Economía

Solo contra el mundo: un colaborador top de Obama afirmó que no hay riesgos de recesión y pidió menos subas salariales para frenar la inflación

El presidente estadounidense, Joe Biden, aseguró el martes que "la inflación es su principal prioridad nacional", en momentos en que el alza de precios pesa en los presupuestos familiares y en su popularidad. (ELEONORE SENS/)

El presidente del Consejo de Asesores Económicos del presidente Barack Obama afirmó que una recesión no es inevitable, a contramano del pronóstico generalizado de varios de sus colegas y de buena parte de Wall Street.

En una entrevista con la Gaceta de Harvard, Jason Furman se refirió a la volatilidad en Wall Street. “Un factor que atraviesa toda la economía son las tasas de interés, que han subido increíblemente rápido debido a lo que la Fed ya ha hecho y a lo que se espera que siga haciendo. Cuando las tasas de interés suben, se hace más atractivo para los inversores mover su dinero hacia los bonos y fuera de las acciones y eso hace que las acciones caigan”.

“Si van a dar beneficios en un futuro lejano, van a ser mucho más sensibles a las tasas de interés. El Nasdaq tiene más acciones especulativas que van a dar beneficios dentro de cinco o diez años. Y si descuentas esas ganancias al presente con una tasa de interés más alta, se encogen más”, explicó Furman.

De todos modos, aclaró que “hay otras cosas que suceden, también. Elon Musk vendiendo sus acciones de Tesla para comprar Twitter no ha ayudado al Nasdaq, y los problemas de la cadena de suministro en China han afectado a Apple. Así que hay un montón de historias específicas de las empresas”.

“Pero la más importante es esta historia que atraviesa todo y que es la de las tasas de interés”.

Acerca de la inflación del 8,3% en el último año en EEUU, Furman dijo que “los datos de la inflación son preocupantes porque el aumento de los precios es muy amplio. Durante un tiempo, el año pasado, se podía inventar la excusa de que “Oh, sólo suben los precios de los coches” o en marzo, “Oh, sólo suben los precios de la gasolina”. Pero ahora es el precio de casi todo lo que sube”.

Por lo tanto, “la ampliación de la inflación ha sido una preocupación. Una segunda preocupación es que a medida que algunas tasas de inflación se ralentizan, por ejemplo, el aumento del precio de los bienes se ha ralentizado, otras han aumentado. El precio de los servicios, especialmente cosas como el alquiler, ha subido”.

“Si se quiere preguntar qué ha pasado con el nivel de vida en el último año, el costo de la vida ha subido un 8%. Si queremos preguntarnos cuánta inflación tendremos en el futuro, debemos excluir los elementos volátiles, como los precios del petróleo y la gasolina, porque han subido mucho y probablemente van a bajar”.

Foto de archivo de Jason Furman, quien presidió el Consejo de Asesores Económicos durante el Gobierno de Barack Obama, en una rueda de prensa en la Casa Blanca.  Dic 19, 2013.    REUTERS/Larry Downing
Foto de archivo de Jason Furman, quien presidió el Consejo de Asesores Económicos durante el Gobierno de Barack Obama, en una rueda de prensa en la Casa Blanca. Dic 19, 2013. REUTERS/Larry Downing (LARRY DOWNING/)

“No queremos asumir que van a seguir aumentando como lo han hecho. Por eso, los economistas suelen fijarse en algo llamado ‘inflación subyacente’, que sigue los componentes volátiles de los alimentos y la energía. La tasa de inflación subyacente es del 6% en lugar del 8%. No es tan malo como la general, pero es increíblemente alto en comparación con el objetivo del 2% que tiene la Fed”, advirtió.

Sobre la tasa de desempleo, indicó: “El problema es que los trabajadores sólo tienen más poder para conseguir mayores aumentos salariales nominales. Pero lo que importa, por supuesto, es el poder adquisitivo de sus salarios”.

“Y eso ha estado cayendo, no aumentando. Así que sí, los trabajadores han estado recibiendo mayores aumentos nominales, pero no han sido suficientes para mantener el ritmo de la inflación. En este punto, la Fed quisiera que la gente recibiera aumentos nominales más pequeños, porque si la gente sigue cobrando un 5% más al año de lo que cobraba el año anterior, es muy difícil mantenerlo sin una mayor inflación”, explicó.

Los trabajadores han estado recibiendo mayores aumentos nominales, pero no han sido suficientes para mantener el ritmo de la inflación. La Fed quiere que la gente recibiera aumentos nominales más pequeños, porque si sigue cobrando un 5% más, es muy difícil mantenerlo sin una mayor inflación (Jason Furman)

“Cuando la Fed sube los tipos de interés, reduce la demanda. El aumento de los tipos hipotecarios hace que la gente compre menos casas; el aumento de los tipos de los préstamos para automóviles hace que la gente compre menos coches; el aumento de los tipos de los préstamos para las empresas hace que inviertan menos en centrales eléctricas y equipos”.

“Todo esto enfría la demanda, reduce el número de trabajadores que la gente quiere contratar y reduce los aumentos salariales. La esperanza es que no perjudique tanto a los trabajadores porque reduce la inflación tanto como el crecimiento de los salarios y así los trabajadores siguen protegidos. Esa es la esperanza, pero está muy lejos de la certeza”.

Acerca de la posibilidad de que haya una recesión, dijo que el factor más importante para evitarla son los consumidores, que representan el 70% de la economía. “Los consumidores han visto caer sus salarios ajustados a la inflación, pero han mantenido su consumo recurriendo a sus ahorros. ¿Cuánto tiempo podrán seguir haciéndolo? Cuánto tiempo querrán seguir haciéndolo es probablemente el factor más importante para que la economía entre en recesión este año”, indicó.

“Estoy relativamente poco preocupado por una recesión durante el próximo año porque el gasto de los consumidores ha seguido siendo muy fuerte, y los consumidores tienen alrededor de 2,3 billones de dólares de exceso de ahorro que acumularon durante la pandemia y que todavía podrían gastar en los próximos dos años”, explicó.

Sobre las medidas para reducir la inflación más allá de las tasas de interés, afirmó: “Las herramientas más importantes son la reducción de los aranceles a China; el fin de la moratoria en el pago de los intereses de los préstamos estudiantiles también ayudaría a la inflación”.

“La tasa de desempleo de los graduados universitarios está por debajo del 3 por ciento, por lo que la economía debería estar en buena forma para manejar eso. Más allá de eso, no tiene muchas herramientas. La inflación es principalmente responsabilidad de la Fed y va a llevar tiempo bajarla”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO:

Mercados: la Bolsa porteña interrumpió una serie de cuatro bajas consecutivas

El BCRA compró USD 10 millones en el mercado, pero sigue lejos de la meta de acumulación de reservas

Wall Street sigue la racha alcista y se recupera tras casi dos meses en negativo

La OPEP acordó aumentar la producción de petróleo para frenar la subida de precios

Botón volver arriba