Economía

Dolarizar es la única solución para la Argentina

FOTO DE ARCHIVO: Una ilustración fotográfica muestra billetes de 100 dólares estadounidenses, Tokio, 2 de agosto de 2011. REUTERS/Yuriko Nakao (Yuriko Nakao/)

La Argentina ya probó decenas de recetas de estabilización de precios sin ningún tipo de éxito. Algunos economistas dirán que las razones de los fracasos estuvieron dadas por errores propios, timing, indisciplina, variables incontrolables, cambios de gobiernos, de expectativas, entre varias más.

Sin embargo, hay un dicho popular que dice que “la realidad es la única verdad” y si nos guiamos por los números en materia de crecimiento económico, inflación, salario mínimo real y pobreza, vemos que la Argentina sigue fracasando a lo largo de su historia. Por ello, vamos a profundizar en las razones de por qué la dolarización es el único camino que le queda a nuestro país para volver a crecer y reducir la pobreza del 42% de la población en marzo de 2021 a menos de un dígito porcentual.

Algunos datos

1. En los últimos 30 años hemos tenido 11 períodos recesivos, lo que resulta en una de los peores desempeños a nivel global.

En los últimos 30 años hemos tenido 11 períodos recesivos, lo que resulta en una de los peores desempeños a nivel global

2. El PBI por habitante a precios actuales se contrajo en una década, al pasar de USD 10.385 en 2010 a USD 9.012 en 2019 y reduciéndose a USD 8.400 en 2020, según datos del Banco Mundial)

3. De un total de 14 economías de América, Argentina se encuentra en el puesto 11 con un salario mínimo en dólares de USD 268 mientras que países como Uruguay y Ecuador superan los USD 400 (Undav).

4. Los precios de los bienes y servicios se multiplicaron por 15 en los últimos 10 años, siendo la economía con mayor inflación acumulada en el mundo en los últimos 40 años.

5. En los últimos 139 años tuvimos que cambiar cinco veces de moneda porque la inflación la depreción a niveles ínfimos.

6. La pobreza de niños de 0 a 18 años fue de 57,7% de ese universo en 2020 (Indec)

Muchos de los países latinos conviven hace varios años con un déficit fiscal crónico y no sufren las crisis económicas que los argentinos tenemos que enfrentar recurrentemente. Tampoco sufren de inflación, devaluaciones galopantes y shocks económicos destructivos:

Colombia solo ha logrado superávit fiscal en tres años desde 1982, y convive con inflación menor al 10% anual hace 20 años.

Brasil tiene un déficit fiscal estructural gigantesco, aun más grande en términos relativos que el de Argentina y su inflación de la última década nunca supero 11% anual.

Perú convive con déficit fiscal desde 2014 y la inflación del 2020 fue de 1,97 por ciento.

Bolivia tiene una inflación bajísima (0,67%anual) pero un déficit fiscal altísimo desde hace 7 años.

ROMANO FINDE
Fuente: Banco Mundial, BCRA, MECON y estimaciones Romano Group

Varios países latinos con ciertas similitudes económicas a la Argentina sufren déficit fiscales recurrentes pero no tienen inflación o devaluaciones sistemáticas de sus monedas. Por lo tanto, el desequilibrios de las finanzas públicas es un problema pero no el mayor que enfrenta nuestra economía. La gran diferencia entre la Argentina y Colombia, Brasil, Perú, Bolivia es que ellos tienen moneda y nosotros no. Eso amplifica los problemas fiscales porque no podemos generar el financiamiento local para soslayar el rojo de la Tesorería.

Combinación explosiva

Al no contar con una moneda estable, tenemos que endeudarnos en dólares con inversores extranjeros y organismos multilaterales de crédito como el Fondo Monetario. Así, tomar deuda en divisas sin contar con moneda resulta ser un cocktail explosivo.

Tomar deuda en divisas sin contar con moneda resulta ser un cocktail explosivo

Es menester remarcar que la salida de los problemas económicos de la Argentina no será únicamente resolviendo el déficit fiscal, sino que lo primero que hay que recuperar es la estabilidad monetaria y para lograrlo, se debe salir de la dicotomía peso – dólar, o bien, el bimonetarismo.

Ecuador salió del bimonetarismo hace 20 años y dolarizó su economía, logrando estabilidad, crecimiento sostenido y baja inflación. La economía solo tuvo recesión en 2016 y en 20 años quintuplicaron el PBI. De esta manera, evolucionó el ingreso per cápita de USD 1.300 al año en 2000 a más de USD 6.400 19 años después 2019, logrando una tasa de crecimiento extraordinaria. Agrego que desde 2008 tiene déficit fiscal sistemático pero la inflación del 2020 fue negativa (deflación de 0,93% anual), es decir, bajaron los precios.

ROMANO FINDE
Fuente: Estimaciones Romano Group, Indec, BCRA; BCE

Por lo tanto, si se quiere desarrollar una economía en el largo plazo con estabilidad cambiaria y baja inflación se necesitará de una única moneda, la cual ya fue elegida mayoritariamente por la población argentina, el dólar.

SEGUIR LEYENDO:

El FMI aprobó el plan multimillonario para ayudar a los países por la pandemia: Argentina recibiría USD 4.300 millones extra

El dólar libre se encamina en junio a anotar su mayor suba mensual del año: qué factores lo empujan al alza

Para uno de los principales bancos de Wall Street la Argentina acelerará la suba del dólar después de las elecciones

Botón volver arriba