Economía

Dólar en alza: el blue cotiza a $204 y el MEP en la Bolsa a $209

Wall Street y los mercados mundiales miran a Powell y a la Fed, y los mercados emergentes miran a Wall Street REUTERS/Brendan McDermid (Brendan McDermid/)

El dólar libre se ubica en los $204 en el comienzo de la semana, mientras que en el mercado financiero el contado con liquidación lo hizo a $ 206 y el MEP a $ 209, con leves incrementos respecto del cierre del viernes último. En tanto, el dólar oficial arrancó en $ 119,5 según la cotización del Banco Nación. A su vez, el dólar solidario se ubicaba en $ 197,1.

La semana pasada trajo novedades respecto a la calma cambiaria que se vivía hasta hace pocos días. Es que ante la presión inflacionaria que atraviesa el país, sobre todo con el último dato de marzo que dio un 6,7%, según el Indec, sumado al temor que existe en el marcado en relación a una mayor emisión monetaria por parte del Gobierno para financiar la recuperación de los salarios a través de distintos bonos, hicieron que las cotizaciones libres del dólar escalaran.

En ese marco, el dólar libre despertó. Así, marcó una suba de $8 hasta alcanzar los $203 en el cierre del viernes, mientras que los dólares financieros también ganaron terreno y registraron subas significativas en las últimas cinco ruedas. Este lunes el blue volvió a continuar por ese camino.

El dólar MEP registró un salto de más de $18 o 9,5% y el Contado con Liquidación (CCL) subió más de $15 o 8,2% a lo largo de la última semana. De esta manera, cerraron la jornada del viernes en $209,08 y $206,24, respectivamente.

El riesgo país inició la jornada en los 1738 puntos, en línea con el cierre de la semana pasada. Los bonos argentinos en dólares, de todas formas, comenzaron el día con números en rojo. El AL30 registraba una caída parcial de 3,47%, mientras que el AL29 lo hacía en 3,2 por ciento. Otros muy operados lo hacían en proporciones menores, como el GD29 (-1,64%), GD35 (-1,6%) y el GD30 (-1,27 por ciento).

Los temores en mercados centrales respecto de un endurecimiento de la política monetaria en EEUU endurecieron las condiciones financieras para los mercados emergentes, que pegó en las cotizaciones financieras del dólar. Además, la inyección de unos $200.000 millones en bonos para paliar la inflación a nivel local promete que la demanda por divisas se incremente, dijeron operadores.

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

Fuentes de mercado estimaron que la autoridad monetaria finalizó la semana con compras netas de reservas por USD 152 millones y en el mes está en el orden de los USD 174 millones. El segundo trimestre del año es, estacionalmente, el de mayor liquidación de divisas por parte de los agroexportadores. Por ello, es el momento del año en que el Banco Central puede comprar dólares en el mercado con mayor intensidad.

A pesar de la liquidación de exportaciones récord en los primeros tres meses del año y de la caída en el nivel de brecha cambiaria, el Banco Central no pudo en el primer trimestre acumular reservas por fuera del desembolso inicial de dólares que hizo el Fondo Monetario Internacional en el marco del nuevo programa financiero.

Según estimaciones de la consultora Quantum, la pérdida en el colchón de divisas que experimentó la autoridad monetaria fue de casi USD 3.300 millones al quitar de la cuenta el envío inicial de divisas que hizo el organismo internacional.

Durante los primeros tres meses del año, entonces, el BCRA acumuló reservas internacionales por USD 3.475 millones, lo que incluye el desembolso neto de amortizaciones del FMI por USD 6.750 millones. Por lo tanto, dejando de lado al FMI, el BCRA perdió USD 3.277 millones entre enero y marzo.

El aumento esperado en el gasto puede implicar un desafío a la acumulación de reservas. Según un informe de IERAL, de Fundación Mediterránea, “han surgido las primeras ‘luces amarillas’ del semáforo que monitorea el cumplimiento de las metas comprometidas con el FMI. El límite de déficit del gobierno federal de 222,3 mil millones de pesos para el primer trimestre, ha sido cumplido utilizando ‘contabilidad creativa’”.

“Estos desvíos repercuten en la dificultad para acumular saldo positivo en las compras netas de dólares en el mercado (al sector privado) por parte del Banco Central. En lo que va del año, las compras netas exhiben un rojo de 12 millones de dólares, cuando en igual período de 2021 se había logrado un saldo positivo de 2,6 mil millones de dólares”, aseguró ese centro de estudios.

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

“Se extiende el tono cauteloso en Wall Street, en una semana cargada de balances y datos económicos, ante lo cual los activos domésticos se ven arrastrados ya que en simultáneo deben soportar los ruidos políticos y económicos que vinieron repentinamente despertando al dólar”, afirmó el analista Gustavo Ber en un informe este lunes.

“De ahí que el S&P Merval hasta el momento con fuerza un -2,5%, presionado especialmente por los ADRs de bancos y energéticas, toda vez que por su mayor liquidez continúan siendo los vehículos seleccionados por parte de los operadores para administrar sus exposiciones, al ritmo de los vaivenes externos ya que sigue siendo el principal motor dentro del clima de volatilidad”, continuó.

“El negativo clima externo continúa condicionando la marcha de los activos domésticos, que así quedan rehén de dicha negativa dinámica donde los operadores siguen focalizados en la búsqueda de refugio ante la continuidad de la aversión al riesgo global. Aunque desplazados a un segundo plano, tampoco contribuyen a la débil evolución de los ADRs y bonos la incertidumbre política y económica doméstica, aún cuando hasta hace poco los inversores preferían hacer oídos sordos a los ruidos de corto plazo y en cambio focalizarse en el post 2023 ante la expectativa de una mejora en las expectativas”, consideró Ber.

“Más allá de que sigue la tónica de mayor ritmo en el crawling-peg, la atención de los operadores se concentra en el objetivo de acumulación de reservas, especialmente en este segundo trimestre de mayor estacionalidad en la oferta de divisas. Las mayores preocupaciones, originadas por el clima externo junto al interno, se ven reflejadas en el repunte reciente de los dólares financieros que repentinamente se despertaron y ello activa dudas sobre la vigencia del ¨carry-trade¨ – local e incluso también regional a partir de la depreciación de dichas monedas – de prolongarse la búsqueda de cobertura ya que rápidamente podrían evaporarse los elevados retornos en dólares construidos en los últimos meses”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO:

Semana financiera: el dólar libre escaló hasta los $203 y las cotizaciones financieras se dispararon por la presión inflacionaria y temores de mayor emisión

Fin de la calma cambiaria: el dólar libre subió a $203 y puede impactar en los precios

Reservas: sin contar el desembolso del FMI, el Banco Central perdió casi USD 3.300 millones en los primeros tres meses del año

Botón volver arriba