Economía

El Banco Central empezó con la emisión monetaria de emergencia para tratar de paliar el parate que causa la cuarentena

Foto de Archivo. Fachada del Banco Central argentino, Buenos Aires, Jun 16, 2014. REUTERS/Enrique Marcarian (Enrique Marcarian/)

Esta semana el Banco Central (BCRA) condujo la mayor expansión monetaria por desarme de Leliq desde enero pasado, cuando inyectó casi $129.000 millones el miércoles luego de emitir $50.000 millones para financiar al Tesoro justo antes del inicio de la cuarentena. La entidad conducida por Miguel Pesce había entrado en un período de prudencia monetaria en febrero, justo antes de la irrupción de la pandemia de coronavirus COVID-19, pero la crisis sanitaria alteró los planes. El giro no es una sorpresa, la autoridad monetaria había anunciado que buscaría volcar $350.000 millones al sistema financiero para impulsar el crédito en medio del parate económico.

Para analistas, el Gobierno no tenía muchas opciones más que relajar las condiciones monetarias dado el freno que generan las medidas contra la expansión del coronavirus, pero preocupa el costo en materia de inflación futura.

El Central no perdió tiempo. El 19 de marzo pasado emitió $50.000 millones en forma de adelantos transitorios para financiar los mayores gastos del Tesoro Nacional, justo antes del inicio del aislamiento social preventivo y obligatorio decretado por el Gobierno.

Y esta semana, a pesar de que el sistema financiero trabaja en forma remota y esta semana de cuarentena tuvo dos feriados, también empezó a inyectar pesos vía Leliq. Como sus licitaciones de letras se celebran dos veces a la semana, movió la que habitualmente se hace los martes al día miércoles y volvió a subastar sus papeles el jueves. El resultado, acumulado, fue una expansión monetaria por $145.000 millones en dos días, el 7% de la base monetaria en sólo dos días hábiles.

“Emitir iban a tener que emitir sí o sí, el tema es hacia dónde enfocan lo que emiten”, dijo Gabriel Caamaño de Consultora Ledesma. “Si vas a emitir para impulsar la demanda mientras la oferta y la cadena de pagos se traban no es lo mismo que si lo hacés para amortiguar el shock sobre la oferta y la cadena de pagos. Ahora están haciendo más de lo primero -AUH, jubilados, Ingreso Familiar de Emergencia- y vienen corriendo de atrás lo segundo -cadena de pagos-, por lo que el riesgo es que crezca la demanda sin que acompañe la oferta y eso vaya a precios”, comentó.

En lo que va del año, el BCRA ya emitió $232.000 millones en adelantos transitorios para financiar al fisco. La suma llega a $582.000 millones desde octubre, añadiendo a lo que le giró Pesce al Gobierno de Alberto Fernández las transferencias que también hizo su antecesor, Guido Sandleris, en los últimos días del Gobierno de Mauricio Macri.

Los analistas siguen de cerca las variables monetarias, no sin algo de preocupación, pero admiten que el contexto quizás deje pocas otras alternativas.

“Frente a un shock de oferta negativo donde los trabajadores no pueden ir a trabajar entonces las empresas que no pertenecen a los sectores esenciales no pueden producir, dar facilidades de crédito para seguir cubriendo la nòmina salarial desarmando Leliq tiene efectos positivos sobre la economía real que son altísimos. Te minimiza el desempleo y te reduce los daños económicos que causa el desempleo. Posiblemente no tenga un impacto en la inflación inmediato, porque en cuarentena te aumenta la cantidad de dinero, hay muy pocos inversores sofisticados que se dolaricen vía MEP, las cuevas en el microcentro tienen dificultado el trabajo, y también aumenta la demanda de pesos para hacer compras y stockearse. Eso por un lado es beneficioso”, dijo Juan Ignacio Paolicchi, de EcoGo.

“El costo es que la Argentina no tiene una moneda creíble, entonces cuando este shock pase de alguna manera vas a tener que absorber esa cantidad de dinero, ¿y cuál es la tasa de interés que vas a pagar? El riesgo es que Argentina cuando todo esto pase termine con una cantidad de pesos mayor a la que la sociedad demanda en una situación normal”, agregó.

De la mano del desarme de Leliq y los adelantos transitorios, la base monetaria crecía $309.257 millones en marzo, con datos actualizados al día 19 del mes. La cifra equivale al 16% de la base monetaria promedio en febrero. La base monetaria, por su parte, crece al 49% en términos interanuales mientras que el circulante, la variable que más miran los analistas, lo hace al 44%.

Seguí leyendo:

Argentina sacrifica la economía para combatir al coronavirus, y gana elogios

El lunes 30 de marzo, ¿funcionarán los bancos?

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar