Espectáculo

Cinthia Fernández, de la adolescente rebelde de Gran Hermano famosos a hacer de su vida su propio reality 

(Infobae)

Tiene nada más que 31 años, pero media vida en los medios. Paralelo al crecimiento de su carrera, creció en lo personal, protagonizó escándalos, bajó su perfil para volver a subirlo, vivió afuera, fue madre, se convirtió una una destacada bailarina y durante todo el 2020, por una u otra cosa, siempre fue noticia: Cinthia Fernández.

Con un short de jean, musculosa de animal print y nada más que 18 años, una casi irreconocible Cinthia daba sus primeros pasos por el estudio de ShowMatch en el 2005. Junto con Vicky Xipolitakis y otras chicas anónimas en ese momento, se postulaban para ser Miss Match.

Cinthia Fernández, Miss Match 2005 (Infobae)

En el 2007 fue una de las figuras de Gran Hermano Famosos. Su paso por la casa no pasó desapercibido y tuvo varios enfrentamientos con sus compañeros, uno de los más fuertes fue el que mantuvo con Carlos Nair Menem que terminó con ella cortándole la ropa con una tijera. En ese momento se peleó también con la ex Bandana Lissa Vera, que intentó impedir el desastre y se cortó.

En la casa más famosa del país también intentó poner laxante en el café de sus compañeros, pero Gran Hermano la retó y hasta hizo pis en el pasto, la lado del jacuzzi para no tener que caminar hasta adentro.

La furia de Cinthia Fernández contra Carlitos Nair Menem y Lissa Vera en GH Famoso (Infobae)

Pero allí también develó detalles de su vida privada y entre otras cosas, aseguró que su madre era hija biológica del folklorista Horacio Guarany. Sin embargo, hace un tiempo se arrepintió de haber hablado de eso: “Es un tema que le corresponde más a mi mamá que a mí. Si lo dije tiempo atrás fue de inconsciente, recién arrancaba en la tele. Incluso cuando falleció él tuve un montón de comentarios en chiste burlándose del tema. El dolor lo sabe uno solo, es un tema de mi mamá, lo tengo que respetar si ella quiere hablar o no”.

Pero para ese entonces, ella ya había protagonizado algunos conflictos. Meses atrás había abandonado la obra Más loca que una cabra, argumentando que Tristán le había pegado una cachetada tras bambalinas. En ese entonces él le inició un juicio por calumnias e injurias que ganó en 2015.

“Esta decisión (judicial) es por las cosas que yo dije, pero no por las que él hizo. Claramente, porque la Justicia es tan divina en este tipo de casos. Por eso yo me pongo tan loca cuando escucho chicas que denuncian esto. Porque es tan difícil de probar. Y yo tuve testigos que se dieron vuelta por miedo a perder su trabajo”, dijo la bailarina el año pasado. Es que en su momento, y en la época donde eran muy pocas las chicas que se animaban a hablar y a denunciar situaciones de este tipo, nadie había tomado en serio sus dichos.

Escándalos y peleas en la casa de Gran Hermano le abrieron las puertas para ese mismo año debutar como figura en el certamen Bailando por un sueño. Cinthia había llegado al fin a la pantalla chica, y para quedarse.

Cinthia Fernández, Patinando por un sueño (Infobae)

Al año siguiente estuvo en el Patinando y fue figura recurrente del concurso conducido por Marcelo Tinelli. Participó en el 2011, 2012 como reemplazo, 2015, 2018 y 2019, cuando bailó junto con quien fuera también su pareja en la vida real, el empresario Rosarino Martín Baclini. Este año volverá a la pista.

Gala a gala Fernández sorprendía por su forma de bailar, pero también por sus previas, sus peleas y escándalos. Una de sus performances más recordadas fue aquella en el 2011 en la que “accidentalmente” se le salió la parte inferior de la malla y quedó completamente desnuda.

Cinthia Fernández, desnuda en el Bailando (Infobae)

Espacio para el amor

Sus reiteradas participaciones en el ciclo la hicieron crecer en lo profesional, convirtiéndola en una bailarina destacada del certamen. Incluso protagonizó varias obras teatrales con Flavio Mendoza, mostrando sus dotes de atleta y acróbata. Paralelamente se puso en pareja con el futbolista Matías Defederico con quien tuvieron tres hijas, las mellizas Charis y Bella y Francesca, un año menor.

Por un momento parecía que aquella joven mediática había quedado atrás, para dejarle espacio a una nueva Cinthia, mucho más tranquila y capaz de dejar sus problemas a un lado de la cámara, pero no fue así y no tuvo problema en sacar los trapitos al sol cuando tuvo conflictos con su ex, o con la familia de él.

“No veo a mi hijo hace un mes y medio. Estoy bloqueada por Cinthia y por mi hijo. Él cambió desde que está con Cinthia. La última vez que fuimos en familia a la casa, ella nos recibió con una remera que decía 'son todos una mierda’ y decidimos no ir más”, contaba en el 2015 Analía, la mamá del futbolista en televisión y la bailarina respondía. Mientras, Defederico prefería el silencio.

