Economía

Juan Luis Bour: “El crecimiento del empleo en el sector público está creando un problema mayúsculo”

"Buena parte del empleo formal que se contabiliza no fue de empleos privados, sino en la forma de empleo público, aunque no sabemos bien cuántos nuevos empleados públicos han sido formalizados" (Adrián Escandar/)

El desempeño del mercado de trabajo es un buen indicador sobre la vitalidad de la economía cuando se lo analiza en profundidad, porque muchas veces el agregado general de los puestos privados y en la administración pública, como de la porción registrada y de la informal (sin aporte al sistema previsional), pueden dar lugar a una lectura errónea y adoptar medidas de política contrarias a las necesarias para asegurar la mejora de la productividad laboral en particular, y del uso del conjunto de los factores de producción en general; así como el poder adquisitivo de la mayoría de los ocupados.

Así, tanto los últimos datos del Sistema Integrado Previsional Argentino que nutren las series del Ministerio de Trabajo, como los que surgen de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, muestran un notable impulso del empleo. Pero, en el primer caso el fenómeno se concentró en los puestos creados en la administración pública en su conjunto; mientras que en el segundo, predominaron las incorporaciones en negro.

Juan Luis Bour, economista jefe y director de FIEL, analizó ese fenómeno en una nueva entrevista de Infobae y dio su visión para el corto plazo.

_ ¿Cuáles fueron las características más relevantes del mercado de trabajo en 2021?

_ Para comprender lo que nos pasó en términos de empleo en 2020 y 2021 debemos hacer un esfuerzo por entender cómo está operando nuestro mercado laboral. El empleo total -medido a través de las encuestas de hogares de Indec- crece todos los años aun si la economía crece muy poco. Hay dos notorias excepciones que fueron las crisis de 2009 y 2020 en que el empleo total cayó. Durante las frecuentes recesiones de los últimos años en cambio el empleo puede estancarse algún trimestre (ello ocurrió en 2014 y 2018) pero aun en esos periodos no cae en forma apreciable.

“El empleo total -medido a través de las encuestas de hogares de Indec- crece todos los años aun si la economía crece muy poco”

Las razones para este comportamiento “casi siempre’ expansivo son varias: por el lado de la oferta (o sea, de individuos que salen al mercado en búsqueda de ingresos) hay un crecimiento anual cercano al 1% que presiona más allá de cambios que puedan darse en las tasas de actividad -es decir, de cambios en la proporción de individuos que entran al mercado-.

Pero la pregunta es ¿Dónde encuentra empleo ese flujo constante de nuevos trabajadores, en períodos de auge y en las recesiones mismas? La respuesta tiene varias componentes: una es la caída del salario real, ya que menores salarios reales (y por lo tanto menores costos laborales) pueden dar lugar a más espacio para trabajadores en el mercado. Eso sin duda explica parte del “dinamismo” del mercado laboral en los últimos 12 años en que la economía estuvo estancada, pues los salarios reales cayeron casi sin solución de continuidad.

Juan Luis Bour . FIEL
"Menores salarios reales (y por lo tanto menores costos laborales) pueden dar lugar a más espacio para trabajadores en el mercado" (Adrián Escandar/)

El índice de salarios para trabajadores formales (Ripte) cayó poco más de 21% real desde 2013 a 2021, mientras que el IVS (Índice de Variación Salarial) de Indec para trabajadores informales bajó alrededor de 25%. Esta baja de costos laborales, sin embargo, solo sirvió para compensar en parte las pérdidas de productividad del período, y en todo caso explica que la disminución de costos haya permitido mantener empleos menos productivos.

Por lo tanto. para entender el aumento del empleo (más de 11% desde 2013 a 2021) con un nivel de PBI que es menor (casi 5% inferior en 2021 al de 2013), hay que buscar otra explicación. No es que los costos laborales hayan caído -como más arriba indicamos- porque ello solo “sostuvo” empleos menos productivos. La razón es que se crearon y se crean diariamente empleos de muy baja calidad que suman al empleo total, pero agregan poco al producto total y generan bajos ingresos. El nuevo empleo hoy incluye mucho trabajo con bajo capital asociado (cuentapropistas) o de escasa contribución al PBI (empleo piquetero y de empleados públicos). Eso es lo que precisamente pasó desde 2013, y particularmente explica el rebote del empleo en el último año.

