Locales

El represor sanjuanino De Marchi consiguió prisión domiciliaria pero con pulsera de seguridad

El represor Gustavo De Marchi, condenado en San Juan por delitos de lesa humanidad durante la última Dictadura, fue beneficiado por la Cámara Nacional de Casación Penal con la prisión domiciliaria. El militar se encuentra en el Servicio Penitenciario de Ezeiza, donde se contagió de coronavirus. El beneficio no se ha hecho efectivo porque le colocarán una pulsera electrónica, uno de los requerimientos para que pueda estar recluido en su casa. La razón: el represor se fugó de prisión y estuvo dos años prófugo. 

El juez puntano Raúl Fourcade y los jueces Eliana Ratta, Carlos Lascano y Daniel Doffo, del Tribunal Oral Federal le denegaron el pedido de prisión domiliciaria realizada por los abogados del represor en el mes de julio. En ambas causas fue condenado por delitos de lesa humanidad. A estas dos condenas, se le suma un proceso abierto conocido como la mega causa. Pero finalmente la Cámara de Casación Penal dio vuelta las dos resoluciones y De Marchi tendrá prisión domiciliaria. 

El militar se fugó en julio del 2013 junto al represor Jorge Olivera. Los dos habían sido trasladados al hospital militar Cosme Argerich. Dos años después De Marchi fue capturado mientras caminaba en la vía pública. La búsqueda del represor estuvo liderada por el juez recientemente fallecido Claudio Bonadío. Justamente por la fuga le pondrán una pulsera electrónica. 

Según los abogados defensores de De Marchi – Esteban José Chervin y Santiago Bahamondes- el represor tiene varias patologías tales como diabetes, hipertensión arterial, hemorroides y problemas de próstata. Estas razones figuran en el pedido de la domiciliaria. 

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar