Economía

La Argentina es el país con menor cantidad de vuelos de cabotaje por habitante de América Latina

El Foro Argentino de Consultores y Empresas de Viajes (Facve) desarrolló un diagnóstico del mercado aéreo argentino en el cual se revela que el país tiene la menor cantidad de vuelos de cabotaje por habitante de la región.

“Históricamente, el mercado aéreo doméstico argentino se caracterizó por un menor nivel de desarrollo respecto al alcanzado por muchas otras naciones latinoamericanas”, expresa el documento. Menor cantidad de rutas, menos frecuencias, escaso desarrollo de la infraestructura aeroportuaria, menor cantidad de aerolíneas operando y pasajes más caros son algunas de las características que se destacan hace varias décadas.

Por ejemplo países como Chile y Colombia registraron 0,41 viajes por habitante en los meses acumulados entre noviembre de 2020 y octubre de 2021, mientras que en Argentina se registró sólo un 0,10. Para decirlo de otra forma, en el país se transportó proporcionalmente sólo la cuarta parte de las personas que en esas otras dos naciones de la región.

Otro de los puntos que resalta Facve sobre el mercado doméstico es la falta de competitividad y los altos niveles de concentración: “Mientras en Argentina la primera empresa del mercado de cabotaje explicó el 71,2% de los pasajeros transportados en 2021, en Colombia, sólo el 55,5%, en Chile, 58%, en Perú, 57%, y en Brasil, 35,2%. En resumidas cuentas, el mercado de cabotaje argentino se caracteriza por su reducido tamaño y su escasa competencia”.

Facve
Cuadro analítico sobre los mercados aerocomerciales domésticos de los países de la región. (Fuente: Facve en base a información de Aerocivil (Col), JAC (Chile), ANAC (Brasil), DGAC (Perú), ANAC (Argentina) y la población del Banco Mundial)

Por supuesto que al hablar del mercado aerocomercial, no puede pasarse por alto el impacto de la pandemia de Covid-19. La crisis sanitaria planteó severos problemas para las aerolíneas y pasajeros de todo el mundo, que vieron un mercado totalmente paralizado que dejó sin ingresos a las empresas de toda la cadena de valor y con una incertidumbre absoluta sobre cuándo podría volver la actividad.

En Argentina se vivieron 7 meses sin vuelos de cabotaje -entre el 19 de marzo y el 21 de octubre de 2020- y las programaciones internacionales recién se fueron rehabilitando lentamente desde aquel entonces.

Sumado a este panorama, en el 2020, tres de las más importantes compañías aéreas del mercado de cabotaje dejaron de operar en Argentina: Latam, Norwegian y Andes. Esto significó una profundización en la falta de competencia local y una pérdida de rutas aéreas, ya que ninguna otra compañía las ocupa actualmente.

La salida que más impactó al mercado de cabotaje argentino fue la de Latam, la segunda empresa más importante en vuelos de cabotaje, con 2,3 millones de pasajeros transportados en 2019 (15,8% del total). Hasta marzo de 2020 volaba desde y hacia 12 destinos domésticos, a saber: Buenos Aires, Iguazú, Bariloche, Salta, Tucumán, Mendoza, Córdoba, Neuquén, Comodoro Rivadavia, Río Gallegos, Calafate y Ushuaia.

Estas salidas hicieron que se reduzca fuertemente la oferta de vuelos, lo que, siguiendo la ley de la oferta y la demanda, hizo que aumenten los precios, se ajuste el mercado aéreo de vuelos y, como ya se dijo, se acentúe aún más la concentración.

Facve
Cuadro con los porcentajes del mercado doméstico de cada aerolínea que opera en el país, comparativa entre 2019 y 2021. (Fuente: Facve en base a información de ANAC)

En el cuadro precedente que elaboró Facve, se ve cómo el mercado de cabotaje sufrió una estrepitosa caída del 65,4% en la cantidad de pasajeros transportados al comparar ambos años. “En 2021 el tamaño del mercado fue un tercio del registrado en 2019″, dijeron. Además, remarcaron que el año previo a la pandemia tampoco había sido muy “bueno” debido a la crisis económica y cambiaria que padeció la Argentina a partir de abril de 2018.

Sin embargo, el mercado aerocomercial argentino ya pasó el peor momento de la pandemia y lentamente se encamina a su recuperación. “Durante todo el 2021 la actividad aérea fue creciendo persistentemente desde la segunda ola de contagios (mayo-junio) a la actualidad”, expresaron desde Facve.

“La sólida recuperación de la actividad obedece a la superación de los peores momentos de la pandemia y al destacable impulso brindado por el programa PreViaje del Gobierno Nacional, que sirvió para motorizar la actividad turística en todo el país”, remarcaron. Además, destacaron que los dos años de pandemia generaron una demanda contenida de servicios de transporte aéreo, que durante los próximos meses continuaría impulsando el mercado a tal punto que puede superar los niveles de demanda previos a la pandemia.

No obstante, la Argentina es uno de los países de América del Sur donde menos se ha recuperado la actividad de cabotaje. Así lo expresa el siguiente gráfico que elaboraron en Facve con datos de FlightRadar.

Facve
Vuelos de cabotaje en América del Sur entre 2020 y 2021 expresados en porcentajes del promedio de vuelos del año 2019. (Fuente: Facve en base a estadísticas de Flight Radar)

Del gráfico anterior se puede ver cómo la Argentina fue el país de la región que más tardó en re-habilitar los vuelos domésticos y como también es el que está, a noviembre de 2021, más alejado del nivel de 2019, con sólo el 34% de los niveles de cabotaje de la prepandemia.

Todo este contexto descrito, con una baja cantidad de vuelos y una pobre competencia hicieron que aumenten bruscamente los precios de los pasajes aéreos domésticos. “A lo largo de estos últimos dos años, las tarifas de los vuelos de cabotaje en Argentina crecieron muy por encima del nivel general de inflación”, afirman desde Facve, en base a un informe del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba (IIE-BCB), que ya había sido analizado por Infobae.

Entre los resultados de dicho análisis se destaca que las tarifas de cabotaje aumentaron un 114,6% en términos reales -es decir, descontando la inflación- entre noviembre de 2019 y el mismo mes de 2021. Valuados en dólares, los precios de los aéreos domésticos subieron un 162% el ese mismo período, lo que le resta sustancialmente competitividad a la Argentina como destino turístico internacional. En el informe de Facve se dan dos ejemplos: un pasaje aéreo de cabotaje desde Bariloche a Buenos Aires valía $2.500 en noviembre de 2019 y $11.000 en noviembre de 2021, es decir que en términos reales sufrió una variación del 114,6% y, en base al dólar oficial, de 162,1%. Por otro lado, un vuelo desde Buenos Aires hacia Iguazú pasó de valer $2.100 a $9.500, un aumento del 120,6% en términos reales y de 169,4% en dólares.

Facve
En este gráfico se puede observar como durante 2021 los niveles de cabotaje se están recuperando pero aún están lejos de los valores de 2019. (Fuente: Facve en base a estadísticas de la ANAC)

Según Facve durante 2022 la situación se irá complicando debido a que la demanda aumentará y el mercado doméstico no podrá satisfacerla debido a su escasez de oferta, esto derivaría en una mayor presión inflacionaria sobre las tarifas. Y aclaran que esto sucederá incluso después del verano sudamericano, ya que el mercado local se caracteriza por una relativa estabilidad mensual.

Posibles soluciones

Al final del documento Facve propone una serie de políticas para mejorar el sistema aéreo de cabotaje. En primer término, la entidad planteó que el país debe recuperar los niveles de vuelos domésticos que tenía antes de la pandemia, es decir, aumentar la cantidad de rutas y frecuencias. En segundo lugar, se debería evitar un mayor encarecimiento de las tarifas de los pasajes para que más usuarios puedan acceder a viajar en avión.

Convencidos de que desde Facve deben aportar soluciones y no sólo analizar la situación, proponen concretamente una serie de medidas, a saber:

– Diseñar e implementar un esquema de incentivos para estimular la ampliación de la oferta de vuelos a las aerolíneas que ya operan en el mercado de cabotaje y para generar el ingreso de nuevas compañías al mercado.

– Desarrollar un marco de reglas claras y sostenidas en el tiempo que otorguen previsibilidad a los diferentes actores del mercado como forma de alentar nuevas inversiones que permitan un mayor desarrollo de toda la actividad.

– Crear una mesa de diálogo y coordinación en el ámbito del Ministerio de Transporte que incluya a las aerolíneas que operan en el mercado argentino -y con aquellas interesadas en ingresar- para consensuar la determinación de las bandas tarifarias.

SEGUIR LEYENDO

Iba a conquistar Argentina desde Brasil, pero nunca despegó: la historia de la línea aérea que nació de una empresa de colectivos

Duro análisis del Financial Times: un default al FMI dejaría a la Argentina como “un paria financiero internacional”

Qué alternativas tiene el Gobierno si no firma el acuerdo con el FMI antes del próximo vencimiento de marzo

Botón volver arriba