Economía

Con la renuncia de Kulfas, el Gobierno demora el acuerdo con la industria para afrontar la escasez de gas en invierno

Los ejecutivos fabriles temen que habrá escasez y piden un programa de contingencia

El recambio ministerial por el despido de Matías Kulfas del Ministerio de Desarrollo Productivo puso en pausa un proceso que ya venía con alguna demora: el diálogo entre el Gobierno y empresarios industriales para consensuar un plan de contingencia ante eventuales faltantes de energía para el sector durante los meses de frío intenso que se avecina.

Este miércoles iba a tener lugar una reunión técnica de la llamada “mesa de energía” que habían conformado semanas atrás dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) con autoridades de la Secretaría de Energía. El encuentro de esta semana, de todas formas, iba a estar encabezado por Kulfas, un funcionario que -en las últimas horas quedó de manifiesto por el intercambio epistolar que cruzó con el kirchnerismo que comanda Enarsa- tiene diferencias marcadas con ese área del equipo económico.

Que sea una reunión con carácter ministerial había sido un planteo que llevaron los industriales al Poder Ejecutivo en los últimos contactos que tuvieron sobre este tema. La preocupación que sobrevuela a los ejecutivos fabriles es que en los meses venideros que tendrán una mayor demanda de energía para calefacción de hogares, haya una sábana corta de suministro que ponga en riesgo el gas para las plantas productoras.

Este miércoles iba a tener lugar una reunión técnica de la llamada “mesa de energía” que habían conformado semanas atrás dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) con autoridades de la Secretaría de Energía

A diferencia de lo que piensan en algunos despachos oficiales, los industriales temen que en el invierno que se acerca la demanda aumente de tal manera que haya que racionalizar la energía. “Nuestra hoja de ruta prevé faltantes más allá de lo que piensan en el Gobierno, lo que queremos acordar con ellos es qué hacer en caso de qué sucedan, a qué industria podemos interrumpirle el suministro temporalmente, cuáles son esenciales”, comentó una fuente de la industria.

En el Poder Ejecutivo, por su parte, cambiaron de diagnóstico en las últimas semanas. Hasta hace poco tiempo, en algunos despachos oficiales de política económica admitían una situación difícil de abastecimiento para el invierno, con eventuales faltantes.

Matías Kulfas casa rosada
El paréntesis entre la salida de Kulfas y la llegada de Scioli demoró le plan de contingencia para el abastecimiento de gas a la industria para el invierno (Luciano Gonzáles) ((c)Luciano Gonzalez/)

Esa visión mutó tras una serie de gestiones bilaterales para conseguir un suministro mayor, que requirió un acuerdo particular con Bolivia para contar con más gas producido en ese país y otro con Brasil para proveer a la Argentina con un abastecimiento mayor de energía hidroeléctrica al tendido nacional, lo que permitiría liberar el uso de gas para priorizarlo a la producción y la calefacción de hogares.

La agenda, entonces, iba a continuar esta semana en Desarrollo Productivo pero la salida de Kulfas y el paréntesis hasta la asunción de Daniel Scioli la puso en suspenso. Fuentes industriales y oficiales no tenían este miércoles una nueva cita en el horizonte para determinar ese plan de contingencia. Era, a priori, uno de los temores fabriles. Originalmente el acercamiento por este tema iba a tener lugar más cerca de fines de junio, según sostenían en el Gobierno, algo que por lo bajo cuestionaban los ejecutivos.

La urgencia con la que este tema está en la agenda del sector privado se entiende con un dato recopilado en los últimos días por Enargas, el ente regulador que comanda Federico Bernal. En un informe técnico, estimó que durante julio tendrá lugar el pico de demanda de gas a lo largo del país: serían el mes próximo, como máximo, 122 millones de metros cúbicos (m3) de gas por día, y en el escenario más benigno, 108,6 millones de m3.

A diferencia de lo que piensan en algunos despachos oficiales, los industriales temen que en el invierno que se acerca la demanda aumente de tal manera que haya que racionalizar la energía

Ya en agosto, ese tope de 122 M de m3 bajaría a 112,8 millones y en septiembre a 98,8 millones. En un segundo informe, Enargas calculó que solo la industria demandará este mes, como techo, 34,8 M de m3, aunque tendría un sendero de desaceleración en esa utilización a partir de julio.

