Economía

Plantas paradas. Automotrices frenan producción y el escenario se complica

Las automotrices, como la mayoría de las empresas de país, tomaron prevenciones para sus trabajadores ante el avance del Covid-19 , enviaron a sus casas a los empleados de áreas soporte y aseguraban que todavía tienen piezas que llegan desde diferentes países -especialmente Brasil- en stock.

Pero la decisión de una cuarentena total no las exceptuó y las que hasta ayer estaban trabajando suspendieron a sus operarios. Ford, Volkswagen y Fiat son algunas de las terminales que decidieron interrmpir su producción. En este escenario, la consultora Abeceb ya recalculó que, en el mejor escenario, la industria este año crecería dos por ciento y no siete como proyectaban hace algunas semanas.

Franco Roland, economista experto de la consultora en el sector, advierte a LA NACION que por la irrupción de la pandemia, en el corto plazo las cifras de patentamientos «no están reflejando una caída abrupta, pero ni bien las limitaciones de desplazamiento se profundicen, se hundirán por unas semanas».

Si la cuarentena general se extendiera por dos semanas, entre marzo y abril se perderían unas 10.000 unidades y de prolongarse un mes, 25.000. En diciembre estimaban una baja interanual de 10% del mercado interno. Ahora, la caída proyectada llega a 20%.

Respecto de las exportaciones que aparecían como un driver para el sector, subraya que el limitante al tránsito de personas condiciona también a la logística y que las complicaciones en Brasil son lo más preocupante. Abeceb recortó sus previsiones de crecimiento de ventas afuera a la mitad, de 10% a cinco por ciento.

Aunque hay cierre de fronteras, el decreto dispuso una excepción al ingreso al país de quienes hacen traslado de mercaderías, aunque se «verifica» que se encuentren «asintomáticos» y que cumplan las disposiciones de la autoridad sanitaria. Fuentes de Transporte explicaron a este medio que es el modo «de garantizar el abastecimiento de la población». Por eso, las automotrices siguen recibiendo a los camiones con piezas, por ejemplo, desde Brasil.

Industria frenada por la cuarentena

Hasta ayer ninguna empresa había instrumentado suspensiones pero hoy el panorama es otra. Todas pararon sus plantas.

Desde Toyota explicaron que venían aplicando medidas internas alineadas a las disposiciones de las autoridades sanitarias en pro de la salud pública, los empleados y la continuidad de la operación. Los integrantes de grupos de riesgo no iban hasta nuevo aviso, reforzaron limpieza de espacios comunes y extendieron horarios de comedor para evitar muchas personas, cancelaron viajes internacionales e internos hasta el 31 de marzo y capacitan a su gente en prevención. «No hay cese de producción. Por el momento no se habían generado dificultades con el abastecimiento de autopartes», señalaron desde la empresa.

En la planta de Renault de Santa Isabel (Córdoba) tenían «medidas de resguardo» y distancias de separación para los operadores y excluyeron por seguridad a los grupos de riesgo. Fuentes de la compañía indicaron que también estaban abastecidos.

En las instalaciones en Rosario de General Motos adelantaron suspensiones que van desde ayer hasta el 31 de este mes en acuerdo con el Smata (ya estaban definidas) a la vez que sostienen que no están «afectados y tampoco los proveedores» por cortes de la cadena logística. «El flujo de importaciones continúa», agregan.

Fuentes del grupo Fiat Chrysler Automobile (FCA) confirmaron que hoy se cortó la producción, al igual que en Peugeot, Ford y Volkswagen (autos y cajas de velocidad). Todas tenían planes de prevención, pero el decreto modificó el escenario.

La decisión de suspender la actividad también llegó a las empresas vinculadas con el sector. Hoy, la empresa de neumáticos Pirelli anunció la interrupción de la actividad en sus plantas de Sudamérica (tres en Brasil, una en la Argentina), y que buscará mantener el abastecimiento a los clientes con el stock que aún tiene acumulado.

En ese contexto la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba -donde hay proveedores de todas las terminales del país- advierte que sin medidas estatales concretas, en pocas semanas no podrán cumplir con sus obligaciones financieras, lo que complicará aún más la crisis causada por la pandemia.

Pidieron a las autoridades: cobertura salarial del Estado para los empleados licenciados (mayores de 60 años u otras categorías vinculadas con el coronavirus); diferir el pago de contribuciones de aportes y contribuciones a la seguridad social a todos los sectores de la industria; ampliar el programa Repro a todos los sectores de la industria; establecer un régimen especial de subsidio al empleo para los sectores afectados; acelerar la liquidación de bonos de bienes de capital y reintegro a las exportaciones.

También establecer la suspensión de las paritarias correspondientes a ese año; postergar plazos para adherr a moratoria de AFIP; suspender medidas cautelares y juicios de AFIP; compensar IVA técnico con otros impuestos; aplicar diferimientos de plazos de presentación de obligaciones de información, declaraciones juradas y cualquier otro tipo de requerimiento fiscal; cancelar aumentos de servicios públicos (luz, gas y agua) mientras dure la crisis, así como también suspender cortes en casos de falta de pago y disponer planes de pago.Por: Gabriela Origlia

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar