Economía

El Gobierno se enoja con los pronósticos, pero en 2022 habrá más inflación y menor crecimiento del PBI

El vicepresidente del Banco Central, Jorge Carrera, criticó los pronósticos del sector privado, porque observó un "sesgo" (Reuters) (AGUSTIN MARCARIAN/)

Aunque a algunos funcionarios les guste enojarse con los pronósticos privados, para 2022 los números parecen categóricos: más inflación y menor actividad económica que este año.

Días atrás, el vicepresidente del Banco Central, Jorge Carrera, cuestionó el “sesgo” de las estimaciones privadas y dio a entender que podrían haber influido sobre la marcha de la economía. El funcionario no habló sin embargo de lo lejos de la realidad que quedaron los cálculos formulados por el propio Gobierno para 2021, ya que se preveía una inflación del 29% y un crecimiento del PBI del 4%. Es decir, hubo una fuerte subestimación -que se repitió cuando se presentó el Presupuesto 2022– tanto de la inflación como del crecimiento económico, una maniobra habitual para poder utilizar en forma discrecional los recursos tributarios con un mayor ritmo de aumento de los precios.

De todos modos, no todos en la coalición oficialista pensaban igual: los datos del Frente Renovador que conduce el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, marcaban que el crecimiento económico sería del 10% y la inflación del 46 por ciento en 2021; para 2022, prevé un rebote del 6,5% y una suba de los precios del 48 por ciento.

Las consultoras, que cumplieron un rol clave para informar a la sociedad mientras se manipulaban las estadísticas públicas entre 2007 y 2015 y que fueron llevadas a la justicia penal por difundir datos alternativos al Indec, anticipan que en 2022 la inflación rondará el 60%, y el PBI el 4 por ciento.

En este sentido, el directorde la consultora Abeceb y ex ministro de la Producción y el Trabajo, Dante Sica, sostuvo que “al construir escenarios para la economía, en la Argentina es difícil evitar la sensación de déjà vu: la sensación de que las situaciones se repiten año tras año”.

Al construir escenarios para la economía, en la Argentina es difícil evitar la sensación de déjà vu: la sensación de que las situaciones se repiten año tras año (Sica)

En este sentido, el economista dijo a Infobae que el año próximo “no será la excepción, en particular porque va a tener un comienzo similar al de los últimos años en dos dimensiones clave: un déficit fiscal que no se puede financiar sin emitir, lo que consolida la inercia inflacionaria; y vencimientos inabordables, fundamentalmente con el FMI, al continuar cerrado el acceso al crédito externo”.

Escenario 2021-2022: las principales variables sin mejoras
Escenario 2021-2022: las principales variables sin mejoras Fuente: Abeceb (Elisabet Bacigalupo/)

Por otro lado, afirmó Sica que regirá un panorama de “alta inflación y desorden de precios relativos que difícilmente se pueda corregir sin que la inflación se acelere” y un “elevado exceso potencial de oferta monetaria que se refleja en presión sobre los dólares libres y caída de las reservas líquidas hasta un mínimo”.

Todos estos factores configuran “sustanciales riesgos de enfrentar una crisis, porque además de los factores ya mencionados, el horizonte global es desafiante. Por la elevada inflación, la Reserva Federal prevé adelantar la suba de tasas y aumentarlas probablemente tres veces en 2022″. “Esto podría apreciar el dólar y presionar a la baja los precios internacionales de las materias prima. La demanda de Brasil tampoco será dinámica con la economía creciendo 1% y enredada en un año político”.

La demanda de Brasil tampoco será dinámica con la economía creciendo 1% y enredada en un año político (Sica)

Por otra parte, afirmó el economista, en el plano interno “hay ajustes pendientes de magnitud en los planos fiscal, monetario y de precios regulados. Las correcciones se vienen postergando repetidamente”.

“El balance de 2021 indica que, cuando la inflación y los problemas de empleo tienen la magnitud de los actuales, procrastinar no paga. El “Plan Platita” fue insuficiente para evitar que el gobierno perdiera por amplio margen en las legislativas de noviembre. El consumo y los ingresos reales no se van a recuperar si no lo hace el empleo”, sostuvo Sica.

Dante Sica 12/08
El ex ministro de Industria, Dante Sica, dijo a Infobae: “El balance de 2021 indica que, cuando la inflación y los problemas de empleo tienen la magnitud de los actuales, procrastinar no paga" (Fernando Dvoskin) (Fernando Dvoskin/)

Para adelante, “los instrumentos disponibles para procrastinar ya se usaron: no hay reservas para perder; no hay margen para emitir con una inflación que apunta al 60% y conseguir la modesta meta de déficit primario del Presupuesto supone un fuerte aumento en tarifas”.

“La evidencia de que el margen se acabó es que mientras no se confirma el acuerdo con el Fondo la brecha escala, el riesgo país registra récord y el precio de los activos argentinos habita los sótanos del mercado de valores. El ‘siga, siga’ reinó en 2021 y se actuó en función del cálculo electoral”, expresó Sica.

Mientras no se confirma el acuerdo con el Fondo la brecha escala, el riesgo país registra récord y el precio de los activos habita los sótanos del mercado (Sica)

Y si bien 2022 no será un año electoral, “las presiones en favor del ‘siga, siga’ no van a desaparecer por dos razones: en el Frente de Todos conviven posiciones encontradas sobre el acuerdo con el FMI, y que hoy después de la derrota política en el Congreso por el Presupuesto, está en duda”.

“Los ajustes del tipo de cambio, las tarifas y el déficit fiscal son difíciles de posponer. Pero de implementarse, podrían acelerar la inflación y debilitar la recuperación del empleo. Si los consiguientes conflictos sociales complican la gobernabilidad, no se puede descartar que luego de ‘un ratito de ajuste’ la reacción de un presidente y coalición debilitados sea reincidir en la procrastinación”, concluyó Sica.

Por su parte, el director de LCG, Guido Lorenzo, brindó a Infobae sus pronósticos sobre las principales variables macroeconómicas:

– Dólar $165: “Esperamos que el tipo de cambio se empiece a mover al ritmo de los precios. No en forma lineal pero sí que al final del año no se atrase ni se adelante. No vemos ni un salto discreto ni una unificación”.

LCG prevé que el dólar oficial escale a $165 al cierre del nuevo año (EFE)
LCG prevé que el dólar oficial escale a $165 al cierre del nuevo año (EFE) (MARCELO SAYÃO MARCELO SAYÃO/)

– Inflación 60%: “Al soltar las dos principales anclas (tipo de cambio y tarifas) la inflación se va a instalar en un nivel más elevado. Nuestra proyección actualmente es del 60%. Mientras más claro sea que habrá una aceleración respecto de 2021 menor será el costo de esa tasa más alta”. “La coordinación de expectativas pasa a veces por dar malas noticias y el Gobierno se hace el distraído en este punto”, aclaró.

– Crecimiento 3%: “El país se está recuperando del nivel de caída de actividad de la pandemia, pero no cambió en nada a la economía que está estancada hace 10 años. Dudo que se pueda sostener un crecimiento de la actividad. Por arrastre estadístico puede ser un número positivo, pero no se sentirá”.

La coordinación de expectativas pasa a veces por dar malas noticias y el Gobierno se hace el distraído en este punto (Lorenzo)

– Desempleo 11%: “Parte del estancamiento de estos años tiene que ver con la incapacidad de generar oportunidades de inversión, sin esa inversión el empleo no crece. La falta de previsibilidad de nuestra economía evita salir de ese círculo, a lo que se le suman políticas que tampoco colaboran, como la represión financiera”.

El desempleo afecta principalmente a los jóvenes que no completaron la educación secundaria (EFE)
El desempleo afecta principalmente a los jóvenes que no completaron la educación secundaria (EFE) (JUAN IGNACIO RONCORONI/)

“El trabajador no puede ser empleado donde el capital no tiene productividad y donde el horizonte de planificación no pasa de unos meses”, agregó Lorenzo.

– Pobreza 40%: “La combinación de bajo dinamismo del empleo con inflación acelerada da como resultado un aumento de la pobreza. A esto se le suman fuerzas estructurales como la transmisión intergeneracional de la misma”.

A su vez, Sebastián Menescaldi, director asociado de ECO GO, dijo a Infobae que “para el próximo año, salvo algún factor externo que impulse las exportaciones (como la sequía) o una recomposición de la cuenta capital (mayor endeudamiento externo privado o público), el crecimiento económico va a estar determinado por las condiciones del acuerdo con el FMI y la disponibilidad de dólares, que en parte se contraponen”.

El crecimiento económico va a estar determinado por las condiciones del acuerdo con el FMI y la disponibilidad de dólares (Menescaldi)

“Con las reservas internacionales netas en niveles bajos, prevemos que el FMI abogue una mayor acumulación para estar mejor preparados ante shocks externos y reasegurar el pago futuro de la deuda externa. El excedente de divisas para las reservas probablemente provenga del flujo de las exportaciones de bienes y de los posibles aportes que realicen a los organismos internacionales, tras el acuerdo con el FMI”, resaltó el economista del estudio de Marina Dal Poggetto.

Dado que “las exportaciones tienen importantes desafíos para superar los valores actuales (el cambio de la política monetaria global y el menor crecimiento del comercio global determinan menores valores promedio de las exportaciones), es factible que la disminución del ingreso de divisas deba ser cubierta con un menor uso para el pago de importaciones, determinando una reducción de la absorción interna”.

"Es factible que la disminución del ingreso de divisas deba ser cubierta con un menor uso para el pago de importaciones, determinando una reducción de la absorción interna”, dijo a Infobae Sebastián Menescaldi (Reuters)
"Es factible que la disminución del ingreso de divisas deba ser cubierta con un menor uso para el pago de importaciones, determinando una reducción de la absorción interna”, dijo a Infobae Sebastián Menescaldi (Reuters) (TATIANA MEEL/)

En tanto, Cynthia Moskovits de FIEL dijo a Infobae que “resulta altamente incierto el panorama de la Argentina para 2022. Nuestra hipótesis para un escenario base es que habrá un acuerdo con el FMI y que se firmará antes de que cierre el primer trimestre ya que hay pagos ya desde enero, incluyendo uno de capital por casi 2.900 millones de dólares en marzo”.