En una primera reunión con la UIA, el secretario de Energía Darío Martínez les manifestó a los líderes de la central fabril en un encuentro del que también participaron ejecutivos del sector energético, el optimismo que predomina en el Gobierno por el nivel de abastecimiento que conseguirá el Poder Ejecutivo en los meses de mayor demanda.

La reunión estuvo encabezada por el secretario de Energía y por el presidente de la entidad fabril Daniel Funes de Rioja, que actualmente está de viaje ya que participa de la cumbre de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), por lo cual ya se preveía su ausencia si el cónclave de este miércoles hubiera sucedido. “La complejidad del escenario internacional para el abastecimiento del sector productivo, la conformación de una mesa de trabajo público-privada y los desafíos de la matriz energética argentina fueron algunos de los temas abordados esta mañana”, explicó la Unión Industrial en un comunicado.

Axel Kicillof junto a Federico Basualdo y Darío Martínez
La Secretaría de Energía responde políticamente al kirchnerismo. En la foto, Darío Martínez y Federico Basualdo, con Axel Kicillof

Según un informe de Ieral, de la Fundación Mediterránea, en el primer cuatrimestre del año, en base a datos oficiales, para el rubro energía y combustibles las importaciones subieron 195% interanual. “Con el dato de abril, la balanza comercial energética acumula un déficit de USD 453 millones en el primer cuatrimestre, explicado por importaciones en combustibles de USD 3.040 millones y exportaciones por USD 2.587 millones. En el primer cuatrimestre de 2021, el sector energético había registrado superávit de USD 156 millones”, explicó ese centro de estudios.

El Gobierno lleva comprados más de 30 cargamentos de GNL para el invierno en distintas licitaciones que llevó adelante en las últimas semanas, con un costo considerablemente mayor al de 2021, cuando pudo conseguir 57 barcos a unos USD 1.100 millones como costo total, a razón en promedio de USD 8 por millón de BTU. En compras anteriores el Poder Ejecutivo tuvo que convalidar precios de hasta 40 dólares, aunque en operaciones más recientes lo hizo en un rango de entre 20 y 25 dólares.

En un informe técnico, Enargas estimó que durante julio tendrá lugar el pico de demanda de gas a lo largo del país: serían el mes próximo, como máximo, 122 millones de metros cúbicos (m3) de gas por día, y en el escenario más benigno, 108,6 millones de m3

Parte de la estrategia para que las necesidades de importación sean menores en el futuro está ligada a la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, con el cual el Poder Ejecutivo espera aumentar la capacidad de transporte y, por esa razón, que se incremente la producción de gas en la cuenca de hidrocarburos de Vaca Muerta.

Puesto en números, según una estimación que hizo Techint, a cargo de los materiales para esa obra: en caso de que se terminara el proyecto a tiempo en algún momento del invierno del año que viene, el ahorro de divisas que no se utilizarían para comprar GNL en el exterior podría rondar los USD 3.000 millones.

De manera más urgente, el Gobierno todavía afronta los faltantes de gasoil en todo el país, lo que pone presión a la actividad económica y que ya comienza a ser una amenaza para el abastecimiento de algunos bienes, como frutas y verduras y de garrafas. Esa falta de gasoil tiene lugar en el marco de una demanda en niveles máximos históricos, una baja respuesta de la producción local, un menor procesamiento de petróleo y por ende una menor obtención de combustibles e importación insuficiente de gasoil. Actualmente se registra escasez de ese insumo clave en la mayoría de las provincias del país, según estimacione privadas.

SEGUIR LEYENDO:

La falta de gasoil complica también el abastecimiento de frutas y verduras

Más problemas por la falta de gasoil: está en riesgo la distribución de garrafas en varias provincias

Cumbre de AEA: enojo con Martín Guzmán de parte de un establishment que ya tacha los días a la espera de un nuevo gobierno

El Banco Central debería comprar USD 200 millones por día hasta fin de mes para cumplir con el acuerdo con el FMI

Botón volver arriba