Espectáculo

Darío Turovelzky: “El mundo cambió, y hoy hablar de rating también es hablar de usuarios únicos, suscriptores o de videos vistos”

Con más de 25 años en la industria audiovisual, Darío Turovelzky sigue tan apasionado de su trabajo como el primer día. Desde enero de 2020 es el director general de Paramount para el cono sur, desde donde comanda esa marea en constante movimiento y en una situación de desafío permanente. “El contenido es el rey”, dirá una y otra vez Turovelzky en la entrevista con Teleshow, como una forma de resumir su ecosistema laboral y como un timón al cual aferrarse para no perder el mundo.

En este dominio de los contenidos, hay apuestas retro y miradas hacia adelante. Como El primero de nosotros, la serie con la que Telefe volvió a la ficción luego de la pandemia y que representa la convivencia entre la televisión tal como la conocimos y las plataformas, que llegaron para quedarse y convivir con armonía. O el anuncio de la película de Los Simuladores, dándole el gusto a un clamor popular de los últimos 20 años, y el reencuentro de Graduados diez años después, un título muy representativo en la de trayectoria de Turovelzky porque coincidió con sus primeros pasos como gerente de programación del canal.

También proyecta la postergada versión teatral de Casados con hijos y trabaja con Natalia Oreiro para adaptar el formato The Masked Singer, entre un sinfín de proyectos de un gigante en el que trabajan 2300 personas entre Argentina y Chile, y cuyo alcance parece no tener límites. Por más que cambien los tiempos y las maneras, lo más importantes siguen siendo las historias y la forma de narrarlas. Aún en un contexto inédito y adverso, como el de los últimos dos años.

—¿Cómo atravesaron la pandemia?

—El primer año fue bravo. Pensá que somos mucho más que un canal de televisión, tenemos la productora que desarrolla contenidos en Argentina, en Brasil, en Colombia, en Miami, en México, y de repente te tenés que adecuar también a los protocolos de cada gobierno. El segundo año ya empezamos a producir y pudimos grabar una ficción como El primero de nosotros, teniendo en cuenta cómo hacer los guiones donde besarse, no besarse, testeos, grupos de amigos, donde la productividad se te empieza a estirar y ya los costos empiezan a mover. Entonces la clave está en cómo planificar en esta nueva realidad.

—¿Cómo ves las repercusiones por El primero de nosotros?

—La verdad es que estamos muy contentos. Y creo que la mayor satisfacción tiene que ver con la planificación, con preparar las cosas con tiempo. Después puede salir bien o mal, pero ves la calidad visual, la calidad actoral, el guion, la música, la edición, y cada capítulo te da ganas de seguir viéndolo. Y no solo eso, después también está la forma de programarlo donde vos de repente en una plataforma ya tenés cuatro capítulos adelantados.

—¿Costó mucho entender eso? ¿Que se pueden ver tanto por tele abierta como por plataforma y que no se pisan uno con otro?

—Sí, tiene que ver con el proceso de adaptación y transformación de esta industria, que es súper vertiginosa. De entrada, cuando vienen nuevas formas de consumir, lo primero es no, y creo que en la diversificación es donde se gana más en el sentido se enriquece más el contenido, que es lo que atraviesa todo.

—¿Hoy se puede pensar un contenido solo para televisión abierta?

—Lo más importante es hacer contenidos. Hoy tenemos el ecosistema tal vez más integral y más democrático de la región y de la industria. En televisión abierta, tengo Telefe, canal líder en Argentina; Chilevisión, líder en Chile. Tengo plataformas de streaming, Paramount+ la versión paga; la versión gratuita, Pluto. Tengo canales de cable: MTV, Nickelodeon, Comedy Central. Tengo todos los negocios adyacentes, desde los teatros en vivo hasta el merchandising. Todo eso es parte de este ecosistema. Entonces, cuando vos decís: “¿Cómo piensan un contenido?”, la verdad es que lo primero que pensamos es en cómo llegamos a la gente.

—En este escenario, en este mundo globalizado donde manda el contenido, ¿sigue importando el rating de televisión abierta?

—La industria está en un proceso de transformación donde lo que está faltando es esta integración de la medición. Porque no es lo mismo los 14 puntos que puede hacer una ficción hoy en televisión abierta más los que ven en streaming, en YouTube, en nuestra plataforma, en redes sociales. Todo eso debiera estar unido en una sola medición que hoy la hacen diferentes empresas. El mundo cambió, y de repente hablar de rating también es hablar de usuarios únicos o de video views, que en el fondo es lo mismo, es simplemente una terminología distinta y una forma de medir tal vez distinta.

