Economía

Quién es el joven criptomillonario que mudó su firma a Bahamas, atiende 5 pantallas a la vez y detesta que lo comparen con Mark Zuckerberg

Bankman Fried tiene 29 años y una fortuna que Forbes estimó en USD 26.500 millones. A los 25 fundó Alameda Research y a los 27 FTX, que acaba de mudar de Hong Kong a Bahamas Foto: Heraldo Binario (Heraldo Binario/)

Con una fortuna personal que a principios de diciembre Forbes calculó en unos USD 26.500 millones Sam Bankman-Fried es el criptomillonario número uno del mundo, pero tiene un problema, a sus socios y empleados les cuesta mucho seguirle el agotador ritmo de trabajo: duerme solo 4 horas por día y cuando está despierto realiza varias tareas a la vez, habilidad que desarrolló desde chico, cuando hacía simultáneas de ajedrez y otros juegos de mesa, con temporizador, para no aburrirse.

“Es muy recurrente verlo disfrutar del fútbol en una pantalla, viendo videos de YouTube en otra pantalla, respondiendo mensajes en una tercera pantalla, operando en una cuarta pantalla y en una llamada telefónica en una quinta pantalla”, le dijo Caroline Ellison, co-CEO de Alameda Research, a la publicación Business Insider, que hizo una investigación sobre el personaje.

Bankman Fried fundó Alameda en 2017, cuando tenía apenas 25 años, después de trabajar en Janet Street, una firma de trading de Wall Street, su primer trabajo, luego de su paso por el mítico Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), al que había llegado con una reputación de genio de las matemáticas. En el MIT, integró la fraternidad Epsilon-Theta, cuyos miembros se desafiaban en descifrar acertijos. En un campamento de matemáticas conoció a Sam Trabucco, otro co-CEO de Alameda.

Al poco tiempo de fundar su primera empresa, Bankman asistió a una conferencia en Asia, intrigado por el precio del Bitcoin en los Exchange o bolsas asiáticas de criptomonedas, cuya diferencia con los precios en EEUU se conoció como la “prima kimchi” (por una popular salsa coreana).

Al regreso, se instaló en una oficina de WeWork y llamó al resto de su equipo a trabajar en un nuevo proyecto. “Estamos perdiendo 50.000 dólares diarios por no trabajar en Hong Kong en lugar de Berkeley”, les dijo. En 2019, fundó FTX, la bolsa de criptomonedas más usada por los norteamericanos, que estableció primero en Hong Kong y en octubre pasado mudó legalmente a las islas Bahamas, que a fines de 2020 había aprobado la Digital Assets and Registered Exchanges Act, una legislación muy favorable para operar en criptomonedas.

Cerca de Miami

La movida borró los 12 husos horarios de diferencia que al operar desde Hong Kong tenía FTX con sus clientes de EEUU y dejó su sede a solo una hora de vuelo de Miami, donde puso su nombre al estadio de los Miami Heats, el equipo de la NBA, la liga de básquet más grande y competitiva del mundo.

Bankman-Fried apuesta a la masividad y también hizo alianzas publicitarias con Stephen Curry, megaestrella de la NBA y de los Golden State Warrior de California, y Tom Brady, quarterback de los Patriots (el armador de juego del equipo), el más ganador de la NFL, la liga de fútbol americano, en cuya próxima Super Bowl, este mes, será uno de los grandes anunciantes. Además, en 2022 también patrocinará el equipo de Fórmula-1 de Mercedes Benz.

Stephen Curry Tom Brady
Stephen Curry y Tom Brady, dos de las megaestrellas del deporte con las que Bankman-Fried apuesta a la masividad de FTX, su bolsa de criptomonedas

Una reciente ronda de financiamiento de FTX atrajo gigantes como BlackRock, el más grande administrador de fondos del mundo, cuyo CEO es Larry Fink, uno de los negociadores más duros de la restructuración de la deuda argentina con acreedores privados, y venture-funds como Tiger Global y Sequoia, uno de cuyos cofundadores y socios, Michael Moritz, explicó en términos financieros los groseros errores que cometió el Barcelona hasta perder a Lionel Messi.

Bankman Fried tiene una fuerte aversión a la ineficiencia: FTX se maneja con muy pocos desarrolladores, lo que los obliga a desafíos extremos y, a menudo, al agotamiento, lo que lo pone de frente a un dilema: contratar más empleados e incurrir en “ineficiencias” o seguir con muy pocos y lidiar con el constante desgaste. El número de desarrolladores de FTX sorprende a ejecutivos de otras plataformas cripto, como Jerald David, que trabajó en las bolsas de Nueva York, Dubai y Chicago.

Jerad David, que trabajo en las bolsas de Nueva York, Dubai y Chicago, calificó de “impresionante” que FTX se construyera con dos desarrolladores en sus primeros seis meses, cuando para operar un exchange de su volumen hacen falta treinta

“Yo formé parte de un equipo que creó un exchange de criptografía desde cero, y el modelo es simple: cuanto mayor es el número de desarrolladores, más rápido se puede escalar”, le contó David, actual presidente del gestor de criptoactivos Arca Capital Management, a Business Insider. Y calificó de “impresionante” que FTX se construyera con solo dos desarrolladores en sus primeros seis meses, cuando operar un exchange de su volumen hacen falta unos treinta desarrolladores.

Pequeños y más rápidos

Tener un equipo más pequeño le permite a Bankman-Fried tomar decisiones rápidas. Ellison, la co-CEO de Alameda Research que describió su asombrosa capacidad de multitasking, y Trabucco, el co-CEO que lo conoció en un campamento de matemáticas, coinciden en que Sam detecta oportunidades y las aprovecha más rápidamente que la mayoría de los traders, por lo cual se ganó el apodo de “MobyDick de las Criptoballenas” (por el temible escualo de la novela de Herman Melville, un clásico de la literatura norteamericana).

Sam Bankman Fried
Bankman-Fried, en su testimonio al Congreso de EEUU, donde debió ir a responder sobre la incidencia de los "activos digitales" y el futuro de las finanzas (Alex Wong/)

Ese apodo no le cae mal a Bankman, pero sí le disgusta que Edith Yeung, inversora de Race Capital, una de los fondos que primero invirtió en FTX, lo haya llamado “el Mark Zuckerberg de las criptomonedas”.

A diferencia de Zuckerberg, muy criticado y confrontativo con los políticos y con el Congreso de EEUU, Bankman-Fried busca llevarse bien con Washington y con el mundo de las organizaciones cívicas. Fue un importante contribuyente a la campaña presidencial del actual presidente norteamericano, Joseph Biden, y lleva USD 16 millones donados a organizaciones de caridad.

Acciones que se llevan bien con su rostro aniñado y su pelo enrulado, aunque sea un verdadero tiburón de las criptomonedas.

SEGUIR LEYENDO:

Cuáles son los mejores juegos para ganar dinero con bitcoin y otras criptos en 2022

Por qué el Gobierno quiere saber cuánta electricidad consumen los criptomineros argentinos

El resultado de tarifas congeladas: más inflación y más gente sin luz

Botón volver arriba