Economía

¿Puede este Gobierno generar confianza en los mercados?

Las políticas kirchneristas, dice “The Economist”, solo ofrecen un empobrecimiento más lento pero inexorable (AP) (Juan Mabromata/)

La confianza en el Gobierno y en las medidas económicas adoptadas son pilares de cualquier país serio para un desarrollo económico estable y sostenido. Si la sociedad (especialmente el sector productivo y los asalariados) y los inversores confían en las medidas adoptadas y en la gestión de Gobierno las cosas irán bien, caso contrario, se repetirán crisis o desavenencias económicas que truncarán, al menos durante un tiempo, el progreso de la economía argentina. La confianza del inversor y de la sociedad son pilares fundamentales de la economía, y naturalmente cuando esta se pierde, la crisis es inevitable. Es imposible gobernar un país si no se logra generar confianza.

La confianza es artífice de éxitos y fracasos económicos. Cuando hay confianza, la gente invierte, hace negocios, consume, ahorra en su propia moneda, etc. Por el contrario, cuando ésta se pierde, la gente consume menos, se vende menos, se produce menos, hay menos inversiones, la gente no ahorra en su propia moneda, con sus respectivas consecuencias. Todo esto repercute en variables de la economía real como la producción, el empleo, los salarios reales y no hace más que incrementar los niveles de pobreza.

Cuando se pierde la confianza, la gente consume menos, se vende menos, se produce menos, hay menos inversiones, la gente no ahorra en su propia moneda

El inconveniente de la confianza es que es una variable muy subjetiva, difícil de medir. Existe sin duda una relación importante entre psicología y economía que no está muy desarrollada en la literatura económica.

Riesgo país

En los últimos días se vio cómo se incrementó el índice de Riesgo País, que mide la confianza de los inversores externos en la economía argentina a través de la diferencia de rendimiento entre las tasas de interés que pagan los bonos denominados en dólares y los Bonos del Tesoro de Estados Unidos (T-Bonds), considerados “libres” de riesgo. Este diferencial (también denominado spread o swap) se expresa en puntos básicos (pb).

Una medida de 100 pb significa que el gobierno en cuestión estaría pagando por su deuda un punto porcentual (1% anual) por encima del T-Bonds.

Salvo por Venezuela (que en este momento tiene un riesgo país superior a los 30.000 pb), la Argentina es el país latinoamericano con peores índices en torno a 1.700 pb, luego aparecen El Salvador, con unos 1200, y Ecuador, con unos 800.

Adicionalmente, de acuerdo con las escalas de las principales calificadoras de Riesgo (Moody´s, Fitch y S&P) ubican a la Argentina como uno de los países con peor calificación o nota, próxima al de estado en default, incluso por debajo de la mayoría de los países de África y claramente como el peor de la región.

Las evaluadoras de riesgo soberano ubican a la Argentina como uno de los países con peor calificación o nota, próxima al de estado en default

Contribuyen a la falta de confianza en la coalición gobernante el cepo al dólar; inflación descontrolada, múltiples tipos de cambio, falta de reservas, caída de la producción, pérdida del salario real, y como consecuencia de todo lo anterior una pobreza.

 Infobae América 163
Infobae América 163

Las políticas kirchneristas, dice “The Economist”, solo ofrecen un empobrecimiento más lento pero inexorable.

La poca o casi nula confianza de los argentinos en la propia moneda es muy representativa de la fragilidad de la economía en general, la cual se agrava con la inflación galopante y las medidas que parecen ir en sentido contrario a la lógica económica. Las escasas reservas y los fuertes compromisos en dólares en los próximos meses agravan el escenario, convirtiendo a Argentina en un país insolvente, y espantando inversiones, que repercutirán en menor empleo, menor producción y mayor pobreza.

De ahí la importancia de recuperar la confianza, para que todos actúen a favor de un buen devenir de la economía, fluya el consumo y la inversión, surjan emprendedores y se generen empleos.

Entonces, para poder entender el futuro económico de la Argentina, la pregunta que se hacen muchos argentinos, y también inversores externos es: ¿Puede este gobierno tomar las medidas necesarias para generar confianza?

SEGUIR LEYENDO:

Baja expectativa en el Gobierno sobre el tratamiento en el Congreso de un acuerdo con el FMI antes de fin de año

Empezó una nueva etapa para el dólar: el Banco Central aceleró el ritmo de devaluación diario

La Corte Suprema ordenó que el Gobierno le devuelva a Santa Fe $86 mil millones por la coparticipación

Botón volver arriba