Espectáculo

El pasado como mago, las noches que durmió en una plaza y su insólito accidente en la boda de Wanda: 46 hechos no tan recordados de Marcelo Polino

En medio de la celebración de las Fiestas de fin de año, la tercera ola de contagios de coronavirus toma cada vez más fuerza en el país. Y en este contexto, fue que este domingo Marcelo Polino confirmó que contrajo la enfermedad.

1. Marcelo Polino nació en Tres Arroyos, en la provincia de Buenos Aires, el 30 de enero de 1964. Hijo único, cuando tenía dos años sus padres se separaron. Y no volvió a ver a su papá.

2. Lo extraño y más doloroso de la situación es que su papá se fue y no regresó ni siquiera para visitar a su propia mamá. Su abuela paterna pasó toda su vida sin tener noticias de su hijo: falleció sin saber nada de su él. “Eso fue muy doloroso para ella. Yo siempre tuve un vínculo muy bueno con mi abuela paterna”.

3. Marcelo creció en la casa de sus abuelos maternos. Su abuelo, gerente de banco, se transformó en su figura paterna.

4. En su casa de infancia no había fiestas ni celebraciones, pero eran los primeros en ir a ayudar a la tía enferma o juntar ropa para los hogares. Desde entonces Polino no tiene cultura de fiesta y celebración pero sí de solidaridad.

5. De chico su sueño era trabajar en la televisión. “Cuando vivís en un pueblo y ves la tele, y a Mirtha que comía, Sofovich que regalaba plata, vos decís: ‘Quiero estar ahí, ese es el lugar de la felicidad’”.

Marcelo Polino y Nazarena Vélez conducían con un estilo informal y desinhibido el programa De boca en boca, por ATC, en 1998. Siempre con mucho humor, presentaban las noticias más importantes de la farándula
Marcelo Polino y Nazarena Vélez conducían con un estilo informal y desinhibido el programa De boca en boca, por ATC, en 1998. Siempre con mucho humor, presentaban las noticias más importantes de la farándula

6. Hasta los 17 años vivió en Tres Arroyos. Le encantaba andar en bicicleta y trepar a los árboles de moras con sus amigos.

7. Al terminar la secundaria se mudó a Buenos Aires. Primero vivió en la casa de sus padrinos, pero al año le pidieron que se fuera.

8. “Empecé a rondar por la ciudad, como toda la gente del Interior que no tiene un mango. He pasado noches feas, he tenido que dormir en una plaza. Lo vivo con alegría porque sabía que lo iba a superar. Yo soy cero melanco. Eran dos noches de verano, pasé y seguí para otra cosa”, contó en Debo decir.

9. Caminando por la Avenida Corrientes entró a una casa de magia y compró cuatro trucos. Los aprendió y, para ganarse unos pesos, empezó a animar fiestas infantiles presentándose como mago.

10. Se enteró que Pipo Pescador, el animador infantil, estaba necesitando un mago para sus shows y se presentó. Aunque había más de una docena de candidatos, Pipo lo eligió a él. “Me dijo que era muy carismático y angelado. Y hace 30 años que estoy agarrado de esa frase”.

"Soy reservado en general en la vida y les consta que fuera de mi trabajo no soy de salir ni de agitar mucho. No es que tengo un plan para ocultar mi vida privada y no contarla", dice Marcelo Polino, aquí con Daniel Ambrosino, Marcela Tauro y Daniel Gómez Rinaldi (Foto Verónica Guerman / Teleshow)
"Soy reservado en general en la vida y les consta que fuera de mi trabajo no soy de salir ni de agitar mucho. No es que tengo un plan para ocultar mi vida privada y no contarla", dice Marcelo Polino, aquí con Daniel Ambrosino, Marcela Tauro y Daniel Gómez Rinaldi (Foto Verónica Guerman / Teleshow)

11. Se incorporó a su espectáculo. Primero se presentaron en Capital y luego salieron de gira por todo el país.

12. Carmela, la hija de Pipo Pescador, vivía en España y solía venir de visita. Unas vacaciones Polino y Carmela se enamoraron. A los 20 años, Marcelo decidió irse a vivir a Europa con ella.

13. En España se las siguió rebuscando con su trabajo de mago y animador de fiestas infantiles.

14. Luego de romper con Carmela vivió un tiempo en Francia, hasta que decidió volver a la Argentina. Encontró empleo en una editorial barriendo los pisos.

15. En la editorial se hacía Tal Cual, una revista de espectáculos. A Polino le interesaba la vida de los artistas y cuando los periodistas se iban de la redacción, practicaba escribir a máquina con dos dedos.

Marcelo Polino: "Podría vivir sin sexo" (Video: Divina Comida, Telefe) (pkablan@infobae.com/Infobae)

16. Un domingo se precisaba cubrir una nota y como nadie quería hacerla, Polino se ofreció. “Me anotaron cinco preguntas y fui. Recuerdo que la nota era a unas gemelas que habían sido separadas al nacer y se habían reencontrado a los 45 años”.

17. Hizo un curso de guion y tiene el título de guionista.

18. “La gente me cree. En medio de tanta hipocresía y tanta condescendencia, yo vengo a ser lo que los sociólogos llaman ‘un emergente’. Es decir: digo lo que quiere decir la gente del otro lado de la pantalla”. (Claro, noviembre, 2000).

19. No le gusta estar en contacto con la naturaleza. Asegura que lo pone nervioso el ruido del mar, el sol y la arena.

20. Detesta la luminosidad del sol. “Yo tengo un parque muy grande en mi casa y es como un jardín de paz, porque está divino, pero yo te lo miro desde el ventanal… Me hace mal el sol, tengo alergia al sol”.

21. En su casa colocó doble black out. En los hoteles, suele poner cartulinas negras en las ventanas. Una vez le pareció insuficiente y pidió un colchón extra para colocarlo sobre las ventanas.

22. “Mucha gente me odia porque dije la verdad. Solita Silveyra y Laport se pusieron furiosos porque yo dije que eran un fracaso en el teatro; con Araceli (González) me llevo re mal porque un día dije que había plantado al peluquero, Rodrigo (Bueno) en su momento también se disgustó porque yo le pregunté cuánto ganaba; Natalia Oreiro nunca me quiso dar una nota y la vez que aceptó me puso condiciones. En este medio casi todo es una mentira y muchos no se bancan que yo diga la verdad”. (Claro, noviembre, 2000).

Con su ahijada, la hija de Luli Salazar. "Tengo descartado el tema de la adopción, ya hice dos renovaciones de las carpetas que hay que hacer, que duran dos años. Cuando tuve rehacerlas por tercera vez, más el proceso que yo había hecho con mi terapeuta para ver si estaba con ganas, y condiciones de adoptar… Todo esto me llevó siete años. Y en estos años me cambió mucho la vida y por eso decidí descartarlo", cuenta Marcelo Polino (Foto: Gente)
Con su ahijada, la hija de Luli Salazar. "Tengo descartado el tema de la adopción, ya hice dos renovaciones de las carpetas que hay que hacer, que duran dos años. Cuando tuve rehacerlas por tercera vez, más el proceso que yo había hecho con mi terapeuta para ver si estaba con ganas, y condiciones de adoptar… Todo esto me llevó siete años. Y en estos años me cambió mucho la vida y por eso decidí descartarlo", cuenta Marcelo Polino (Foto: Gente)

23. “Lo que tengo de diferente es que digo las cosas en la cara. Soy una persona que dice lo que piensa; a algunos les gustará y a otros, no”. (Ahora, agosto, 2006).

24. Asegura que fuera de cámara es una persona tranquila, que respeta a la gente que está a su alrededor. Y sobre todo, “no me la creo para nada”.

25. Estuvo en la novela Amo de casa: su personaje era un detective que perseguía Luciana Salazar.

26. “Vos ponés el reloj y en el transcurso de minutos te puedo producir 30 divorcios, pero después los ves en las revistas diciendo que lo primero es la familia y vos sabés que tienen un gato al que le pagan un departamento. No me gusta laburar de buchón”. (Ahora, agosto, 2006).

27. De la farándula le encanta entrevistar a Enrique Pinti porque “contesta todo, enseña y, encima, con humor”. Otra de sus favoritas es Moria Casán.

“En principio, empezamos a hablar sobre nuestras vidas. Nos reímos y contamos anécdotas”, reveló Marcelo Polino de sus encuentros con Moria Casán
“En principio, empezamos a hablar sobre nuestras vidas. Nos reímos y contamos anécdotas”, reveló Marcelo Polino de sus encuentros con Moria Casán

28. Colabora con hogares de chicos con situaciones complicadas. Los acompaña, pero también ayuda con tareas como darles la merienda o lavar los platos.

29. Es fan de la música electrónica. Fue a grandes raves e incluso viajó a Londres y Holanda para concurrir a evento. Eso sí, le gusta escuchar la música pero no bailar.

30. A pesar de ser muy conocido sus datos no aparecen en Wikipedia. A Estelita, el personaje de Jey Mammon, le explicó por qué. “Lo hice borrar porque había información falsa, sobre todo me habían agregado edad. Poneme lo que quieras, menos (más) edad”.

31. Como Mirtha, jamás dice sus años. “Prefiero que me pidan la declaración jurada de bienes, que es mucho decir en este país”.

Marcelo Polino instaló el 0 como calificación en el Bailando. Intentó ir por el -0 porque, según asegura, con el 0 no alcanza
Marcelo Polino instaló el 0 como calificación en el Bailando. Intentó ir por el -0 porque, según asegura, con el 0 no alcanza

32. “No hay nada más lejos que ser feliz trabajando en televisión. Cuando el minuto a minuto te corre, cuando no rendís te echan, la televisión es el lugar menos indicado para ser feliz”, aseguró en Divina Comida.

33. Sin problemas, admite que podría vivir sin sexo. “Estoy tan enamorado de mí que es muy difícil encontrar a alguien. ¿Quién me va a dar todo lo que yo me doy? Me doy todo lo que quiero: tengo una vida genial, me doy mucha paz y tranquilidad. Me encanta estar conmigo. Nadie en el mundo va a poder darme lo que me doy”.

34. “Me cuesta enamorarme, yo estoy tan enamorado de mí que pienso: ‘¿Quién me va a venir a dar a mí todo lo que yo me doy? ¿Quién me va a cuidar lo que me cuido yo?’. Así que no hay espacio para otra persona”. (Infobae).

Como no le gusta tomar sol y no pisa la playa, el mejor programa de vacaciones para Marcelo Polino es estar encerrado en el departamento y, cuando baja el sol, ir a pasear o a comer afuera. En la imagen, cenando con Antonio Gasalla
Como no le gusta tomar sol y no pisa la playa, el mejor programa de vacaciones para Marcelo Polino es estar encerrado en el departamento y, cuando baja el sol, ir a pasear o a comer afuera. En la imagen, cenando con Antonio Gasalla

35. En mayo de 2008 el periodista fue uno de los invitados a la mediática boda de Wanda Nara y Maxi López. “Me pasó algo horrible, porque yo en verdad voy al casamiento como agradecimiento porque me había dado el móvil en vivo y había parado cuando entró a la Iglesia”, arrancó con su relato el periodista durante su paso por PH, Podemos Hablar.

36. “El sábado me voy al casamiento y cuando llego, los futbolistas ya estaban en pedo. Empezaron todos: ‘Eh, vino Polino’, y viste que yo peso 20 kilos mojado. Entonces me revolearon y me clavé la araña del salón acá, que todavía tengo la marca”, recordó, señalándose la frente, ante el estupor del resto de los integrantes de la mesa.

Marcelo Polino estuvo en la boda de Wanda Nara y sufrió un accidente que le dejó una cicatriz en su cara
Marcelo Polino estuvo en la boda de Wanda Nara y sufrió un accidente que le dejó una cicatriz en su cara

37. “¡Se paró el casamiento! Empecé a sangrar, no conocía a nadie, estaba arruinando el casamiento de alguien que no conocía. A Maxi lo conocí en ese momento. Y cuando pasa algo así en un hotel viene la seguridad, ambulancia por protocolo, viene la policía…”, explicó.

38. “Vino el SAME, me curaron, me pegaron la herida. Una vez que terminó eso me fui, todo ensangrentado. Había laburado a la mañana, había hecho la radio, el teatro, el programa de televisión, no podía más”, concluyó entre risas. Consultado sobre qué le había dicho Wanda en aquella ocasión, contó: “Cada vez que la veo le recuerdo eso”.

39. Es muy amigo de Luciana Salazar, tanto que es el padrino de su hija, Matilda. Cuando Luli vio las dificultades que tenía para adoptar un niño le hizo una hermosa propuesta. “Me dijo: ‘Yo tengo un óvulo fecundado y tengo tres posibles hermanitos de mi nena’. Y ahí sigue diciéndome: ‘Yo lo hablé con mi familia, con mi mamá, mi papá, y mis hermanos; y están de acuerdo en que –si vos querés- te haga una ovodonación’”, expresó Polino en Pampita Online.

40. Durante muchos años cumplió todos los trámites burocráticos que el Poder Judicial para adoptar un niño. “Tenía que ver con poder devolverle a alguien todo lo que yo recibí porque vengo de muy abajo. Arranqué durmiendo en una plaza y logré todo lo que quería y mucho más de lo que necesito. Entonces, yo quería darle a un niño salud, educación y acompañarlo. No se dio, pero eso va a quedar siempre en mí”.