“Aun bajo esa hipótesis, el crecimiento de la Argentina será magro (en torno del 2%), probablemente con la inversión contrayéndose. El panorama de incertidumbre política, por los problemas en la coalición gobernante, controles que se profundizan y expanden, alzas impositivas, no permiten pensar en la expansión de la economía; de hecho ya en los últimos meses la economía ha empezado a contraerse en términos desestacionalizados”.

Aún bajo la hipótesis de un acuerdo con el FMI, el crecimiento del PBI será magro, en torno del 2% (Moskovits)

Además, explicó que “el comportamiento de la economía mundial no ayuda como sí lo hizo –y con mucha fuerza- en 2021, fundamentalmente a través de los altos precios de nuestras exportaciones y consecuente ganancia en los términos del intercambio. El panorama se hace más difícil por la previsible suba de las tasas de interés y economías que crece a tasas bajas luego de la recuperación post-pandémica”.

Crecimiento mínimo

“Teniendo en cuenta que nuestra economía precisa aproximadamente de USD 2.100 millones por cada punto de crecimiento del PBI y que el arrastre estimado en la actualidad es de 2 puntos porcentuales, ello determina que preveamos un crecimiento en torno a 0,5% para el próximo año”, afirmó.

En materia de inflación, observó que “montados sobre una dinámica en torno a 50% anualizado, prevemos que se deban desanclar las tarifas de los servicios públicos, los combustibles a lo largo de 2022 para que ambos negocios sean sostenibles y permitan reducir el déficit fiscal”.

“En forma adicional, para sostener el excedente de divisas también prevemos que el tipo de cambio deba soltarse el próximo año, siendo bajas las posibilidades de seguir apreciando la moneda. Ello determinaría una aceleración de la inflación a lo largo del próximo año, situándose por encima del 60%”, explicó.

Acuerdo light con el FMI

En tanto, Gabriel Zelpo dijo que su escenario base es un “acuerdo light con el FMI, tipo de cambio oficial levemente encima de inflación, inflación acelerándose por más devaluación y algo de suba de precios regulados, con actividad creciendo levemente por arrastre -terminó muy arriba este año- pero muy floja en el año con probabilidad alta de recesión”.

Gabriel Zelpo contó a Infobae que su escenario base es un “acuerdo light con el FMI, tipo de cambio oficial levemente encima de inflación, inflación acelerándose por más devaluación y algo de suba de precios regulados, con actividad creciendo levemente (EFE)
Gabriel Zelpo contó a Infobae que su escenario base es un “acuerdo light con el FMI, tipo de cambio oficial levemente encima de inflación, inflación acelerándose por más devaluación y algo de suba de precios regulados, con actividad creciendo levemente (EFE) (JIM LO SCALZO JIM LO SCALZO/)

Por su parte, Camilo Tiscornia, socio de C&T, dijo a Infobae: “en 2022 habrá una aceleración de la devaluación, pero no demasiado, por el temor a la inflación, por lo que no habrá una corrección brutal y proyectamos $160 a fin de año″.

En términos de inflación, explicó que “aflojará el congelamiento de precios, se acelerará la devaluación y subirán algo las tarifas de los servicios públicos, más la emisión monetaria de este año que impactará en 2022″.

“A priori, la inflación será superior al 50% de este año, con un 53%; pero, a la vez, hay una suba en las tasas de interés y cierta contención fiscal por el acuerdo con el FMI, puede que no se escape demasiado respecto del nivel de este año”, indicó.

Vemos un aumento del PBI de 2,5%, un escenario casi recesivo (Tiscornia)

En cuanto al crecimiento económico, Tiscornia dijo que “quedará un arrastre estadístico del 2021 del 3%, aunque queda por ver qué pasará con el Covid-19 y la cosecha, por lo que vemos un aumento del PBI de 2,5%, es decir, un escenario casi recesivo”.

Sobre el desempleo, resaltó el economista que “podría bajar, pero poco, luego de la reducción fuerte que se observó este año por la gran recuperación que hubo y, por lo tanto, no creo que haya buenos resultados en materia de pobreza, por el aumento de la inflación y la reducción del crecimiento económico”.

SEGUIR LEYENDO:

Guzmán: “La Argentina está lista para acordar con el FMI, resta tener los consensos internacionales necesarios”

Segmentación de tarifas: unos 500.000 usuarios dejarán de recibir subsidios en 2022

Inflación 2022: el Gobierno admite que será del 40% aunque el Presupuesto proyectaba 33 por ciento

En línea con las exigencias del FMI, el Banco Central prepara el terreno para una suba de tasas en enero

Botón volver arriba