Espectáculo

Mary Somerville: quién fue la matemática homenajeada por Google con su doodle

En medio de una sociedad que excluía a la mujer, logró instaurar el término “científica”. Sus aportes y su representación de los derechos igualitarios.

Este domingo 2 de febrero, Google decidió homenajear con su habitual doodle conmemorativo a Mary Somerville, una matemática y científica escocesa que logró trascender en medio de una sociedad que la excluía por ser mujer.

Mary Somerville nació en el 26 de diciembre de 1780 en Jedburgh, Reino Unido y ya desde chica comenzó a sufrir las diferencias por su género en una sociedad patrialcal: mientras sus dos hermanos varones recibieron una buena educación, a ella y su hermana apenas les enseñaron a leer.Newsletters Clarín Lo más leído del día

Sin embargo, su interés por la lectura y la ayuda de uno de sus tíos que la animó para que aprendiese latín de manera autodidacta, con lo que logró ​una base fundamental que luego se ampliaría cuando, en Edimburgo, su profesor de pintura la inició en el estudio de las matemáticas.

Desde ese momento, una joven Mary tuvo repartir su tiempo entre el estudio de álgebra –gracias a libros que conseguía a escondidas gracias a un tutor de su hermano– sin dejar de satisfacer a sus padres, descuidar su vida social y respetando las aspiraciones de aquel momento donde debían centrarse en conseguir un buen marido.

Ya en 1804, a los 24 años, Somerville se casó con Samuel Greig pero quedó viuda tres años después, cuando ya era madre de dos hijos. Sin embargo, este hecho la ayudó a conocer gente afín a sus conocimientos y continuar con su carrera. Es en este momento que colaboró con el matemático William Wallace, por lo que fue galardonada por primera vez: recibió una medalla de plata, tras resolver las ecuaciones diofánticas.

Mientras despertaba admiración entre sus colegas, Mary logró otro hito con la traducción de una obra de Pierre-Simons Laplace «La mecánica celeste» en la que no solo se limitaría a cambiar de idioma las teorías del matemático francés; sino que además añadiría un preámbulo titulado «Una disertación preliminar sobre el mecanismo de los cielos» con desarrollos matemáticos e ideas fundamentales de física imprescindibles para comprender la obra de Laplace.

En 1804 volvería a casarse con otro primo, el médico William Somerville, quien la acompañó e incentivó a profundizar su conocimiento llegando al punto de hacerse socio de la Royal Society –donde no aceptaron mujeres hasta 1945– para ser los ojos y los oídos de Mary y copiar a mano todos los artículos de la biblioteca que a su mujer le resultaban relevantes para sus investigaciones.

Sin embargo, con las primeras publicaciones científicas de Somerville existía rechazo por los académicos ya que no estaban respaldados por una universidad o institución.

Los aportes de Somerville fueron considerables: colaboró en matemáticasfísica astronomía y sus textos se usaron durante décadas.

Sin embargo, como el acceso a la Universidad y la participación en Asociaciones Científicas no estaba permitido a las mujeres no se puede medir sus aportes a la sociedad comparado con los hombres que trabajaron en plena libertad y con todos los medios en su alcance.

Ser mujer supuso una dificultad con la que convivió pero que Somerville superó a base de esfuerzo y la convicción de quien cree en su trabajo. Tal es así que gracias a su aportes se dejó de utilizar el término «hombre de ciencia» para empezar a usarse «científico» y «científica«.

Somerville murió a los 92 años, con numerosos premios y aceptada en gran número de academias científicas de todo el mundo y habiendo sido la primera firma en la petición que John Stuart Mill elevó al Parlamento británico para pedir el derecho a voto de la mujer. Hoy llega homenajeada por Google, y bien merecido lo tiene.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar