Espectáculo

Kaleb Di Masi, íntimo: “Hoy hay más chicos que quieren ser artistas antes que salir a robar”

Una y otra vez, su perro se hace escuchar por toda la casa, entre ladrido y ladrido él espera el momento justo, una pausa, un silencio, el instante para poder cantar. Encerrado en su pieza, un joven Kaleb Di Masi trata de aislarse lo más posible mientras sueña con los escenarios. Trabaja, explora y crea metido en su castillo de ilusión, porque fuera de esas cuatro paredes pocos creen en él. Ahora, cinco años después, ya no es un chico que ‘juega con su micrófono’ en el barrio de Pablo Podestá, provincia de Buenos Aires. Su nombre se volvió tendencia del verano argentino y europeo, sus temas lideran los charts en Italia y España, y su hit –”Hace Calor”–, producido por Omar Varela, logró disco de Doble Platino con millones de reproducciones en las plataformas.

Con esa mirada, trata de repartir el buen presente musical entre toda su familia, aunque hubo momentos en los que ni ellos imaginaban que algo así pasaría. “Ni mamá ni papá creían que esto iba a pasar, solamente yo. Era el loquito que estaba encerrado en la pieza grabando, esperando que la perra no ladre pensando que un día iba a estar cantando para 15.000 personas, o que me iba a ir a Europa”, recuerda el referente del RKT que viene de pisar el viejo continente con su Turreo Místico World Tour.

Milán, Nápoles, Florencia, Londres, Barcelona, París, lo que alguna vez parecía un sueño se volvió una gira internacional. Contra las barreras del idioma, el cantante llegó a todo el mundo con éxitos como ‘Matatán’, ‘Turraca’ y sobre todo ‘Hace Calor Remix’, tema en el que colabora con Sfera Ebbasta y le abrió las puertas a la tierra italiana.

“Hoy hay más chicos que quieren ser artistas antes que salir a robar”, afirma Kaleb Di Masi.

En 2021 saltó a la fama tras lanzar su sencillo "Turraka Remix" junto a Ecko, Papichamp y Blunted Vato (90 millones de reproducciones en YouTube) y logró posicionarse en el puesto número 1 de Billboard Argentina Hot 100

Te puede interesar: La contundente respuesta de L-Gante ante la aparición pública de su padre biológico

“No me lo había imaginado, fue algo que se voló y la verdad que estoy sorprendido. Cada día digo, ‘mira, estoy sonando en un país que no es el mío y mis oyentes de Spotify hoy son más de Italia que Argentina’. Mi música se volvió mundial”, dice el joven de 23 años con una sonrisa de punta a punta.

Pero más allá del éxito, la fama y los millones de seguidores, no se deja deslumbrar por las luces. En su mente sigue teniendo una sola preocupación, su familia: “Gracias a ellos no me faltó nada y si faltaba nunca me di cuenta, sea poco lo que había o no ellos hacían que parezca un montón. Ahora con esto quiero ayudarlos, mi sueño es comprarle una casa a mi mamá. Incluso le dije, ‘ma, si querés dejar de trabajar dejá y yo te doy plata todos los meses para que vos estés tranquila’”.

Sin embargo, detrás de tantos logros se esconde algo mucho más grande. Una mezcla de hambre y ansiedad por ‘estar’, liderar los charts y ser el número 1°, la cual no siempre pudo ser bien manejada. “Soy muy ansioso, quiero sacar música todo el tiempo, y hubo una época que me descontrolaba, subía uno o dos temas en una semana, creo que he llegado a subir tres y a mi discográfica le pedía cosas de un día para el otro. Había veces que no subía tema por semanas y veía a los pibes en tendencia, rompiendo, y uno siempre quiere estar ahí también. Ahora estoy más relajado, aprendí a ser menos ansioso, vi que a la gente le gusta más algo elaborado”, reflexiona el artista que empezó como DJ a los 12 años y luego comenzó a hacer freestyle en las plazas de su barrio, llegando a competir en batallas como “El Quinto Escalón”.

“L-Gante es muy humilde, somos amigos, aunque competimos sanamente y hasta estuvimos peleados”, revela Di Masi.

Su relación con L-Gante

Tiempo después, con la mente puesta en crear su propia música, decidió crear él mismo los beats sus canciones, hasta que un día la suerte le sonrió. Sus temas apenas alcanzaban las miles de reproducciones cuando un colega de la escena, Bruno LC, lo subió a su canal y este comenzó a viralizarse. Fue tanto el impacto que llamó la atención de L-Gante, quien comenzaba a surgir como figura. El ritmo de aquella canción, ‘Pompa pa tra’, provocó que el abanderado del RKT invitara a Kaleb a hacer un remix. Sin saberlo, ni buscarlo, Elian se convirtió en una figura clave para que su carrera despegue.

Y si bien ahora ambos comparten el éxito de la escena, todo empezó a raíz de una rivalidad. Como si se tratara del River – Boca del RKT, Kaleb y L-Gante buscaban disputarse la cima del género, a punto tal que sus seguidores y el ambiente los llevó a confrontar, así lo relata el joven de Pablo Podestá: “Ahora también competimos pero sanamente, le doy pelea, pero tuvimos nuestros momentos. Viste como es la gente, ‘Kaleb, L-Gante te dijo esto, viste lo que dijo L-Gante en tu vivo, viste lo que dijo Kaleb en tu vivo’. Como que la gente es la que arma esa rivalidad, y estábamos peleados, hasta que un día me invitó a un Movistar Arena de él, y nos arreglamos en medio de toda la gente, fue épico. Ahí quedó la mejor y nos quedó claro que no competimos. Incluso sacamos un tema, ‘Castigar’. Y ahora somos amigos”.

Ahora, dos años después de aquel tema juntos, el artista revela cómo es trabajar con L-Gante: “Es un cago de risa, un capo, la verdad que humilde. Es como un amigo porque laburando con él siento que no laburo. Hoy en día los dos estamos bien posicionados y hablamos de todo lo que logramos, lo felicité por lo que está haciendo. Él es el exponente de RKT más grande de acá y estoy contento por eso”.

Te puede interesar: L-Gante habló del comienzo de su relación con Wanda Nara: “Nunca hice marketing de nada”

L-Gante
L-Gante fue una figura clave en la carrera de Kaleb Di Masi

Desde entonces también busca dar una mano a nuevos artistas que surjan en la escena. “Creo que hoy hay más chicos que quieren ser artistas antes que salir a robar, hay muchos que hoy en día están haciendo música y con lo poco que tienen se las arreglan”.

El camino a la cima no solo estuvo marcado por cambios internos, el joven empezó a cargar una mochila mucho más pesada, la de convertirse en un ejemplo a seguir. Desde grandes hasta chicos, el público de sus redes no tiene límite de edad y por eso, pensando en estos últimos, decidió dar vuelta su vida. “Tuve que cambiar mucho de mí para llegar a hacerlo bien, por ejemplo no salir tanto fumando en las historias. ‘No salir mal’, que eso mi mamá me lo impuso como educación, siempre me enseñó a dar un buen ejemplo. También para que las madres de los nenes que me siguen sepan que están escuchando a alguien que tiene neuronas”, afirma el joven de 23 años que ya colaboró con Cazzu, L-Gante, Lit Killah, Ecko y Rey.

De todas maneras, Di Masi tiene su opinión formada sobre el tema: “No incito nunca nada, incluso trato de decirle a la gente que no lo haga, que se cuide, pero si tengo una opinión formada, estoy a favor de lo que es la marihuana. Ojalá un día podamos subirlo y que la gente no lo vea mal, pero como digo, el cigarro hace peor y la gente si fumo un cigarro en una historia no se me va a enojar, porque es algo hago común hoy en día”.