En noviembre del 2014 ella y su luego marido se convirtieron en papás por tercera vez y a la vez que mostraba el nacimiento de Francesca, Cinthia anunciaba su separación del futbolista. Nuevamente, su vida era mediática. Tiempo después se reconciliaron, pasaron por el Registro Civil y vivieron tiempos difíciles, como cuando ella se quedó en la Argentina con las tres pequeñas y él se fue a jugar al exterior.

La pareja se diluyó definitivamente a principios del 2018. Claro que en esta instancia la vida de los protagonistas se volvió a mediatizar y en más de una oportunidad ella se mostró furiosa con la actitud de él de salir a hablar de sus conflictos, sin ser él una persona de los medios.

Aunque siempre dejó entrever que ella seguía enamorada de su ex, Cinthia logró salir airosa de la ruptura, se hizo fuerte y se dedicó de lleno al trabajo y a sus hijas, que en varias oportunidades la acompañaron a sus galas de ShowMatch, convirtiéndose en verdaderas protagonistas de la noche.

Cinthia Fernández  y Martín Baclini en el Bailando
Cinthia Fernández y Martín Baclini en el Bailando

A los meses de su ruptura con Defederico la modelo conoció al empresario rosarino Martín Baclini y aunque la relación entre ellos duró apenas más de un año, sus constantes cruces vigentes hasta hoy, que llevan nueve meses distanciados, hacen parecer que estuvieron juntos una eternidad.

En varias ocasiones ella se mostró perdidamente enamorada de él. Pero aunque parecían fusionar a la perfección, siempre había una piedra en el zapato en la relación: Luciana Salazar. Los celos de Cinthia frente a la amiga de su novio fueron tema en reiteradas previas del Bailando, y también motivo de constantes discusiones de pareja. En agosto del año pasado decidieron poner ¿punto final? a la relación.

La ruptura terminó de posicionar a Baclini como un famoso más y desde ese entonces pasea por los programas y brinda entrevistas hablando de su vida privada, de su amiga Salazar, de su paso por el Bailando y por su puesto de su ex.

Semanas de furia

Lejos de haber cortado la relación, ambos se mencionan constantemente en los medios. La semana pasada Fernández lo trató de “machirulo” y compartió audios privados de ellos. Además, aseguró que él la obligaba a borrar los mensajes que el enviaba denigrándola y dijo que había contratado un call center para ganar en el Bailando.

Pero ojalá esos hubieran sido los únicos inconvenientes que tuvo Cinthia en los últimos días. La bailarina fue duramente criticada en las redes sociales tras subir un video de una de sus hijas tirándose de cabeza a la pileta y es que aunque se ocupa 24 x 7 de las tres pequeñas, siempre los haters encuentran cómo atacarla y esta vez pegándole donde más le duele, su rol como mamá. Embarazada de las gemelas también había sido cuestionada por practicar cross fit. En ese momento ella argumentó que estaba cuidada por su profesor y que tenía el aval de su obstetra para hacer actividad física.

A principios de esta semana también se enojó con un vecino al que escrachó en redes sociales: “El hdp de mi vecino prófugo, la pileta podrida una vez más y la zona declarada en alerta de dengue. Tengo los huevos al plato de este f…”.

Sin novedades de este vecino, no pasaron ni cuatro días que Cinthia volvió a cruzarse con alguien de su barrio. Esta vez con una mujer que habría tomado por error un paquete que debía ir para su casa. “Vergüenza: mi vecina ladrona. Que se conozca la cara de estas dos delincuentes sin vergüenza. Qué triste es el ser humano. Por favor miren este video”, escribió la panelista de Los ángeles de la mañana en su cuenta oficial de Instagram.

(Infobae)

“Voy, toco la puerta de mi vecina y miren lo que pasó. La verdad es tristísimo, sin palabras”, explicó y a continuación muestra cómo fue el momento en el que le pide que le devuelva el paquete. La mujer reconoce que lo tiene y le dice sin pedirle disculpas que había usado el aparato que venía adentro porque se equivocó.

Querida y cuestionada, a veces tranquila, casi siempre combativa, Cinthia siempre sabe cómo hacer para ser noticia y que se hable de ella, haciendo entre lo que muestra en televisión y en sus redes, un reality de su vida, como lo hizo hace casi dos décadas cuando pasó por Gran Hermano, mostrando lo mejor de ella como su relación con sus hijas o su talento para el baile, pero también muchas veces dejando ver situaciones no tan felices como peleas, enojos y tristezas.

SEGUÍ LEYENDO

Machismo y egoísmo: la otra cara del llanto de Cinthia Fernández en televisión

Reencuentros, llantos, reproches y llamados: la historia de amor de Cinthia Fernández y Martín Baclini

Almuerzos, mensajes y celos: cómo es el verano de Cinthia Fernández, Martín Baclini y Luciana Salazar

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar