Economía

Perspectivas 2022: qué va a pasar con PBI, inflación, consumo, dólar y déficit

Martín Guzmán y Miguel Pesce

Semanas después e las elecciones, los funcionarios del Gobierno titulan más que mostrar el contenido de propuesta de un plan económico concreto en el medio de la negociación con el FMI. Miguel Pesce manifiesta: “En la medida que lo permita el proceso inflacionario vamos a cambiar el paso devaluatorio que hemos tenido hasta ahora; tenemos que mirar el tipo de cambio competitivo y también el proceso inflacionario, es lo que vamos a hacer hacia adelante”. Es decir, se va a devaluar y la inflación no pide permiso por que ya estamos en un proceso de aceleración de la variación de precios.

Por su parte, Gabriela Cerruti expresó que “no existe por el momento la idea de ningún tipo de devaluación” del tipo de cambio y “la brecha entre los dólares es menor que en otros momentos del año”. Recordamos que es del 100% y récord desde hace décadas.

“En la medida que lo permita el proceso inflacionario vamos a cambiar el paso devaluatorio que hemos tenido hasta ahora” (Pesce)

Martín Guzmán indicó que dentro del plan económico plurianual del Gobierno y las negociaciones con el FMI “no va a firmar ningún acuerdo de ajuste” sino un arreglo que priorizará “la recuperación económica”.

Para evaluar la dinámica de crecimiento del país es necesario verificar distintas variables de política económica: Producto Bruto Interno (PBI), inflación, tipo de cambio, consumo y resultado fiscal. Todas estas variables indican cómo se encuentra la economía del país y permiten pronosticar y el mediano plazo de la economía. Incluso proyectando esas variables es importante la credibilidad del gobierno para llevar a la práctica el Plan Económico.

En primer lugar partimos del PBI, que al finalizar el 2020 se desplomo un 9,9 por ciento. Entidades como el FMI, Banco Mundial (BM) y la OCDE tienen estimaciones para cerrar el 2021 positivas debido que existiría una recuperación impulsada por las reaperturas de sectores que antes se encontraban cerradas o con un funcionamiento del 50% de su capacidad por cuestiones sanitarias. El Relevamiento de las Expectativas de Mercado (REM), ofrece el dato más alentador con respecto al crecimiento del PBI, para el 2021 espera un 8,3% y para el 2022 un 2,3 por ciento. El propio Gobierno proyecta cerrar este 2021 con un rebote en la economía y crecimiento del PBI del 9 por ciento.

Fuente: Focus Market en base a Banco Mundial, FMI, INDEC, OCDE, REM

En cuento a la inflación, el Indice de precios al Consumidor (IPC) del Indec mostró en octubre 2021 una suba a un 3,5% respecto a septiembre, acumulando así una inflación interanual de 52,1%. El REM espera que finalice el 2021 con una inflación de 50,4%, debido que se estima que los dos últimos meses del año se continúe con una inflaci´pn mensual del 3 por ciento. Guzmán detalló que la inflación de noviembre sería menor a la octubre. El piso sería del 3 por ciento. Sin embargo, diciembre es un mes de estacionalidad muy fuerte en la variación de precios sobre todo en un rubro delicado como Alimentos y Bebidas. Quizás lo más lamentable es que el piso de Inflación para 2022 está en 50% nuevamente y podría acelerarse a entre el 60 y 70% de corregirse todos los precios relativos de la economía y no lograr equilibrar la macroeconomía post acuerdo con FMI.

Fuente: INDEC, REM

Si analizamos el Consumo Privado, que hace referencia al gasto que realiza las familias, personas y empresas en bienes y servicios; el último dato del Imdec mostró que en el 2020 existió una fuerte caída de 13,8 por ciento. Sin embargo, distintas consultoras privadas protectan un repunte al cierre del 2021. Por ejemplo, C&T espera un 7% debido que este aumentaría porque el público demandaría bienes durables como sustituto de pesos. Cepal, por su parte, deja un 7,5%, y Orlando J. Ferreres, un 8%, asegurando datos más alentadores con respecto al 2020, pero que aun así son valores por debajo del promedio de los últimos años. Para 2022 el Informe de LatinFocus anticipa valores más cerca al 3,1%, al igual que la OCDE con un 3,2%, debido al poco optimismo sobre la situación financiera y económica del país.