De a poco, paso tras paso, y sin bajar los brazos, fue escalando en la escena. Pero, ¿cómo y cuándo podía llamarse artista profesional? ¿Lo decidirían la cantidad de reproducciones?¿Las ganancias?¿Los seguidores en redes?¿La cantidad de gente en los shows? No, para Kaleb ese momento, esa ficha, cayó una tarde en la grabación previa de un nuevo video y fue como un cachetazo de realidad.

Kaleb Di Masi
El artista presentó su "Turreo Místico World Tour", comenzando por Europa, Italia (Milán junto a Sfera Ebbasta, Nápoles, Potenza, Florencia y Módena), Inglaterra (Londres), España (Barcelona) y Francia (París)

Con el teléfono en lo alto, y de cara a sus miles de seguidores, pasaba hora, lugar y convocaba a quien quisiera sumarse a la realización de su nuevo video. Respuestas, reacciones, y una multitud que comenzaba a agolparse parecían descontrolar la situación. “Sentí ese cambio cuando empezamos a aumentar la calidad de los vídeos, cuando no podíamos grabar en la calle porque venía mucha gente, cuando se descontrolaba todo. A partir de ahí fue como ‘che, tenemos que ser más profesionales, no tirar una historia y decir caigan los que quieran al vídeo’”, cuenta Di Masi.

Pero así como disfruta de la fama y la fiesta, también de la calma y la paz con la familia y amigos. Las dos vidas de Caleb Nahuel Di Masi divididas por el escenario. Al punto que ese lado artístico llegó a convertirse en un personaje. De día uno y de noche otro.

Mientras uno pensaba en sus amigos, novia y familia, el otro se centraba en la música, la fiesta y la carrera. Fue la forma que encontró de que la fama no invadiera su vida, y si bien esto sirvió por un tiempo, ahora busca que sean ‘uno solo’: ”Trato de lograr eso, pero hay veces que me salgo de personaje, si tengo show me lo pongo. Cuando voy a ver a mi mamá soy Caleb con C. Cuando estoy con mi equipo de trabajo me tengo que poner en el papel, tengo que pensar como Kaleb Di Masi, como el artista, para ver cuál es el siguiente paso”.

Kaleb Di Masi
El referente del RKT actualmente es escuchado todos los meses por más 5 millones de fans en Spotify de Argentina, Chile, Italia y España (prensa Kaleb Di Masi)

Está en su caminar, en la forma de hablar, pero más que nada en su tono de voz, una de las diferencias entre los dos Kaleb. Ese timbre, un sonido tan particular que nació de un juego con un amigo. “Fue muy de la nada porque surgió con mi compañero en el colegio, jodíamos mucho con las publicidades tipo ‘Quilmes, sabor del encuentro’. Y un día en mi estudio hice una base y empecé a meter voz gruesa, gruesa, gruesa, e hice un tema que se llama ‘Perreo TikTok’”, explica Di Masi.

Ese tono se transformó en su sello característico, aunque al principio no fue muy bien aceptado por el público ya que muchas veces, la gente desconfiaba que esa fuera su voz real. “Empecé a usar la voz gruesa y veía que la gente no me creía que era yo o hasta me han llegado a abuchear en los primeros shows porque pensaban que estaba haciendo playback, y es mi voz. Yo creo que es un don que me dieron porque no sé cómo lo hago”, revela el joven.

Ahora, es todo lo contrario, vaya donde vaya muchos le piden que haga ‘la voz’. Así, el artista continúa escalando en la escena, conquistando nuevo espacios y llevando su música a nuevos niveles.

Seguir leyendo:

La contundente respuesta de L-Gante ante la aparición pública de su padre biológico

Chio, el hijo de Gilda que sobrevivió al accidente: “26 años después encontré a ese nene que fui antes de la tragedia, y le pedí disculpas”

L-Gante habló del comienzo de su relación con Wanda Nara: “Nunca hice marketing de nada”

Botón volver arriba