Economía

Hay que cuidar el motor

"Las tarifas bajas generan una red de impacto positivo para el país y su economía", asegura el autor del texto (Kim Kyung Hoon/)

Si pensamos al país como una máquina, podemos decir que el corazón es el motor: la hace vivir, vibrar y funcionar. Nada más ni nada menos. También podemos agregar que ese motor económico puede estar conformado por varias industrias, ramas y sobre todo, por personas, en nuestro caso más de 810 flybondiers que trabajan incansablemente.

Las aerolíneas low cost son parte de ese motor: generan empleo directo e indirecto y contribuimos a las economías regionales y en toda la cadena de valor productiva. Esa es una de las razones por las que estamos en contra de las bandas tarifarias porque creemos que si vuelven, afectarán fuertemente a las provincias, al crecimiento económico y a la reactivación.

Las tarifas bajas generan una red de impacto positivo para el país y su economía. Porque cuando un avión aterriza en una ciudad, cada pasajero que llega en ese vuelo está contribuyendo al turismo, a crear empleo, al desarrollo del lugar y de la provincia, a la producción, a las pymes, y mucho más. Si consideramos que cada pasajero gasta por cada día en promedio $3.500 cuando viaja, y se queda en promedio 4 noches por destino, esta expansión del mercado fortalece las economías regionales.

Estamos convencidos que las aerolíneas low cost somos un motor económico fundamental para el desarrollo de las provincias y del país

Cuando una persona viaja de un lugar a otro genera ingresos y actividad en toda una cadena que abarca también a los pequeños y medianos productores, los emprendedores, la fábrica de alfajores, la bodega, el servicio de guía turístico, el taxi, el remis, la persona que hace empanadas, alquiler de autos, los artesanos y mucho más. Todos ellos también se perjudican si las tarifas aéreas van a ser más caras.

El modelo de negocio es low cost, que quiere decir justamente tarifas bajas. Poder vender pasajes baratos permite seguir invirtiendo, generar más empleo en cada provincia, traer más aviones, conectar a más destinos, en una palabra permitir la libertad de volar a todos los argentinos.

Además de contribuir a las economías regionales, también generamos empleo. Asumimos un compromiso con el mercado laboral: buscamos talentos, abrimos puestos de trabajo pero también potenciamos el desarrollo y crecimiento profesional de nuestros colaboradores. En el caso de Flybondi, solo en el 2022 ingresaron más de 220 personas. Esos puestos de trabajo están en las provincias y ciudades a las que volamos. Este año, ya contratamos personas en Bariloche, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Posadas y Salta.

Cuando un avión aterriza en una ciudad, cada pasajero que llega en ese vuelo está contribuyendo al turismo, a crear empleo, al desarrollo del lugar y de la provincia, a la producción, a las pymes, y mucho más

Estamos convencidos que las aerolíneas low cost somos un motor económico fundamental para el desarrollo de las provincias y del país. Motor que hay que cuidar, potenciar, defender e impulsar.

SEGUIR LEYENDO:

Dólar: el Banco Central gana margen de maniobra por la renovada apreciación de las monedas emergentes

Club de París: el Gobierno espera cerrar el acuerdo en junio y pagar los USD 2.000 millones con más plazo y menos tasa de interés

Tras el feriado, Wall Street espera conocer hoy un indicador clave para los mercados

Botón volver arriba