Marcela Tauro y Marcelo Polino son muy amigos. Solo se pelearon cuando ella estuvo en el Bailando. "Fue porque me cuestionaste que llevara a a Juan Cruz, mi hijo, al programa. Él sufría y yo le dije de todo”, recordó. “Ella bailaba mal y yo no quería que al nene le quedara eso en la retina”, le respondió, divertido (Foto: Verónica Guerman / Teleshow)
Marcela Tauro y Marcelo Polino son muy amigos. Solo se pelearon cuando ella estuvo en el Bailando. "Fue porque me cuestionaste que llevara a a Juan Cruz, mi hijo, al programa. Él sufría y yo le dije de todo”, recordó. “Ella bailaba mal y yo no quería que al nene le quedara eso en la retina”, le respondió, divertido (Foto: Verónica Guerman / Teleshow)

41. Sobre por qué abandonó su deseo de adoptar, en el programa de Mirtha explicó. “Cada dos años hay que volver a hacer todos los trámites. Hay una carpeta para anotarte y cada dos años tenés que volver a hacerte los estudios, la declaración jurada de bienes, decir dónde va a vivir el niño. Es algo muy invasivo. Lo soporté dos veces, iba a hacer la tercera ahora, y desistí”. Y agregó: “Me pasó el tiempo. No soy la misma persona que hace seis años. Me cambió la vida. Es un ejemplo personal, pero hace seis años mi mamá me podía acompañar. Pero el año pasado no estuvo bien de salud, y tengo que estar pendiente de ella. Las prioridades van cambiando”.

42. De todas formas, dijo que seguirá colaborando con hogares y otras personas que quieran adoptar: “Con la experiencia que tengo voy a tratar de ayudar a los demás, tengo una red de padres adoptantes con la que colaboro. Es que con el amor no alcanza, este país te aplasta”.

43. Es muy coqueto y asegura con humor que “el bótox y la terapia debería venir en la canasta familiar”.

Marcelo Polino pasó por todos los jurados de los ciclos que produjo en su momento Ideas del Sur como Patinando por un sueño, Cantando por un sueño y el Bailando
Marcelo Polino pasó por todos los jurados de los ciclos que produjo en su momento Ideas del Sur como Patinando por un sueño, Cantando por un sueño y el Bailando

44. “Hago láser, me pongo bótox, soy vegetariano. Y en el cuerpo hago pilates tres veces por semana, a veces hago electródos, plataforma vibratoria. Yo me cuido mucho”, confesó Polino en Divina Comida y agregó con humor: “Cuando te insultan por Twitter y te dicen: ‘Estás lleno de bótox’, y… sí, tengo la suerte de poder pagarlo”.

45. En un programa de Soñando por cantar apareció con un moño y ese día duplicaron el rating. El Chato Prada le pidió que los usara siempre. Desde entonces juntó alrededor de 700. Antonio Gasalla le trajo decenas de Nueva York; Teté Coustarot y Ángel de Brito también le regalaron unos cuantos.

46. “A veces cuando estoy con mucha emoción y con mucha ilusión pienso que morimos y vamos a un lugar mejor, y nos encontramos con los seres queridos. Pero cuando estoy con un día escéptico pienso: ‘Esto se termina acá'. No tengo una respuesta sobre ese tema. Soy muy fluctuante con la vida después de la muerte”.

"Yo trabajo con minoridad en riesgo y estoy en contacto con redes de familias que adoptan… Me transformé en la cara de una problemática que sufre mucha gente. Yo en broma digo que soy como la viuda de la adopción, porque en la calle la gente se me acerca y me dice: “Bueno, ya se te va a dar…”. ¡Me consuelan!", contó Marcelo Polino sobre su camino para adoptar
"Yo trabajo con minoridad en riesgo y estoy en contacto con redes de familias que adoptan… Me transformé en la cara de una problemática que sufre mucha gente. Yo en broma digo que soy como la viuda de la adopción, porque en la calle la gente se me acerca y me dice: “Bueno, ya se te va a dar…”. ¡Me consuelan!", contó Marcelo Polino sobre su camino para adoptar

SEGUIR LEYENDO

Marcelo Polino responde las 12 preguntas a un famoso: “Estoy tan enamorado de mí que no hay espacio para otra persona en mi vida”

Marcelo Polino tiene coronavirus y está con algunos síntomas: “Cuídense, está bravo”

Botón volver arriba