Economía

Tragedia del bosque de Ermenonville: la huelga y la escotilla mal cerrada que le costaron la vida a 346 personas

El McDonnell Douglas DC-10 de Turkish Airlines antes del accidente. (Steve Fitzgerald / Wikipedia)

Un 3 de marzo de 1974 tuvo lugar una de las tragedias aéreas más fatales de la historia de la aviación. Involucró al vuelo 981 de Turkish Airlines, operado por un avión McDonnell-Douglas DC-10-10.

El vuelo partió de la ciudad de Estambul y tenía como destino final la ciudad de Londres, con una escala previa en el aeropuerto Orly, de París.

Cuando el avión llegó a la capital francesa, luego del desembarque de cierto número de viajeros, quedaron 130 pasajeros a bordo que seguirían con destino a Londres. A última hora, una huelga de British Airlines hizo que el avión se complete con personas que viajarían por esa aerolínea hacia la capital inglesa, pero que habían sido derivados a raíz de la medida de fuerza que afectó el vuelo 981 de Turkish Airlines.

De esta forma, fueron 333 pasajeros y 13 tripulantes quienes partieron desde París hacia Londres aquel fatídico 3 de marzo, un total de 346 personas.

Una vez en el aire, el avión ascendió y se posicionó con dirección a Londres. Justo cuando el aparato estaba sobrevolando la ciudad francesa de Meaux, los controladores en tierra de esa ciudad captaron una transmisión distorsionada del vuelo 981, en el confuso audio, que tenía fuertes ruidos y gritos en turco de los pilotos, se llegó a escuchar “el fuselaje se rompió”.

Vuelo 981 de Turkish Airlines - Accidentes aéreos
Un oficial francés revisa restos del fuselaje del vuelo 981 de Turkish Airlines en el bosque de Ermenonville, Francia. (Getty Images)

Pocos segundos después, el avión desapareció de los radares. Nada se sabía del vuelo 981 de Turkish Airlines hasta que los restos del aparato fueron encontrados en el bosque de Ermenonville, cerca de la localidad de Senlis.

Las 346 personas a bordo fallecieron en el accidente, en uno de los hechos más trágicos de la historia de la aviación, del cual no hubo ningún sobreviviente.

La aeronave se rompió en muchos pedazos pequeños, lo que hizo creer a los investigadores que se había tratado de un atentado con un artefacto explosivo. Sin embargo, el error había sido humano y completamente evitable.

La grabadora de datos del vuelo y la grabadora de voces de la cabina de comandantes revelaron que el primer indicio de que había algún problema se produjo cuando la aeronave sobrevolaba Meaux. Se escuchó un ruido sordo, seguido por una ráfaga de aire que atravesó el avión.

La aeronave se inclinó unos 20 grados hacia abajo y comenzó a ganar velocidad, mientras tanto, el capitán Nejat Berkoz y el primer oficial Oral Ulusman luchaban por retomar el control del aparato. Ya era demasiado tarde. Tan solo 72 segundos desde que se escuchó el estallido, el McDonnell-Douglas DC-10-10 se estrelló en el bosque a una velocidad tan alta que produjo la desintegración total del aparato.

Accidente del vuelo 981
El avión se desintegró completamente en el accidente

Tras el accidente, los investigadores determinaron que la escotilla de carga trasera había fallado en pleno vuelo y el aérea de carga había sufrido una descompresión repentina y violenta, que habría causado el estallido que se escuchó en la caja negra del avión.

La diferencia resultante en la presión del aire entre la zona de carga y la cabina de pasajeros causó una ruptura del suelo de la cabina por encima de la escotilla abierta, los cables de control que corrían por debajo de la sección del piso que se rompió, quedaron inutilizados y los pilotos perdieron la capacidad de controlar el avión, en particular, el timón y el motor número 2.

Vuelo 981 de Turkish Airlines - Accidentes aéreos
Monumento a las 346 víctimas situado en el bosque de Ermenonville. (Wikipedia)

Aparentemente, en una escala previa que había hecho el aparato en Turquía, las patillas de la puerta habían sido limadas ante la imposibilidad de cerrarla normalmente. Según lo que pudieron verificar las investigaciones, sólo fueron necesarias quince libras de presión sobre la escotilla para que esta cediera, cuando originalmente estaba diseñada para soportar trescientas libras.

El accidente fue tan impactante, que muchos de los restos de los pasajeros no pudieron ser identificados, y se encontraron restos del avión en diversas partes de Francia, aunque el principal escenario fue el bosque de Ermenonville, donde hay un monumento a las 346 vidas que se perdieron en aquel evitable episodio.

SEGUIR LEYENDO

Pesadilla aérea: un secuestro de 17 días, una recompensa millonaria y la torta de cumpleaños de un célebre cantante griego

Cementerio de aviones y miedo en la cúspide del mundo: por qué ninguna compañía aérea cruza la cordillera del Himalaya

Triángulo de las Bermudas venezolano: la misteriosa desaparición del avión de un millonario heredero italiano

Botón volver arriba