“El nuevo empleo hoy incluye mucho trabajo con bajo capital asociado (cuentapropistas) o de escasa contribución al PBI”

Según los datos del sistema de pensiones que solo toman en cuenta empleo “formal”, en el tercer trimestre de 2021 el total de empleados “formales” había crecido en el último año en 318 mil trabajadores. Como la EPH permite estimar un aumento de la población total ocupada urbana de 2,5 millones de personas (1,7 millones si solo consideramos la población urbana de la EPH), el resto del aumento del empleo (entre 1,4 y 2,2 millones de empleos) solo puede haber sido de carácter informal (tanto autónomo como asalariado).

En efecto, son los autónomos quienes “volaron” en la última década y en este año, porque es casi la única forma de obtener un empleo fuera de la contractualidad que impone la legislación laboral argentina. Pero hay algo muy relevante adicional: buena parte del empleo formal que se contabiliza no fue de empleos privados, sino en la forma de empleo público, aunque no sabemos bien cuántos nuevos empleados públicos han sido formalizados.

Juan Luis Bour . FIEL
"Son los autónomos quienes “volaron” en la última década y en este año, porque es casi la única forma de obtener un empleo fuera de la contractualidad que impone la legislación laboral argentina" (Adrián Escandar/)

_ La última Encuesta Permanente de Hogares del Indec, correspondiente al tercer trimestre de 2021, arrojó resultados singulares de notable impulso de las tasas de oferta y demanda laboral, muy superiores a lo que se esperaba según la recuperación heterogénea que mostró el empleo registrado por el SIPA ¿Cuál es su lectura?

_ Las encuestas de hogares y los datos del sistema previsional (SIPA) dicen cosas diferentes, aunque ambas fuentes coinciden en señalar el fuerte aumento del empleo público desde mediados de 2020 a la fecha. Según los datos registrales del SIPA en el tercer trimestre de 2021 hay unos 96 mil empleos adicionales (3% de aumento), pero la EPH muestra un aumento de más de 11% a partir de los datos de la Tabla 1.5 del parte de prensa del Indec, y dado el aumento de la ocupación total, lo que implica 363 mil empleos adicionales al extenderse a toda la población urbana.

El crecimiento del empleo en el sector público a tasas elevadas es consistente con el aumento del gasto salarial registrado a través de las planillas del Sector Público no Financiero: en el trimestre septiembre-noviembre de 2021 el gasto salarial nominal creció más de 76% anual, bien por arriba de la “normalización” salarial del período.

“El crecimiento del empleo en el sector público a tasas elevadas es consistente con el aumento del gasto salarial registrado”

Si el empleo público aumenta en términos netos (es decir, por sobre las desvinculaciones) a un ritmo del 3% anual tenemos un problema, sin dudas, porque estamos acumulando empleo improductivo en casi cualquier definición que se formule de productividad. Si el crecimiento es a tasas del 11% anual se está creando un problema mayúsculo, pues se acumula empleo en un sector de baja productividad que podría asignarse a otras actividades, y se eleva el precio de reserva de la mano de obra, con lo que muchas actividades no podrán competir.

De hecho, no extraña que la combinación de empleo reservado para el Estado junto con regulaciones anti-empleo lleven a un muy bajo crecimiento de los puestos asalariados privado formal, que de acuerdo con datos del SIPA aún se encuentra 100 mil puestos por abajo de cualquier registro prepandémico desde 2012. Y eso que el empleo total creció 11% según Indec.

Lo más probable es que este escenario sin aumento de empleo asalariado privado formal, con crecimiento vigoroso de empleo autónomo e informal en el sector privado y aumento acelerado del empleo público, lleve a una nueva caída en la productividad total factorial de la economía (TFP) y a un aumento de la desigualdad de ingresos.

