Espectáculo

Los 30 años de Dynamo, el disco más experimental de Soda Stereo y cuya gira de presentación terminó con un show insólito

Gustavo Cerati, Charly Alberti y Zeta Bosio en una de las fotos de promoción de Dynamo

“Este disco es –por ahí– más real que cualquier otro porque no es producto de la inercia, sino de juntarnos después de un tiempo y darnos cuenta de que producíamos música, y fue tanto lo que produjimos que casi tuvimos que parar el disco. Porque fue un disco así: teníamos como veintipico de canciones, nunca nos había pasado tal cosa. Decidimos darle punto final y llamarlo Dynamo, con ese formato de doce canciones”.

Las palabras de Gustavo Cerati daban cuenta de lo especial de este trabajo para él –y para la banda en general– y de lo importante que significaba salir un poco de la explosión que había generado Canción animal. Tras ese furor, los Soda se habían distanciado un tiempo con el ánimo de volver renovados para hacer un disco distinto.

La llamada “Gira animal” los había llevado por todo el continente y el broche de oro fue el 14 de diciembre de 1991 con un recital gratuito en la Avenida 9 de Julio ante más de 250.000 personas. Ese álbum también había significado la llegada del grupo al público español, que se plasmaría en mayo de 1992 con shows en Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona y Oviedo.

La popularidad era muy alta. En las radios no paraban de sonar los temas del quinto álbum –todos hits en los que sobresalió el exitosísimo “De música ligera”– y los músicos eran permanentemente nombrados en los medios de comunicación de toda la región. Estaban en el mejor momento de su carrera.

Luego ese descanso tan necesario, volvieron a los estudios con el objetivo de hacer Dynamo, pero plantearon algo muy distinto desde lo musical. Antes de hacer este disco, Cerati había grabado Colores santos junto a Daniel Melero –la primera vez que hacía un álbum por fuera de Soda Stereo– y estaba particularmente interesado en explorar nuevos sonidos.

Los Soda Stereo en la etapa de Dynamo
Los Soda Stereo en la etapa de Dynamo

“Dynamo consistió en tomar Canción animal y destruirlo. Es como si a Canción animal lo hubiéramos metido dentro del agua. Y, a nivel sonoro, quisimos producir eso, las canciones tenían más que ver con algo hipnótico. La idea era remixarlo, mezclarlo con algo más dance e incluir algo más trance en nuestra música. Sé que quienes adoptaron ese disco lo quieren y a mí me pasa lo mismo”, afirmaría Gustavo unos años después en una entrevista con el grupo de medios chilenos Copesa.

El sexto álbum de estudio de la banda salió al mercado un día como hoy de 1992 con 12 canciones y un estilo muy particular: prevaleció una mezcla de sonidos que iban desde la experimentación hasta lo electrónico. “Es el disco con picos de emoción más altos. Teníamos la sensación de estar haciendo algo musicalmente grande, y que nos satisfacía completamente”, recordaría Cerati.

De acuerdo a lo que destacó el periodista Marcelo Fernández Bitar, en una colección especial llamada Todo Soda –editada en 2012–, la dinámica de trabajo, a la hora de grabar, fue rescatar la espontaneidad de las primeras tomas, ya que los músicos iban “zapando” las canciones que fueron creando juntos, improvisando y armando cada detalle durante los tres meses de grabación.

Por su parte, Zeta Bosio contó, en su libro autobiográfico Yo conozco ese lugar, que para la época de Dynamo cumpliría un sueño que tenía con Gustavo Cerati desde había un tiempo: tener el estudio propio. “Viajamos a Los Ángeles para hacer los contactos necesarios para conseguir equipamiento. Contratamos un broker, que es un guía especializado en el armado de estudios de grabación y que tiene contactos en el rubro, y gracias a él vimos todo tipo de consolas, micrófonos e incluso cables”.

Respecto a cómo surgió el nombre del estudio de grabación, el bajista en su libro lo resumió así: “Pensando en algunas posibilidades, un día vi un cartel de hamburguesas Goodmark en la avenida Lugones, lo traduje haciendo una asociación para lo que buscaba y pensé un nombre que hiciera referencia a una idea similar a ‘buena marca’. Trasladado al sonido, se me ocurrió Supersónico porque además con Gustavo éramos fanáticos de la serie animada; se lo comenté y le encantó”.

Los cortes de difusión de Dynamo fueron “Primavera 0″, “Luna roja”, “Ameba”, “En remolinos”, “Claroscuro”, “Texturas” y “Fue”. Cerati se encargó de la voz y las guitarras; Bosio hizo el bajo y los coros; y Alberti la batería y la percusión. Además, en “Camaleón” se invirtieron los roles: Gustavo tocó el bajo y Zeta la guitarra.

También hubo músicos invitados de primer nivel: Daniel Melero, Tweety González, Flavio Etcheto, Sanjay Bhadoriya, Padanth Voice, Eduardo Blacher y Roberto Zuczer hicieron sus aportes.

Dynamo contó con un solo videoclip –”Primavera 0″, dirigido por el actor Boy Olmi– y el disco fue presentado en el programa de televisión Fax, conducido por Nicolás Repetto. En ventas no tuvo una gran performance y empezó a ser valorado por los fans con el paso del tiempo. Como siempre, el trío estaba adelantado.

Historico-show-de-Soda-Stereo-en-Mexico
Los Soda y todo su staff en el escenario tras el show en la panadería (Crédito: Wady Rodríguez)

El insólito cierre de la gira de Dynamo

La historia del cierre de la gira de Dynamo, el penúltimo disco de estudio del grupo, se viralizó en 2021 a partir del relato de Wady Rodríguez, un reconocido iluminador que formó parte del staff de la banda durante esos años. El fan del grupo FlacoStereo compartió en sus redes sociales el testimonio del técnico, que contó cómo fue esa noche inolvidable.

En diálogo con Teleshow el año pasado, el protagonista del recuerdo amplió su relato al brindar algunos detalles desconocidos de un recital que indudablemente quedó en la memoria –y en el corazón– de los músicos y su equipo de trabajo.

Wady comenzó a trabajar desde muy chico. A los 15 años ya era plomo de Sandra Mihanovich y durante la semana era cadete en su oficina, que quedaba en Ayacucho y Lavalle. “Al día de hoy Sandra no reconoce que fue la persona que cambió el rumbo de mi vida. Asegura que sólo se debe a mi pasión por mi trabajo, pero fue ella la que me abrió la puerta a este mundo. Literalmente encontré una gran familia que con los años fue creciendo y cada vez se fue fortaleciendo y haciendo más grande”, inició su conversación con este medio.

Y siguió repasando su historia: “Años más tarde trabajé un tiempo como iluminador en el teatro Lasalle del barrio de Once, pero no fue hasta 1990 que, después de vivir un año en Los Ángeles, una situación totalmente fortuita hace que termine viviendo y trabajando en Tijuana, México; y es ahí donde conozco las primeras luces móviles que tuve en mis manos. Fue ahí donde realmente descubro esta pasión y me enamoro de mi profesión”.

Historico-show-de-Soda-Stereo-en-Mexico
Wady Rodríguez en épocas en las que trabajaba para Soda Stereo (Crédito: Wady Rodríguez)

Decíamos más arriba que Rodríguez es un reconocido iluminador dado que brinda sus servicios a músicos de la talla de Ricky Martin, Calle 13, Shakira y Romeo Santos, entre otros. “Trabajo con grandes artistas, pero fundamentalmente con personas con las que tengo admiración por su música, sus letras o generamos un lazo afectivo. Para mi es fundamental conectar desde lo emocional”, resaltó.

Respecto al insólito cierre de la gira de Dynamo, recordó: “Concluía el 20 de marzo en Tampico, México, pero se agregó una fecha que sin duda fue el mejor final que podía tener esa gira. Al menos para mí. La fecha fue el 28 de marzo de 1993 y el lugar un tanto particular: la panadería ‘El Ángel’, de la ciudad de San Cristóbal de Ecatepec, México”.

“Literalmente no lo podíamos creer. Pensamos que el chofer se había equivocado de dirección o que nos estaba haciendo una joda. Imaginate que de pronto estaciona el micro frente a la panadería, abre la puerta y dice: ‘Llegamos’. Si mal no recuerdo, los primeros en bajar del micro fueron Eduardo Dell’Oro y Marcelo Angiolini, que entraron a la panadería para preguntar dónde era el show y la sorpresa fue cuando les confirmaron que estábamos en el lugar indicado”, detalló.

Y continuó: “Comenzamos a bajar del micro y entramos a la panadería. No podíamos parar de reírnos entre las clientas comprando el pan, las empleadas emocionadas de vernos entrar y de marco los mostradores llenos de sanguchitos, facturas y tortas. La panadería conectaba con la casa del dueño que tenía un jardín realmente muy lindo y bien cuidado. Este hombre nos recibió muy emocionado en el jardín de su casa, y fue ahí cuando, orgulloso, nos mostró un escenario que con mucha voluntad habían preparado pero que estaba lejos de cumplir con las necesidades de la gira. Habían armado una especie de carpa de lona naranja de la cual obviamente no se podía colgar nada”.

Historico-show-de-Soda-Stereo-en-Mexico
"La patadita de Charly Alberti cuando les anuncié que no iba a estar en la despedida de River en el '97", cuenta Wady sobre esta foto y el autógrafo (Crédito: Wady Rodríguez)

“En lo que a iluminación respecta, solo pudimos colgar el puente trasero de unas estructuras y el resto de las móviles las tuve que distribuir en el piso del escenario y en los laterales. Los camerinos eran las habitaciones de la casa del panadero. Se lo veía tan feliz y tan servicial… No paraba de insistirnos en que podíamos comer todo lo que queríamos y creo que le hicimos caso. Puedo equivocarme en este dato (…) pero si no me falla la memoria se trataba de un show sorpresa para el cumpleaños de 15 de su hija”, explicó.

Respecto a su recuerdo del show propiamente dicho, Wady enfatizó en que “fue por lejos el mejor final de gira. Esa noche se cerraba una etapa y francamente lo sentí como una fiesta privada de la banda con su staff y el público que tuvo la fortuna de estar ahí. No hubo ningún estrés por las condiciones técnicas. Al contrario, el clima era festivo y los Soda dieron un show con la misma entrega de siempre”.

Y concluyó: “Esa tarde compré un champagne que lo dejé preparado al lado de mi consola para festejar ese momento de gloria cuando íbamos a subir en la última canción. Recuerdo que ni bien pisé el escenario con todo el staff, lo descorché y bañé a todos al mejor estilo campeón de Fórmula Uno. Así me sentí esa noche”. Y ese fue el recordado final de otra gira histórica para el grupo.

La portada de Dynamo
La portada de Dynamo

Las canciones de Dynamo

“Secuencia inicial”

“Toma la ruta”

“En remolinos”

“Primavera 0″

“Camaleón”

“Luna roja”

“Sweet sahumerio”

“Ameba”

“Nuestra Fe”

“Claroscuro”

“Fue”

“Texturas”

Seguir leyendo:

A 25 años del emblemático “¡Gracias… totales!” de Gustavo Cerati, en la separación de Soda Stereo

La historia de vida de Charly García: cómo su música atravesó distintos períodos políticos y sociales de la Argentina

Botón volver arriba