Espectáculo

La lucha de Martín Carrizo contra la esclerosis lateral amiotrófica: “Me siento muy mal de domingo a domingo, las 24 horas”

Martín Carrizo (Instagram Martín Carrizo)

“¡Hola amores! Estoy en el mismo infierno, muy agotado, para poder explicar gráficamente el 1% de lo que siento todo el día. Es como si estuviera acostado en el piso y un elefante parado arriba mío sin moverse y una de sus patas en mi cara, a eso sumamos el dolor de mis tobillos, pies, manos, muñecas y venas. Si me encuentro escribiendo esto para todos es porque soy un cabeza dura y mientras escucho a Los Abuelos de la Nada sigo queriendo mi recuperación”.

Las palabras le pertenecen a Martín Carrizo, el reconocido baterista de ANIMAL, Gustavo Cerati y el Indio Solari, quien narró en las últimas horas, a través de su cuenta de Instagram, cómo se encuentra de salud. Hacía varios meses que no se refería a su lucha diaria contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y, como él mismo manifestó en el posteo, ahora quiso contar el momento que está atravesando.

La ELA es una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular que se origina cuando las células del sistema nervioso -llamadas motoneuronas- disminuyen gradualmente su funcionamiento y mueren, con lo que provoca una parálisis muscular progresiva. Contra eso lucha Martín con toda su fuerza y voluntad.

“Si tenés ganas armemos una mini entrevista. Estoy con ganas de contar un poco todo lo que estoy viviendo y me gusta a través tuyo para Infobae”, me expresa por WhatsApp cuando le escribo para enviarle fuerzas luego de ver su publicación. Es pertinente recordar que en octubre del año pasado el baterista habló con este medio y también manifestar que, más allá de las preguntas que uno pueda hacerle, la idea era que el músico contara libremente todo lo que quisiera.

Martín Carrizo
El posteo de Martín Carrizo en Instagram

— Lo primero es preguntarte cómo te sentís. Mucha gente se preocupó porque en las últimas horas publicaste en Instagram que estás en el mismo infierno y muy agotado.

— Me siento muy mal de domingo a domingo las 24 horas, mientras estoy despierto, sentado en un sillón 12 horas por día, lucho constantemente por no ahogarme, ya que me cuesta mucho tragar y respirar. Tengo un dolor crónico en los pies, en las manos y esa sensación horrible de hormigueo cuando se te duerme alguna parte del cuerpo por mala posición. Yo estoy así todo el día, y mejor no sigo contándote… Esto es solo un pantallazo rápido.

Si esto no es el infierno, ¿el infierno dónde está? También estoy con una ceja levantada. Siento que en esta lucha no se mete ni Dios, si no, no entiendo como me abandonó así. Por ahora no quiero seguir profundizando, yo observo el partido y hay muchas cosas que no me cierran.

— ¿Cómo es tu día a día? ¿Estás haciendo algún tratamiento en el país luego del que realizaste en Miami?

— Espero no aburrirte con mi día a día. Arranco a las 8:30 con el desayuno, a las 10:30 me sacan al jardín, ahí tomo un poco de sol y pongo los pies en el pasto. Luego me baño y espero a las 14:30 para almorzar. En el medio me preparan un jugo de manzana verde, kiwi, pepino y apio. A mitad de la tarde otro juguito y espero a las 21:00 para cenar.

Mi hijo Benja hace un mes se comunicó con un nutricionista vía Instagram y estamos trabajando básicamente con la alimentación, el orden en los horarios, el sol y los pies en el pasto. Eso es todo lo que estoy haciendo actualmente y, antes de dormir, escucho una meditación que me hizo un amigo que quiero mucho y es un gran músico: Feco Escofet. También le hago consultas a Domingo, un medico clínico espectacular; y ya me di las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19.

— ¿Podés recordarle a la gente cuándo te detectaron la enfermedad, cuáles fueron los primeros síntomas y en qué consistió el tratamiento que hiciste en Miami?

— A fines del 2015 comencé a sentir una debilidad tremenda en mis manos, al punto de no poder abrir una botella de agua mineral, no podía poner en marcha mi vehículo y ya me empezaba a caer al piso. Y, cuando me caía, me resultaba muy difícil levantarme. Dios mío, qué pesadilla. La puta madre.

Básicamente el tratamiento era muy prometedor, consistía en unas aplicaciones en los músculos para que vuelvan a tomar su tamaño normal, ya que esta cosa se come mis músculos. Una vez que recobraba el tamaño, la esperanza estaba puesta en recobrar el movimiento. Lamentablemente no ocurrió. Me comí literalmente 5.000 inyecciones aproximadamente. Faltó que me pongan en los huevos y en los ojos. Después hasta en la lengua me pusieron…

Martín Carrizo
Martín Carrizo había publicado una foto cuando recibió una de las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19. Tiene ambas (Instagram Martín Carrizo)

— Sé que los costos son muy altos, ¿pero está la chance de volver a Miami o barajaste alguna otra posibilidad?

— Los costos son realmente imposibles. No sólo el tratamiento, si no también vivir allá. Igual ya transité ese camino. Lamentablemente a mi no me funcionó pero quiero destacar y agradecer a Amy, Jessi, el doctor Ferro, Kyle y Vane, que fue el equipo que trabajó sin descanso un año sufriendo, riendo y acompañándome a mi y a Noe; llenos de ganas de poder revertir mi estado.

Por ahora no hay nada firme a la vista que se pueda hacer, como dije anteriormente. Gracias a la campaña que hizo Ceci, mi bella hermana, y las miles de personas que pusieron su granito de arena, incluyendo un tremendo show a beneficio de los chicos de Los Fundamentalistas, Lito Vitale, Sergio Dawi, el Tano Marciello y varios bateristas que hicieron también un show a beneficio. Todo ayudó para que yo pueda estar un año, pero los últimos cuatro meses que estuve ya no me quedaba plata ni para comer; y un gran amigo y hermano de la vida me prestó 50.000 dólares para que pueda cubrir esa última etapa. A esa última etapa le pusimos mucho corazón pero no funcionó y tuve que volver a Argentina.

— Luego de la campaña de las remeras -que contó con la ayuda de la familia de Gustavo Cerati, el Indio Solari, Andrés Giménez y Marcelo Corvalán que cedieron los derechos de imagen-, ¿tenés en mente otra iniciativa para recaudar fondos?

— Por ahora no tengo pensado armar nada para ese fin. La verdad es que mi actualidad económica es muy complicada, no tengo ningún tipo de ingresos y obviamente ningún ahorro. Mi mamá Mirta me está ayudando con todo, inclusive con mis tres hijos, que Benja vive conmigo y las dos nenas vienen todos los fines de semana. Cada tanto, algunas personas me siguen ayudando y depositan en el número de cuenta de mi mamá por iniciativa propia; y la verdad es que, por mínimo que sea, me ayudan mucho.

Martín Carrizo
Martín Carrizo, el reconocido baterista de ANIMAL, Gustavo Cerati y el Indio Solari (Facebook Martín Carrrizo/Archivo)

— La última es preguntarte por tus hijos, tu hermana Cecilia, tu familia en general y tus amigos… ¿Qué les decís a ellos y qué tan importante son para que sigas luchando?

— Empecemos por mis tres hijos: Benja, Milena y Miranda. Son tres bellezas que no paran de darme fuerza y cada uno, a su manera, me piden que no abandone y siga peleando. Después mi mamá, mi hermana y mi cuñado Damián están pendientes de mis necesidades diarias: comida, medicamentos y todo lo que necesito en casa.

Otra pieza fundamental en todo esto es mi obra social SADAIC, que cubre mi asistencia 24 por 7 y nunca un problema, todo lo contrario, siempre pendientes y ayudándome en todo.

Y mis amigos no paran de hacerme llegar su amor a pesar de que estoy tan cansado y no recibo a nadie, pero es muy lindo saber que están. Siento que tengo un ejército de amigos que me dio la vida y la música, y están ahí para mi.

No se imaginan los mails llenos de amor, fuerza y palabras hermosas que me escribe constantemente el Indio. También todo esto me unió mucho a Corvata… Uff, es hermosamente infinita la lista de todos los que están presentes: Luciana Palacios, Débora Dixon, Gaspar Benegas, Laura Cerati, el Mono Fontana, Lito Vitale, León Gieco, Facundo Arana, Edith Hermida, Andrés Giménez, Alejandro Taranto, Carla Ritrovato, Mario Pergolini, Leandro Fresco, Fernando Nalé, Matías Martin, etcétera, etcétera, etcétera…

El número de cuenta de la madre de Martín Carrizo para poder ayudar al músico:

CBU 0070133030004014822927 (Mirta Ercilia González. Banco Galicia).

SEGUIR LEYENDO:

El desgarrador relato de Martín Carrizo, el hermano de Caramelito, sobre su enfermedad: “Estoy en el mismo infierno, muy agotado”

Martín Carrizo, el hermano de Caramelito, no continuará con su tratamiento en Estados Unidos: “Es imposible poder pagarlo”

Botón volver arriba