Economía

Dólar: por el nivel de reservas del Banco Central, anticipan tensiones cambiarias antes de las elecciones

A pesar de las recompras de dólares por la mayor liquidación del agro, el colchón de divisas del BCRA es 20% más bajo que hace un año. (TWITTER/)

El mercado descuenta que el proceso electoral podrían llegar con tensiones en el dólar incluidas, tras varios meses de tranquilidad cambiaria. El nivel de reservas con el que llegue el Banco Central determinará qué capacidad tendrá el Gobierno para hacer frente a esas presiones.

Un informe de la consultora Ecolatina consideró que en la actualidad “el dólar oficial parece tan calmo como controlado”, lo que atribuyó, entre otros factores a que “con el afán de utilizar un ancla cambiaria” para mantener a raya a la inflación, el BCRA “redujo sensiblemente la tasa de depreciación del peso: entre marzo y mediados de junio, el dólar avanzó poco más de 6%, mientras que la inflación acumularía 16% en el período”, mencionó.

En ese contexto, descartó que exista por el momento una situación de atraso cambiario, ya que apuntó que “la competitividad real del tipo de cambio en perspectiva histórica, vemos que se encuentra en línea con el promedio de los últimos 25 años”. De todas formas, advirtió: “Sin embargo, algunos motivos podrían hacernos pensar que una comparación histórica no alcanza para afirmar que el tipo de cambio seguirá estable en el mediano plazo”.

Entre marzo y mediados de junio, el dólar avanzó poco más de 6%, mientras que la inflación acumularía 16% en el período, según Ecolatina.

Si bien el frente externo presentó números favorables para la economía (el saldo externo fue positivo por el superávit comercial y una menor déficit en la cuenta de servicios) y un menor uso de dólares por la reestructuración de la deuda y por el cepo cambiario, distintos factores podrían interrumpir el letargo del tipo de cambio, anticipó Ecolatina.

“Las reservas internacionales netas continúan en niveles delicados. En la actualidad, las mismas superan los USD 8.500 millones y, si bien marcan un avance de 75% en relación con el cierre del año pasado (USD +3.800 millones), también implican una caída de 20% en la comparación interanual”, mencionó la consultora.

Entre marzo y mediados de junio, el dólar avanzó poco más de 6%, mientras que la inflación acumularía 16% en el período, según Ecolatina. EFE/Sebastiao Moreira/Archivo
Entre marzo y mediados de junio, el dólar avanzó poco más de 6%, mientras que la inflación acumularía 16% en el período, según Ecolatina. EFE/Sebastiao Moreira/Archivo (EFEI0658/)

Y en ese sentido, “considerando que ya pasó la temporada alta de liquidación de divisas del agro, y que en el segundo semestre el Banco Central históricamente vende reservas en lugar de acumularlas, este número enciende algunas señales de alerta, especialmente de cara al mediano plazo”, continuó el informe.

Por último, en ese sentido, Ecolatina concluyó que “la situación monetario-fiscal no está impulsando nuevas presiones sobre el tipo de cambio, a la vez que la competitividad de nuestros productos no será un problema en el corto plazo. Sin embargo, nunca se puede descartar la posibilidad de una suba del dólar en la Argentina: la clave para saber si el gobierno podrá sostener al tipo de cambio en estos niveles será la disponibilidad de reservas internacionales netas”, mencionó.

Por otra parte, un informe reciente de Invecq sostiene que “en adelante las presiones cambiarias sobre la brecha continuarán a partir de una dolarización de portafolios mayor en épocas de elecciones, que parece inevitable en cualquier año electoral”, fue el análisis de la consultora que dirige Esteban Domecq.

“Considerando que ya pasó la temporada alta de liquidación de divisas del agro, y que en el segundo semestre el Banco Central históricamente vende reservas en lugar de acumularlas, este número enciende algunas señales de alerta, especialmente de cara al mediano plazo”. (Ecolatina)

“En este marco, la acumulación de reservas internacionales en el período de una liquidación histórica, sumado a los apretones sobre las importaciones y a un real brasilero que volvió a apreciarse en los últimos días, dejan algo más de margen para que nuestra moneda no quede tan desacoplada en términos de competitividad y puedan seguir utilizando esta estrategia”, mencionó.

“Creemos entonces que el partido inflacionario continuará presionado pero se cuentan con instrumentos para domar la situación monetaria por lo menos por un tiempo. El partido real comienza a jugarse luego de las elecciones ante la necesidad de llegar a un acuerdo con el FMI, Argentina puede elegir mostrar las cartas en su contra de antemano desechando el esfuerzo fiscal que hizo durante los primeros meses del año, que por lo visto la semana previa, está dispuesto a hacerlo”, continuó el reporte.

Para Invecq, por último, el Gobierno sostendrá la actualización lenta del tipo de cambio para evitar que se traslade a una mayor inflación. “La estrategia del gobierno es clara: concentrar los aumentos en la primera parte del año, endurecer los controles de precios, desacelerar el aumento del tipo de cambio y continuar interviniendo en los mercados paralelos”, afirmó la consultora.

SEGUIR LEYENDO:

Semana financiera: sin “viento de cola” cayeron acciones y bonos, mientras el dólar libre subió casi 4 por ciento

¿Señales de agotamiento para la recuperación?: advierten un tropiezo en el segundo trimestre y que la inflación será un obstáculo para crecer

El FMI prevé que se retrase el acuerdo de 45.000 millones de dólares con Argentina hasta 2022

El derrumbe de la soja y la incertidumbre sobre un acuerdo con el FMI golpearon a los activos argentinos

Botón volver arriba