Juan Luis Bour . FIEL
"Lo más probable es que este escenario sin aumento de empleo asalariado privado formal, con crecimiento vigoroso de empleo autónomo e informal en el sector privado y aumento acelerado del empleo público, lleve a una nueva caída en la productividad" (Adrián Escandar/)

_ ¿Por qué cree que si el mercado laboral, según los datos del Indec, ya superó los niveles de precrisis sanitaria, el Gobierno decidió impulsar el programa “fomentar trabajo” para mayores de 18 años que encuentran dificultades para pasar de monotributista y empleado bajo el régimen de casas particular a una actividad con mayor perspectiva?

_ El Gobierno parece tener el objetivo de maximizar la creación de cualquier forma de empleo, independientemente de la calidad o del financiamiento disponible. Y al mismo tiempo que desestimula el empleo formal privado asalariado busca “reconvertir” monotributistas en asalariados privados. Vamos a chocar otra vez con la realidad, y probablemente le van a echar la culpa a las empresas privadas que “no quieren” crear empleo. Antes de seguir en esta cruzada, el ministro de Trabajo debería preguntarse cuáles son las razones del fracaso laboral de la Argentina, un país en el que de los 18,6 millones de ocupados urbanos apenas 5,6 millones trabajan como asalariados privados formales, mientras que 7,1 millones son informales, otros 2,5 millones son cuentapropistas muy próximos de la informalidad, y el resto son empleados “de por vida” en el sector público.

“El Gobierno parece tener el objetivo de maximizar la creación de cualquier forma de empleo, independientemente de la calidad o del financiamiento disponible”

Más que armar programas ad-hoc que fracasarán se deberían repensar las reglas para que más empresas demanden trabajo de calidad.

_ ¿Ayudará a impulsar la oferta de puestos de trabajo por parte de las empresas la decisión de reducir gradualmente desde enero 2022 la tasa de impuesto a los despidos, hasta su extinción en junio próximo?

_ La política de aumentar los costos de despido desde el inicio de la gestión, llevándolos al infinito desde la pandemia, es responsable de que la recuperación del PBI en 2021 no haya permitido un aumento significativo del empleo de calidad. Por lo tanto, prohibiciones mediante, todo el incremento de los puestos de trabajo fue por mecanismos no contractuales (cuentapropistas e informales) y clientelares (empleo público). Ahora, al reducir el castigo al despido el impacto sobre el empleo también será limitado, porque siempre queda el antecedente de haber prohibido. Esta política es la “mancha venenosa” que arrastra el kirchnerismo en materia laboral, al haber aplicado una medida restrictiva por 5 años al comienzo de su gestión en 2003 y nuevamente desde 2019 cuando recuperó la presidencia.

“Al reducir el castigo al despido el impacto sobre el empleo también será limitado, porque siempre queda el antecedente de haber prohibido”

_ ¿Qué cabe esperar para 2022 en el mercado laboral, y en la economía en general?

_ La economía está desacelerando y crecerá poco en 2022, quizás hasta 2%, con lo que el empleo también crecerá a mucho menor ritmo. Con una elasticidad empleo/PBI próxima a 1, podría registrarse un crecimiento de la ocupación cercano a 2% promedio anual, dejando la tasa de desempleo sin muchos cambios. El problema es que seguirá aumentando la participación del empleo de baja calidad. Ya tenemos anuncios de fuertes incrementos en el empleo público en Provincia de Buenos Aires, Santa Cruz y PAMI, que serán imitados por otras jurisdicciones y organismos con lo que se está cristalizando una estructura que deberá ser indefectiblemente reestructurada para generar espacio al sector privado. A ello se suman empleos extraordinariamente precarios y de baja productividad.

Y no debemos olvidar que, si la estrategia de convivir con la mediocridad en materia de productividad y empleo se quiere prolongar al 2023, el desafío de reconstruir las instituciones de mercado será muy duro para todos los argentinos sin excepción.

Fotos: Adrián Escandar

SEGUIR LEYENDO:

Los salarios subieron 4% en octubre y le ganaron a la inflación

Por cada nuevo empleo registrado en 2021 se generaron más de ocho en negro

Dólar blue: advierten que la suba del billete genera mayor expectativa de devaluación e inflación futura

Catarsis de empresarios vía Whatsapp: desazón y enojo por el constante avance de la presión impositiva

Botón volver arriba