que le ofrecen. EFE/Erik S. lesser (ERIK S. LESSER ERIK S. LESSER/)

Por ello es necesario negociar. En cuanto a las aerolíneas existirá una política comercial de la empresa que contemple las cancelaciones y reprogramaciones, el viajero podrá comunicarse por las vías oficiales y elegir entre sus opciones. En cuanto a los alojamientos y los prestadores turísticos en general, será cada empresa la que defina qué tipo de arreglo se llega con el viajero. “Esto lo definirán múltiples factores que no son enumerables”, explica Aramburu, el destino, el tipo de servicio, la posibilidad de revender esa plaza que quedará vacía, son sólo algunos de ellos.

Por supuesto que Aramburu no quiere decir con esto que el turista debe conformarse con la respuesta que obtenga: “En caso de que el viajero no obtenga respuesta por parte de la empresa o frente a una respuesta insatisfactoria puede elegir entre dos caminos, el administrativo o el judicial”.

4. En caso de disconformidad: apelar a la vía administrativa o a la vía judicial

Si el viajero no se encuentra conforme con alguna de las respuestas que obtuvo por parte de los prestadores turísticos puede optar por hacer un reclamo. Existen dos vías para hacerlo, explica el experto, una es la judicial y la otra es la administrativa.

Si opta por la administrativa deberá:

– En los casos en que haya contratado a una agencia de viajes, acudir al Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación y/o a la Defensa del Consumidor.

– En los casos en los que el reclamo sea contra un aerolínea, reclamar a la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil).

– En los casos en que esté disconforme con alguna respuesta de un prestador turístico de alojamiento u otra clase, será más difícil esta vía, ya que deberá acudir a la máxima autoridad turística de la jurisdicción del país a la cual pertenezca el prestador del servicio.

Si la reserva la hizo online y hace menos de 10 días, el viajero puede apelar al "derecho de arrepentimiento" y recuperar su dinero. (iStock)
Si la reserva la hizo online y hace menos de 10 días, el viajero puede apelar al "derecho de arrepentimiento" y recuperar su dinero. (iStock) (Getty Images/iStockphoto/)

Si en cambio opta por la vía judicial, el viajero deberá contratar a un abogado que lo represente, y convocar a la empresa a una “mediación prejudicial” -las cuales actualmente se realizan de forma online- para llegar a un acuerdo entre las partes. Si se llega a una solución, se realiza un convenio y se da por cerrado el reclamo.

5. Derecho de arrepentimiento

Aramburu explicó a Infobae que el “derecho de arrepentimiento” es un recurso que puede ser utilizado en una situación de este tipo, siempre y cuando el viajero haya contratado el servicio turístico por Internet y se encuentre dentro de los primeros 10 días desde que lo contrató.

“En el caso de una persona que reservó sus vacaciones por Internet para dentro de 10 días y se contagió de coronavirus, puede invocar el derecho de arrepentimiento para recuperar todo el dinero que invirtió”, explica el experto.

SEGUIR LEYENDO:

PreViaje: el Gobierno extendió la carga de comprobantes por turismo hasta el 3 de enero

Ranking: cuáles fueron los 10 automóviles 0 km más vendidos en la Argentina en 2021

Inauguran un resort de lujo en Punta del Este con una inversión de USD 80 millones

Rematan más de 300 cuatriciclos y motos 0 km desde $44.800 en una subasta de Aduana: cómo inscribirse

Botón volver arriba