—En esta cuestión en la que el contenido manda también facilita para el generador de contenidos. Porque hay una democratización en la que ha salido gente de redes sociales que hoy está en la pantalla.

—Es así. Hoy cualquiera edita con una aplicación y puede generar contenido. Estamos en la época de oro de los contenidos, y cada vez hay más. Y cuando me dicen que la televisión está muerta, digo que no, momento, porque la televisión es una plataforma recontra masiva pero lo que pasa por ahí es el contenido. Obviamente, cambiaron los hábitos: ya no nos sentamos todos a las ocho, nueve de la noche en familia, juntos, para ver el mismo contenido. Cada vez pasa menos eso.

—El consumo es muy distinto. Pensaba respecto a las plataformas, que hoy son un montón: ¿cómo va a avanzar esa estrategia?

—Mirá, vuelvo al contenido. Hoy la compañía a nivel global invierte más de 20 billones de dólares en contenidos y con franquicias muy grandes desde Star Trek, South Park. Creo que el contenido es lo que va a prevalecer a la hora después de decidir como usuario a qué plataforma vas. El gran tema acá es determinar cuál es la mejor manera para encontrar el contenido. De repente estás en una plataforma y te lleva un tiempo decidir qué ves. Entonces las recomendaciones, la inteligencia artificial, el algoritmo, el cómo recomendarte. Todo esto sumado a que si tenés buenos contenidos, grandes talentos y buenas historias, hace que te quieras quedar ahí. Bueno, también están estos agregadores donde hoy tienen a varias plataformas dentro de sus sistemas.

—Bueno, eso facilita mucho al usuario.

—Lo importante es estar en todos lados. Yo necesito estar en un celular, en los agregadores, en la plataforma directo, que el consumidor compre la suscripción, en las redes sociales; en los televisores, en los Smart TV. Que tengas la aplicación. Y a partir de ahí empezar a distribuir realmente lo que uno sabe hacer, porque en el fondo nosotros producimos contenidos, los distribuimos y los monetizamos. Es eso, no hay más ecuación.

—Hablando de contenidos, ¿cómo se gestó el regreso de Los Simuladores?

—Es un trabajo que venimos haciendo desde hace mucho tiempo con Damián Szifron, con los cuatro artistas del elenco, Diego Peretti, Federico D’Elia, Martín Seefeld y Alejandro Fiore: cómo llevar adelante algún contenido de esto que quedó en el inconsciente de la gente, un programa de culto. Vuelven a lo grande y a la pantalla grande, con todos los elementos como para realmente hacer una película internacional. Ojalá quede nominada en los Oscar; Damián siempre sueña con eso. Estamos en pleno proceso de pre producción.

—Era otro mundo hace 20 años…

—Sí, y parte de lo que estamos hablando con Damián es justamente qué va a pasar con estos cuatro jinetes. ¿Ellos se quedarán en el pasado con sus celulares de sus ringtones o se adaptarán? Todo esto es parte de ese cambio de adaptarnos, estamos en pleno proceso de transformación donde ya vivimos en lo digital.

—¿Qué expectativas tenés para este año?

—El foco lo tenemos en cómo seguir potenciando las plataformas de streaming, Pluto y Paramount Plus. Seguir manteniendo el liderazgo de televisión abierta. Y generar una expansión de todo este ecosistema con las obras de teatro, los eventos, las licencias, los e-sports. Y mi objetivo a fin de año es cómo expandir todo este ecosistema que te cuento en Chile y potenciarlo en Argentina saliendo de una situación de Covid. Y más allá de todo, el mayor objetivo es seguir liderando equipos. El resultado, el rating, los usuarios, los suscriptores, los ingresos comerciales, todo eso es el fiel reflejo del tremendo trabajo en equipo que hay en una compañía. Yo solo soy la cara visible, pero somos 2.300 personas entre Chile y Argentina, y la verdad es que la mayor satisfacción está en haber liderado, en haber inspirado esta pasión y que todos estén orientados hacia un mismo objetivo.

—¿Qué ves en otra plataforma o en otro canal y te gustaría tener?

—Hay mucho, y talentos hay por todos lados. El juego del calamar es algo que impactó y generó un ruido en todo el mundo que decís “qué bueno haberlo tenido”. Porqué eso tiene que ver con ese ojo de decir qué puede llegar a gustar. Y hoy las fronteras se borraron y los contenidos pueden funcionar si las historias están bien contadas.

—Está claro, es el contenido el que manda.

