Economía

La Argentina y la región corren riesgo de salida de dólares tras la decisión de la FED de vender bonos

Imagen de archivo de la sede de la Reserva Federal en Washington, EEUU. REUTERS/Joshua Roberts (Joshua Roberts/)

Los bonos en dólares que más movimiento tuvieron son los que están bajo ley argentina. La demanda de los AL30 y GD30 para comprar y vender dólares financieros, llegó a USD 100 millones.

Todo parte de una gimnasia que se practica ante la volatilidad de los mercados: entrar y salir rápido de cualquier activo de riesgo.

Las Bolsas de Nueva York padecen ese síntoma. Apenas un papel se dispara, es vendido al final de la rueda o a principios del día siguiente haciendo que caigan. Cuando están en el piso aparecen los compradores de ocasión que esperan que vuelvan a subir para venderlos.

Este movimiento de los grandes jugadores es lo que ha convertido a todos los mercados en una ruleta rusa. Pasó con los AL30 y los GD30 hace un tiempo. Cuando todos celebraban la recuperación, volvieron al punto de partida y tocaron pisos que no conocía antes con la consiguiente resurrección de los dólares financieros.

Estos bonos son los elegidos por los que se anticiparon a la suba de tasas de los Estados Unidos y compraron cuando estaban a poco más de 27%, es decir cercanos al valor de default.

El AL30D (en dólares) el lunes estaba USD 27,50. Ayer cerrò a USD 32,30. El GD30D subió 1,82%. La revalorización de estos bonos hizo que el dólar MEP perdiera $3,92 (-1,92%) y cerrara en $203,57. El contado con liquidación bajó $3,15 (-1,8%) al cotizar a $204,89.

El “blue” casi sin demanda, cedió $2,50 a $201.

Cedió el blue
Cedió el blue (AGUSTIN MARCARIAN/)

En la plaza mayorista, el Banco Central atenuó el ritmo de devaluación. En lo que va de mayo el promedio es de 3,7% mensual lo que le da un ritmo efectivo anual de 54,6% que se contradice con 69% anual que opera en el mercado de futuros. El cepo trastoca los valores y por eso se arbitra con los bonos linked dollar, que ajustan por el dólar mayorista oficial, para ganar con la tasa.

Lo cierto es que el dólar mayorista subió ayer 14 centavos a $116,02 y el Banco Central, sacrificando nuevamente la venta a importadores, se alzó con USD 90 millones que hicieron que las reservas subieran 54 millones a USD 42.171 millones. En lo que va del mes compró 330 millones y las reservas aumentaron USD 136 millones, menos de la mitad de lo que adquirió.

Los bonos indexados, por su parte, siguen demandados. El Boncer 2023 subió 0,21% y el que vence en 2024, 0,54% con un elevado volumen de negocios porque tiene una gran diferencia de paridad. La mayor confianza la genera el Boncer 23 porque vence durante esta gestión. Por eso su sobretasa es -5,28% contra +2,53% del 2024. La desconfianza es tan grande que la tasa de rendimiento actual del 2024 supera a la de emisión de CER (inflación) + 1,5% anual.

Los bonos de la deuda, pasado los efectos de la suba de tasas de 0,50 puntos en Estados Unidos, tuvieron alzas de hasta 3% y el riesgo país bajó 45 unidades a 1.750 puntos básicos.

La Bolsa, comenzó con el mismo espíritu negativo que las de Nueva York. Pero cuando Jerome Powell, el titular de la Reserva Federal (FED), el Banco Central de Estados Unidos, sugirió que las próximas subas no excederían 0,50 puntos, las acciones se dieron vuelta y aumentaron en forma de serrucho, con altibajos.

En la Bolsa local, donde se operaron escasos $850 millones, el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, llegó a estar 1,30% abajo. Después del anuncio de Powell, los precios se reacomodaron y el indicador terminó con una leve caída de 0,20%.

Los ADR’s -certificados de tenencia de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- tuvieron un buen monto de negocios. Las operaciones sumaron $3.656 millones. Los ganadores fueron Central Puerto (+3,30), YPF (+3,29) y MercadoLibre (+2,67%).

Para hoy se espera otra rueda agitada. El fantasma de la suba de las tasas de interés está descontado. El problema es que el dólar ayer tuvo su mayor caída en dos semanas al perder casi 1% frente a las 6 principales monedas del mundo, mientras las tasas de los bonos del Tesoro norteamericano se mantienen por encima de 2,90%.

Pero como la FED va a vender estos bonos junto a los de hipotecas a un ritmo de USD 47 mil millones mensuales durante tres meses, y después aumentará el ritmo de venta a USD 97 mil millones por mes hasta liquidar el stock de USD 9 billones, los títulos seguirán perdiendo valor y su tasa de retorno puede aumentar considerablemente lo que generará un problema a la Argentina y a la región porque los dólares irán hacia el norte atraídos por las mayores tasas de los bonos más seguros del mundo.

SEGUIR LEYENDO:

El Gabinete estuvo reunido más de dos horas en medio de la interna: “Nosotros no odiamos a nadie”, aseguró Manzur

El Gobierno teme que la interna con el kirchnerismo duro le quite fuerza al programa económico

¿La economía vuela?: el Gobierno festeja los datos de abril, pero el acuerdo con el FMI obligará a un frenazo

Sergio Massa intenta mediar en la interna oficialista: se reunió con Cristina Kirchner y ahora almuerza en Casa Rosada con el Presidente

Botón volver arriba