Economía

Tras el ataque del kirchnerismo, Guzmán, Kulfas y Moroni insistieron en defender la política económica en el gabinete y hablar de la gestión

Con datos en la mano, los tres funcionarios apuntados por La Cámpora hablaron sobre inflación, niveles de actividad y desempleo (@JuanManzurOK)

Con números en la mano, los tres funcionarios apuntados por el kirchnerismo defendieron la gestión de la política económica durante la reunión de gabinete que tuvo lugar esta mañana en la Casa de Gobierno. Inflación, niveles de actividad económica y desempleo fueron algunos de los datos que plantearon los ministros Martín Guzmán, Matías Kulfas y Claudio Moroni para contrarrestar la oleada de cuestionamientos que partieron desde el ala cristinista del Frente de Todos.

Los tres fueron nombrados, de manera directa, por Andrés Larroque este lunes, cuando quiso puntualizar quiénes eran los responsables por los resultados de una política económica que, leen en ese sector del Frente de Todos, conduciría a la coalición a una derrota electoral el año próximo. Los voceros de la reunión de gabinete de esta mañana aseguraron que las internas no están relacionadas al “modelo” económico sino a cuestiones de velocidad y profundidad de medidas, con eje en la redistribución del ingreso. Por lo bajo, hay algunos funcionarios y economistas que orbitan el planeta oficialista que no coinciden.

Todos los funcionarios fueron al cónclave de ministros en la Casa Rosada con datos para respaldar su gestión. El que tuvo que salir a explicar causas, medidas y proyecciones a futuro sobre la inflación, el tema económico más álgido de los últimos meses, fue Martín Guzmán. El ministro de Economía reiteró, ante sus pares, su diagnóstico de variables múltiples que impactaron en las últimas cifras mensuales y habló del efecto de los precios internacionales como último eslabón.

De todas formas, pronosticó que si bien los números de abril no mostrarán una baja marcada del ritmo de precios, habría en los meses siguientes, ya sin una presión -según esperan- tan pronunciada del frente inflacionario externo, una tendencia de desaceleración, por lo que la peor parte del impacto en los precios ya debería haber sucedido.

Inflación, niveles de actividad económica y desempleo fueron algunos de los datos que plantearon los ministros Martín Guzmán, Matías Kulfas y Claudio Moroni para contrarrestar la oleada de cuestionamientos

El jefe del Palacio de Hacienda mencionó ante el resto del gabinete por qué cree que hay una serie de medidas que “preparan el terreno” para una menor presión inflacionaria. Las tres están relacionadas con el programa económico acordado con el Fondo Monetario Internacional: la reducción del déficit primario, el recorte de la emisión monetaria y la acumulación de reservas.

La tesis de Guzmán, repetida ante el resto de los ministros, es que el plan económico de estas características -que busca, como una de sus metas, alinear expectativas- debe tener, por definición, un apoyo político fuerte, por lo que un ruido interno de esa magnitud conspira contra su efectividad.

Junto con los acuerdos de precios, son los tres pilares sobre los que Guzmán asienta su plan antiinflacionario. Este último factor, que están más relacionado al círculo de acción del secretario de Comercio Interior Roberto Feletti, es al que desde el kirchnerismo se reclama una atención mayor, de acuerdo a fuentes cercanas al vecindario kirchnerista en el conglomerado frentetodista.

Martin Guzman Matias Kulfas Claudio Moroni
Moroni, Guzmán y Kulfas son los tres ministros apuntados por el kirchnerismo

El ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas mostró y habló sobre números que muestran que la recuperación de la economía que tuvo lugar a lo largo de 2021 se sostuvo en los primeros meses del año. Los datos oficiales del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) del Indec solo llegan hasta febrero -cuando tuvo un avance de 1,8% mensual y 9,1% anual- y los de marzo se conocerán recién en dos semanas.

Sin embargo, los técnicos de su cartera, con indicadores de la actividad anticipados de marzo estimaron que la economía creció cerca del 1% intertrimestral y anotó el mejor primer trimestre desde 2018. Marcan, además, como otro dato sintomático que de las 15 actividades que suelen tomar en consideración la estadística oficial, son 5 los sectores que aún registran números de producción por debajo de los niveles prepandemia y que de esos cinco hay dos que están menos de 2% por debajo.

Guzmán pronosticó que si bien los números de abril no mostrarán una baja marcada del ritmo de precios, habría en los meses siguientes, ya sin una presión -según esperan- tan pronunciada del frente inflacionario externo, una tendencia de desaceleración

Los técnicos del CEP XXI de la cartera productiva estimaron de manera anticipada que en marzo la actividad industrial de marzo, creció 3,6% contra 2021 y 15,4% contra 2019, pero advirtieron que de todas formas habrá, en comparación con el mes anterior, una caída del 1,9% respecto a febrero.

Tras la reunión de gabinete, Kulfas partió de inmediato a Salta, donde encabezó junto a gobernadores del norte un acto para firmar un acta conjunta de la Región Minera del Litio de la que formarán parte Salta, Jujuy y Catamarca, en lo que fue su primera reaparición pública tras la última metralla de Andrés Larroque al funcionariado más cercano a Alberto Fernández, del que el ministro de Desarrollo Productivo forma parte.

Sin hacer una alusión directa a las palabras del ministro bonaerense y secretario general de La Cámpora, Kulfas se limitó, tras hablar de las potencialidades del litio, a plantear: “Ésta es la Argentina que queremos, una Argentina donde dejemos de discutir temas menores y el eje sea el desarrollo, el crecimiento”, cerró su discurso.

Kulfas habló sobre la recuperación de la economía. Los datos anticipados de marzo que manejan en su cartera estimaron que la economía creció cerca del 1% intertrimestral y anotó el mejor primer trimestre desde 2018

Moroni, el tercer albertista apuntado por el kirchnerismo, también tuvo su turno para defender su gestión, bajo dos argumentos centrales: la aceleración de paritarias clave para evitar que haya un desplome del poder de compra de los salarios y, por otro, por la mejora relativa de los números de desempleo de los últimos meses.

En el primer sentido, el Gobierno había llegado a un acuerdo con la CGT y la UIA para anticipar los calendario paritarios de algunos sectores clave del mercado laboral. Comercio, bancarios, camioneros, UTA, bancarios, metalúrgicos y mecánicos, entre otros, ya alcanzaron consensos salariales con los empresarios de cada rubro, con un número cercano de 60% como referencia para aquellas negociaciones con alcance anual.

conferencia-de-prensa-reunion-de-gabinete-casa-rosada
El gabinete nacional se reunió este miércoles y los funcionarios del equipo económico defendieron su gestión (Maximiliano Luna)

Por su parte, las cifras de empleo que mira el Ministerio de Trabajo tienen un rezago de entre dos y tres meses. Con datos preliminares a febrero, una medición que hizo la cartera laboral entre empresas que tienen más de 10 empleados una mejora leve de 0,3% en comparación con el mes anterior. En el ministerio miran en particular de dato en detalle: ese avance mensual fue un poco más pronunciado en el Gran Buenos Aires, con 0,5 por ciento.

Los datos de mejora en el empleo, como también lo habían sido las estimaciones de una menor inflación en los últimos meses y del estado de la actividad económica fueron, además, enfatizados por los cuatro funcionarios que actuaron como voceros de la juntada ministerial en la Casa de Gobierno, en un guiño implícito a las tres espadas del equipo económico cuestionadas por el kirchnerismo.

Hubo, además, una idea que sobrevoló a los funcionarios que hablaron luego de la reunión, de que no hay una diferencia de modelos económicos sino de cierta velocidad y profundidad de las medidas económicas que actúen como sendero para conseguir una distribución mayor del ingreso, algo que Larroque marcó como prioritario.

Esa lectura no es compartida por dirigentes, analistas y economistas que rodean al sector kirchnerista de la coalición. Incluso alguno ensayaba en las últimas horas un croquis “ideológico” para justificar que no se trata de una cuestión de piel con los ministros torpedeados sino de cosmovisión de la economía.

Una medición que hizo la cartera laboral entre empresas que tienen más de 10 empleados una mejora leve de 0,3% en comparación con el mes anterior. En el ministerio miran en particular de dato en detalle: ese avance mensual fue un poco más pronunciado en el Gran Buenos Aires, con 0,5 por ciento

“No hay dos modelos sino tres: uno neoliberal, uno que podríamos llamar desarrollista y uno justicialista, que apunta a la redistribución”, mencionaba un dirigente con fuertes lazos con el Instituto Patria en diálogo con este medio. Hay un trecho entre la segunda y la tercera vía que, en un momento de crisis, inestabilidad económica y condiciones sociales deterioradas que hace difícil esa convivencia, aseguraba.

Esta mañana el jefe de Gabinete Juan Manzur mencionó que la dirección de la política económica seguirá siendo la actual: “Más allá de las distintas posturas y expresiones, es el presidente Alberto Fernández quien decide el rumbo de la gestión”.

Horas después de la reunión de gabinete, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, salió a bancar públicamente a Guzmán y destacó la tarea del jefe del Palacio de Hacienda: “Es inusual ver a un ministro de Economía cerca de la ciencia; tiene más fanatismo con la ciencia y tecnología que el mismo ministro de ciencia y tecnología. El compromiso que se asume para cumplir con lo que la ley plantea. Tener un ministro de Economía que desde el segundo cero está preocupado y ocupado en esto y no solo es una cuestión presupuestaria si no acerca del modelo de país que quiere”.

Ese acto en el Polo Tecnológico tuvo como razón presentar el presupuesto que tendrá este año el área de ciencia y tecnología. Cerca del ministro de Economía defendían esta tarde la partida de fondos que tendrá ese sector, en clave de mensaje interno: “Cumplimos la ley de financiamiento y cumplimos lo que dijo que iba a hacer. Y los que decían que ajustaba, ahí está. Expande el gasto en lo que es necesario expandir”, mencionaron.

SEGUIR LEYENDO:

El Gabinete estuvo reunido más de dos horas en medio de la interna: “Nosotros no odiamos a nadie”, aseguró Manzur

El Gobierno teme que la interna con el kirchnerismo duro le quite fuerza al programa económico

¿La economía vuela?: el Gobierno festeja los datos de abril, pero el acuerdo con el FMI obligará a un frenazo

Sergio Massa intenta mediar en la interna oficialista: se reunió con Cristina Kirchner y ahora almuerza en Casa Rosada con el Presidente

Botón volver arriba