—Hay una frase vieja que es el contenido es el rey ¿no? Y la verdad es que el contenido es el rey. Pero la gente es la que lo hace. Digamos, sin talento interno y sin talento delante de cámara esto no hay chance de seguir avanzando.

—¿En tu oficina cuántas teles hay?

—Con la pandemia reacondicionamos el diseño de nuestras oficinas. Lo que era mi oficina cerrada, puertas cerradas, es de todos. Cuando voy la tengo, pero cuando no voy la puede usar cualquiera. Y debe haber 16, 18 monitores.

—¿Y en tu casa? ¿Cómo se banca tu esposa Sofía tu amor por el trabajo?

—Bueno, ella ha trabajado también muchos años en la industria y ama los contenidos. Es una fiel fanática de todas las series, puede estar viendo veinte en simultáneo y aprendo mucho por ella, me entero de contenidos realmente fabulosos que te inspiran a generar otros. Y al convivir con una familia bastante heterogénea, mis hijos tienen entre 4 y 16 años, hay que poder repartir y balancear bien en esto. Y eso tiene que ver con la diversidad y con la inclusión, que es algo que atraviesa trasversalmente la compañía.

—Del 2012, cuando asumiste este cargo, a hoy tuviste dos hijos más.

—Dos más. Yo tengo cuatro hijos, uno mayor de 16, el único varón. Una de 13, Lara. Juana de 6 y Amelie de 4.

—¿Y opinan sobre los contenidos ellos?

—Todos. Son el famoso focus group. A veces me pasa algo también muy interesante, por ejemplo la de 13 siempre le pregunto y qué estás viendo. Me decía: “Estoy viendo Casi ángeles en YouTube, Floricienta”. Y un día le digo qué estás viendo. Y yo pensé que me iba a responder lo mismo. Me dice: “Estoy viendo Siendo Pampita”. Epa. ¿Pero de dónde sacaste, y dónde lo estás viendo? No, lo estoy viendo en Paramount Plus. Pero cómo…Y me dice no, no, lo vi porque me gustó esta cosa de la familia ensamblada, de los hijos de él, de ella,. Y se morfó toda la primera temporada, que ahora estamos produciendo la segunda. Y la verdad me sorprendió. Y tiene que ver con eso. La sensibilidad de entenderlos. Hago Tik Tok con mi hija. Me siento con mi hijo a ver cosas de Twitch. Que de repente tal vez para nuestra generación venimos de otra época y tenemos que estar permanentemente adaptados, transformados, conocer de todo, de los NFT, de digital, de criptomonedas. O sea, hay que estar, no podés quedar afuera.

—¿Hay algo puntual que no quieras en tu pantalla?

—Paramount tiene un filtro muy familiar, que puede ir desde lo preescolar a lo irreverente de Comedy Central y hasta un contenido más adulto como El primero de nosotros en Telefé o en Paramount Plus.

—No hay temas que no se toquen, sino que es un tema de forma, de cómo se encaran.

—Totalmente. Bueno, lo has visto en todas las ficciones, hemos tocado temas completamente tabúes que nunca se hablaban o en televisión o en plataformas y vos decís hemos hablado de subrogación de vientre…

—Pequeña Victoria.

—No sé si te acordás en Cien días para enamorarse esta cuestión de género del personaje de Maite Lanata. Ahora con el tema de la muerte en El primero de nosotros. Tiene que ver con los valores con los que uno se crio y mamó de niño el respeto, el cuidado, la familia. Eso es lo que trasladamos en todos nuestros contenidos.

—Hace tiempo que charlamos, sos una persona híper profesional, pero también escucho a un niño jugando. Se te ve muy feliz con lo que hacés.

—Está buenísimo lo que decís porque no es fácil estar en esta industria en el sentido de las presiones, el estrés, la malasangre que uno se hace, el balance entre lo personal y lo laboral. Y eso tiene que ver con la pasión, siempre digo el día que no me divierta no estoy más acá. Me encanta inspirar, motivar a la gente. Y si puedo contagiar a todos, el objetivo está cumplido.

Mirá la entrevista completa:

SEGUIR LEYENDO:

Andy Kusnetzoff: los famosos que todavía no fueron a PH, su reencuentro con Pergolini y la contradicción que le genera el Mundial

Juan José Campanella: “Casi por lástima, la plataforma te deja dos semanas para que vayas al cine, y el filme después va a la televisión”

Ismael Cala: “A los 15 años vi a mi padre en un psiquiátrico como un zombi, después de que le dieran electroshocks, y le pedí a Dios que me salve”

Botón volver arriba