Fuente: INDEC, Consultoras Privadas

Con respecto, a la situación cambiaria se debe mencionar que en Argentina existen más de 10 tipos de cambios que se encuentran desfasados con respecto al tipo de cambio oficial; por ejemplo, si vemos el dato valor del dólar oficial con respecto al paralelo, la brecha se encuentra en un 100%.

Por su parte el REM, pronosticó que el tipo de cambio oficial se encontrara en un valor de $101 y finalizará el año en $105, implicando así una variación interanual cercana al 27,1%., dato bastante conservador con respecto a las demás variables que se encuentran acelerándose por las complicaciones fiscales. Para el 2022 se prevé una variación del tipo de cambio nominal de 51,3%, debido que se espera para los próximos meses se espera una fuerte corrección entorno al dólar, llegando así a diciembre 2022 a 158,92 pesos.

Fuente: Focus Market – REM

La ultima variable a evaluar será el resultado fiscal, y de acuerdo a los datos del presupuesto se esperaba un déficit fiscal de entre 4 y 42% del PBI, pero debido a las últimas medidas del gobierno que se vienen efectuando se proyecta que este año se terminaría con un déficit más cercano al 3- 3,6 por ciento. Es decir, se sobrecumpliría la meta fiscal de al menos un punto porcentual lo cual permitiría dejar sentado la voluntad de baja del déficit, pero a pesar de ello este valor, se encontraría siendo insuficiente para cerrar el acuerdo con el FMI.

Fuente: Focus Market en base a INDEC, REM

Todas estas variables antes presentadas, se encuentran dando el puntapié inicial de que es lo que nos depara como país en los próximos meses, debido que en el marco del tan esperado acuerdo con el FMI se esperan que estas variables vayan ajustándose a una meta fiscal mucho más ambiciosa.

El intento del Gobierno es avanzar sobre un ordenamiento fiscal para que demás variables como el tipo de cambio vayan cerrando la brecha, el consumo privado tenga una trayectoria ascendente más estable, se elimine el rojo del resultado fiscal y que por supuesto el PBI pueda mostrar una curva ascendente en el tiempo. Sin acuerdo con el FMI más temprano que tarde es fundamental para que el intento sea éxitoso.

Sin embargo, para un crecimiento sostenible en el tiempo no se está hablando de efectuar las reformas que son necesarias como reforma tributaria, impositiva laboral y bajar el riesgo en la contratación de empleo privado, eliminación de trámites burocráticos que son una barrera a la producción y darle previsibilidad a un sistema de asistencia social y previsional imposible de sostener e imprevisible a la vez.

Para cualquier plan, la credibilidad y la confianza son claves. Gabriel García Márquez decía: “Es que la credibilidad, mi querido maestro, depende mucho de la cara que uno ponga para contarlo”. El Gobierno demostró en estos 2 años de gestión que hay 2 caras diferentes en su coalición. Cada vez que esta tensión se produce cualquier plan se quiebra por que se desvían los esfuerzos sobre el objetivo buscado, por qué se vuelven contradictorios y más aún se transforman en opuestos dentro de la alianza en la gestión rompiendo cualquier expectativa, confianza y credibilidad futura.

SEGUIR LEYENDO:

Acto del Gobierno en Plaza de Mayo: reaparecerá Cristina Kirchner y Alberto Fernández estará a cargo del cierre

El misterio de la estatua romana subastada en USD 24,5 millones: ¿perteneció al conde Zichy Thyssen que murió en Buenos Aires?

La tormentosa vida íntima de Einstein: amantes, atracción por su hijastra y el Nobel que no fue

Botón volver arriba