Economía

Un bloqueo de camioneros autoconvocados al puerto de Quequén afectó el ingreso de la cosecha de trigo

El Puerto de Quequén fue lugar ayer de un bloqueo a sus ingresos realizado por camioneros autoconvocados.

Ayer se realizó una protesta de camioneros autoconvocados que consistió en bloquear los tres puestos de ingreso a la terminal portuaria de Quequén, en el sur de la provincia de Buenos Aires, en rechazo al aumento de un 60% que deben pagar por el servicio, que califican muy deficiente, en las playas de estacionamiento y espera de los camiones de carga de granos. Toda esta situación, que se normalizó en las últimas horas, afectó el ingreso a dicho lugar de la cosecha de cultivos de invierno, especialmente trigo, por la que el Gobierno podría contar con un ingreso de dólares por las exportaciones superior a los 4.000 millones de dólares.

Los camioneros con cada carga deben abonar de su bolsillo un monto de 750 pesos por camión en el ingreso al puerto, independientemente del valor de la carga. Con el aval del Municipio de Necochea se elevó el valor de cada ingreso a las playas de espera y servicios a un precio de 1.200 pesos. El monto subió así en un 60%. Las quejas de los camioneros se suceden entre todos los que conocen las instalaciones de las tres playas de estacionamiento para camiones, ya que los servicios allí son calificados de pésimos.

Según Walter Valentini, camionero autoconvocado y que mantuvo contacto con los manifestantes, afirmó que “en Necochea y Quequén, por viaje, la tirada más larga son 70 kilómetros y después son todos viajes de 35 kilómetros que se transporta de Planta a Puerto. Y cada transporte te lleva 3.500 kilos en granos para pagar la playa. El valor es por ingreso por cada camión que pasó de 750 a 1.200 pesos”.

“Allí hay que ver los servicios. No hay iluminación, no hay baños, no hay agua caliente y tampoco agua fría, no hay comedor, los caminos están en mal estado y por la noche es una boca de lobo. Por ello camioneros independientes dispusieron el bloqueo de los ingresos tras la suba en el costo del servicio de playa”, reconoció Valentini en diálogo con Infobae.

Logística

También el corredor de granos, Javier Buján, de la firma Quimei Cereales, con concomientos de la problemática que enfrenta la logística en los puertos como Necochea o Quequén, lamentó la protesta por las dificultades que la misma acarrea al comercio externo, tanto a los acopios como a la exportación de granos en su conjunto.

“Hoy en el primer día hábil del año 2022 se produjo un bloqueo por parte de camioneros autoconvocados en los tres puestos de ingreso al Puerto de Quequén. Esto producto del aumento en las tarifas que pagan los camiones por el ingreso a las playas de estacionamiento y espera para el autotransporte de carga”, dijo en contacto con este medio. Según Buján, “el hecho es algo histórico, ya que más allá de que las tarifas sean baratas o caras, se cobra una tarifa a los camiones por un servicio que es pésimo. Nunca nadie hace nada allí para mejorar los servicios que recibe el transportista en las playas. La concesión siempre se renueva pero no hay mejoras”. De hecho la playa de camiones que está en malas condiciones, como expresó Javier Buján, es conocida como “El chiquero”.

Además, Buján sostuvo que la protesta generó numerosos problemas de logística, en momentos donde la cosecha de trigo se encuentra muy avanzada, ya que hace falta hacer lugar para el grano, despachar los camiones y también cumplir con la carga de los buques. Hay que recordar que las estimaciones privadas plantean un escenario de producción total de trigo por encima de los 21 millones de toneladas, todo un nivel histórico para el cereal. Y también en la parte inicial del 2022 generará un importante ingreso de dólares a la económia a través de la exportación, cuyo principal destino de los envíos sigue siendo Brasil.

SEGUIR LEYENDO:

Un grupo de bonistas cuestionó la caía de reservas del BCRA y comparó a la Argentina con Venezuela

Mercados: firme alza de acciones y bonos en el debut bursátil del 2022

Dólar hoy: la cotización libre cede y la brecha cambiaria queda apenas debajo del 100%

Botón volver arriba