Economía

El “combo” que puso en marcha el Gobierno para frenar al dólar y cerrar la brecha cambiaria

La economía argentina, ávida de dólares. (Gary Cameron/)

La escasez de reservas internacionales en las arcas del Banco Central es claramente el problema más urgente que el Gobierno necesita resolver. Así lo interpretó el equipo económico encabezado por Sergio Massa, que aplicó en el último mes una serie de medidas que persiguen el mismo objetivo: ingresar la mayor cantidad de divisas a la economía en el corto plazo.

En septiembre parece quedar plasmada en números dicha estrategia.

1) Dólar “soja”. Ante el fracaso del anterior esquema para mejorar las condiciones de liquidación de divisas del agro, se optó esta semana con establecer un dólar diferenciado solo por este mes, de $200 para los sojeros, casi $60 por encima del valor de mercado mayorista. En tres ruedas operativas se fijó precio a ventas al exterior por más de 1.000 millones de dólares.

“Esto muestra la efectividad que ha presentado el ‘dólar soja’ como medio para promover una mayor liquidación del campo. Si bien, entendemos que esta medida no es más que temporal, ya que no es sostenible un esquema en el cual el BCRA compra dólares a un precio mayor al que los vende, opinamos que en el corto plazo, ayuda a cumplir el objetivo de fortalecimiento de reservas”, indicaron los expertos del Grupo IEB (Invertir en Bolsa).

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

Hay que recordar que el Banco Central anunció en julio 2022 la puesta en marcha de un régimen especial para incentivar las ventas de la oleaginosa que les permitía a los agricultores cubrirse de una posible devaluación del tipo de cambio oficial y hasta comprar moneda extranjera al valor del dólar ahorro, con un tope del 30% del monto de la operación de comercio exterior. No obstante, lo complejo del sistema le jugó en contra a la medida.

2) Devaluación más rápida. El dólar en la plaza interbancaria sube más rápido, con el aval del Banco Central. Si bien es cierto que el precio rector del billete para el comercio exterior todavía le “corre de atrás” a la inflación más alta desde 1991, en lo que va de septiembre la suba del tipo de cambio oficial apunta al 7% para todo el mes, con lo que empataría y quizás le ganaría a la inflación mensual.

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

La economía argentina recayó en déficit comercial de bienes en junio y julio. Al contabilizar el desbalance de la cuenta de servicios, con creciente incidencia del turismo emisivo, la cuenta corriente se volvió muy deficitaria, un obstáculo insoslayable para la intención de devaluar el peso a menor ritmo que la inflación -el llamado “crawling peg”-, habida cuenta de la pérdida de la competitividad cambiaria. En ese sentido, el Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral que mide el BCRA perdió unos 30 puntos respecto de enero de 2020 y está en su punto más bajo desde enero de 2018.

“Esto deja una enseñanza para los próximos meses: no se puede regular precio y cantidad o, dicho de otra forma, si hay una devaluación, el BCRA rápidamente comenzará a comprar dólares. De todas maneras, el mercado no pone los ojos en el mediano plazo y, por ahora, sólo se concentra en la compra de reservas”, aportaron los analistas de Portfolio Personal Inversiones.

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

Si se observa el comportamiento de las tasas implícitas en los contratos de dólar futuro de ROFEX, “las tasas continúan por encima del 100% de Tasa Nominal Anual -excepto septiembre-. En este sentido, si bien el dólar “soja” sirvió para aplacar las expectativas devaluatorias en el corto plazo dado que bajó la posibilidad de una devaluación inminente, la probabilidad de ocurrencia seguirá siendo elevada una vez que la medida caduque”, advirtieron desde Portfolio Personal.

3) Suba de tasas. Devaluar más rápido y volcar una enorme masa de pesos para comprar dólar “soja” tiene sus riesgos. El más grande es la presión inflacionaria en un contexto con proyecciones del 100 por ciento anual. Pero hay otro que no se puede perder de vista y es que los pesos excedentes se vayan a demanda de divisas por los canales alternativos, como el dólar Bolsa y el dólar libre.

Una brecha cambiaria como la presente, próxima al 100%, es muy distorisiva para la economía e incrementa las expectativas devaluatorias. Para reducirla, una suba de tasas por parte del BCRA -que se transmite a todo el sistema- incentiva a ahorristas, empresas e inversores a quedarse con los pesos y aprovechar los rendimientos. Hoy la tasa efectiva de las Leliq (Letras de Liquidez) del Banco Central alcanza el 96,58% anual. Los analistas prevén que el próximo jueves 14, cuando el INDEC anunciará el dato de IPC de agosto, la entidad podría aplicar una nueva suba de tasas de referencia, para ubicarlas por encima del 100 por ciento.

Si el BCRA sube las tasas efectivas por encima del 100%, también superarían las expectativas de devaluación y de inflación para los próximos doce meses

Este número es clave, pues es el mismo de la brecha cambiaria y de la inflación esperada para los próximos doce meses por algunas consultoras. Un rendimiento en pesos -por ejemplo para depósitos y bonos del Tesoro- por encima de dicho umbral desalentaría la demanda de dólares y ayudaría a ajustar la brecha cambiaria.

Para el economista Gustavo Ber, “la aceleración del crawling-peg, otra inminente suba de tasas y la mayor oferta de divisas están impactando favorablemente en los ánimos de los operadores, que buscan aprovechar dicho respiro para reanudar tácticas de carry-trade. De ahí que, más allá de los ligeros vaivenes cotidianos, los dólares financieros extienden la calma tras la última retracción que los acercó al dólar solidario, el cual actuaría como límite inferior a corto plazo”.

“Un tipo de cambio mayor para exportadores que para importadores genera un excedente de pesos que presionaría el mercado cambiario. Para lograr esterilizar este excedente, e intentar acortar la brecha entre ambos tipos de cambio, estimamos una nueva suba en la tasa de política monetaria y un aumento en el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial”, consideraron desde el Grupo IEB.

SEGUIR LEYENDO:

Mercados: las acciones argentinas sostienen sus precios más altos desde enero de 2020

Dólar hoy: la cotización libre cede a $281, mientras se esperan más liquidaciones del agro

La inflación de agosto y la cantidad de pesos en el mercado anticipan una fuerte suba de tasas

Massa se aseguró un colchón de USD 11.000 millones y los mercados respondieron con fuertes subas

Cuentas de argentinos en EEUU: el Gobierno avanza con un convenio fiscal para cobrar impuestos sobre unos USD 100.000 millones

Botón volver arriba