Economía

En YPF aseguran que el precio de las naftas está atrasado hasta un 8%

Consultados sobre si el Gobierno estudia aumentos de precios, los ejecutivos de YPF advirtieron que pese a la mayoría estatal de la compañía no participan de esa decisión ( /)

A pesar de la fuerte caída en el precio internacional del petróleo debido al impacto del coronavirus, el precio de la nafta en la Argentina sigue retrasado entre 5% y 8%, según el promedio que se tome para la cotización dada la alta volatilidad. El dato no proviene de ninguna de las petroleras privadas que operan en el mercado sino de YPF, cuyas autoridades presentaron ayer en detalle el balance y proyectos de la compañía en una conferencia telefónica con analistas de inversión de Wall Street. Sin embargo, en ningún momento durante la presentación hubo desde la compañía indicios de una futura suba de precios en los surtidores.

El encuentro marcó el debut de Guillermo Nielsen ante el mercado en su función de presidente de la petrolera, acompañado por el CEO de la empresa, Daniel González, a cargo de explicar en profundidad los números presentados el jueves a última hora, cuando se conoció uno de los peores balances de la década de YPF.

El ejecutivo explicó que las pérdidas de $33.000 millones en 2019 y la caída de los beneficios brutos de 31,1% –el doble de la registrada en 2016, hasta ahora el peor ejercicio–, se debieron mayormente a la caída en el precio del gas en un mercado con sobreoferta, lo que implicó una depreciación de sus activos. También las relacionó con el contexto macroeconómico y las políticas adoptadas para el sector.

El congelamiento de precios dispuesto el año pasado llevó a un atraso de 15% en el valor de los combustibles, que se fue recuperando hasta principios de diciembre mediante sucesivos aumentos en los surtidores.
El congelamiento de precios dispuesto el año pasado llevó a un atraso de 15% en el valor de los combustibles, que se fue recuperando hasta principios de diciembre mediante sucesivos aumentos en los surtidores.

En este sentido, afirmó ante los analistas que el congelamiento de precios dispuesto el año pasado llevó a un atraso de 15% en el valor de los combustibles, que se fue recuperando hasta principios de diciembre mediante sucesivos aumentos en los surtidores. Sin embargo, desde que asumió el nuevo gobierno, el precio de la nafta volvió a quedar congelado, por lo que se mantiene una brecha, aunque el CEO de YPF aseguró que ese desfase mejoró gracias a la baja del precio internacional del petróleo.

“El achicamiento de la brecha desde principios de 2020 es consecuencia de la baja de los precios internacionales y no del aumento de precios local. Actualmente, dependiendo del promedio que se aplique para la cotización internacional dada la alta volatilidad que estamos experimentando, sólo tenemos una brecha del 5% al 8% en los precios de las naftas, mientras que el valor del diésel no necesita ningún aumento”, dijo. El comentario, sin embargo, no implicó una señal de inminentes o eventuales ajustes.

Lejos de eso, al ser consultado específicamente sobre cómo se adaptará en el futuro inmediato la política de precios de la compañía a los movimientos en el mercado internacional, Nielsen respondió que es muy probable que este año estén más vinculados pero, otra vez, puso el énfasis en el hoy bajo nivel de precios a nivel mundial. “Es posible que los precios domésticos estén mucho más conectados con el mercado internacional, en particular con estos muy bajos precios en el mercado internacional. Pero con toda la volatilidad que estamos viendo, no me siento confiado para ir más allá de eso”, afirmó el presidente de la petrolera.

Guillermo Nielsen, presidente de YPF
Guillermo Nielsen, presidente de YPF

“¿Están en el Gobierno teniendo alguna discusión respecto al aumento de gas y combustible?”, preguntó, directo, uno de los analistas presentes. “YPF tiene una mayoría estatal pero es esencialmente privada, no diseñamos políticas, tomamos las políticas del Gobierno y hacemos lo mejor que podemos desde una perspectiva del sector privado”, fue la respuesta de Nielsen que, sin embargo, se animó a asegurar que la actual no es la política definitiva en materia energética sino que su diseño está “en progreso”.

La política de precios no fue la única inquietud de los analistas. Previsiblemente, la parálisis de Vaca Muerta también fue materia de debate. En ese sentido, González aseguró que no hay necesidad de nuevos programas de subsidio para la explotación de gas pero que sí es necesario un mayor nivel de precios, que cayó 20%, para que la operación sea rentable. De acuerdo a los pronósticos de la empresa, hay una sobreoferta del fluido que presionará a la baja aún más los precios, para luego recuperarse. Y, si bien hubo consultas sobre el avance del nuevo marco regulatorio, Nielsen no tuvo ninguna novedad para responder.

Seguí leyendo:

YPF cerró 2019 con una pérdida operativa de más de $33.000 millones y lo atribuyó a la situación macroeconómica

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar