Economía

Una interna que envuelve al principal sector exportador: en medio de la salida de tres entidades de la Mesa de Enlace, el Consejo Agroindustrial ratificó su rumbo

Una de las reuniones del equipo económico del Gobierno con representantes del Consejo Agroindustrial Argentino. (Archivo)

Tras la sorpresiva salida de tres de las cuatro entidades de la Mesa de Enlace del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), el espacio conformado por más de 60 entidades ratificó su accionar, y su vocación de diálogo y constricción de consensos. Fue a través de un comunicado que se publicó luego de la reunión de urgencia que se realizó el pasado viernes por la tarde vía zoom. Además, cuestionaron las medidas de intervención y rechazaron las acusaciones que vinculan al espacio con el Gobierno.

“Reafirmamos la vocación de dialogo y construcción de consensos, como único camino para convencer a la Política en general y al Gobierno en particular, que la Agroindustria en su conjunto es el principal aportante a la economía del país”, señaló la dirigencia del CAA, que fue conformado en 2020 por entidades vinculadas a la cadena agroindustrial, con el objetivo de plantear a la clase política un proyecto para los próximos 10 años de aumento de exportaciones y empleo a través de la puesta en marcha de reglas claras de juego y medidas que se mantengan en el tiempo, e incentiven la inversión y generen confianza.

Con el correr del tiempo, algunas de las entidades gremiales, como Confederaciones Rurales Argentinas, plantearon sus diferencias y cuestionaron medidas que implementó el Gobierno, que según expresaron en su momento los representantes de los productores, beneficiaron a otros sectores del Consejo y no a la parte primaria de la cadena. A todo esto, la posibilidad de llevar adelante el proyecto de más exportaciones y más empleo se fue diluyendo, y se logró enviar una iniciativa al Congreso de la Nación de desarrollo agroindustrial, que otorga beneficios fiscales e impositivos para impulsar la producción. Si bien la misma no contempla una gran parte de lo que se promovía desde el Consejo, sus integrantes la definieron como “un primer paso”.

Todo esto derivó en la salida, muy desprolija por cierto al momento de anunciarla, de tres de las cuatro entidades de la Mesa de Enlace. Ellas son: Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Sociedad Rural Argentina (SRA) y Federación Agraria Argentina (FAA), desde donde expresaron que los productores sufren desde hace meses los efectos de la intervención del Gobierno en la exportación de carne vacuna, pero también en las de trigo y maíz. Y en el ámbito del CAA, conviven con sectores molineros, avícolas, exportadores de granos y otros eslabones que parecen más sus rivales que sus aliados.

Marcha - protesta - cortes - campo - santa fe - armstrong
Carlos Achetoni y Jorge Chemes, presidente de FAA y CRA, respectivamente. Dos entidades que se retiraron del CAA. (Leo Galletto)

Frente a este panorama, los integrantes del Consejo manifestaron que conocieron la noticia de la salida de las mencionadas entidades, “a través de comunicados de prensa, sin información previa de las razones internas de los alejamientos ni por los medios establecidos en las reglas de funcionamiento vigentes”. Sin embargo aclararon que más allá de los aspectos formales, “siempre hemos sido respetuosos de las decisiones de cada una de las entidades”.

Por otro lado, se aclaró que el Consejo es “un ámbito horizontal de debate y generación de propuestas de políticas de mediano y largo plazo donde se escuchan y reciben aportes. Hasta la fecha no se registran iniciativas pendientes o planteos irresueltos”. Al respecto, agregaron que aquellos integrantes del CAA que han presentado propuestas, se han logrado concretarlas, como por ejemplo la baja y/o eliminación de los derechos de exportación para los productos de las economías regionales, y la modificación de la posición argentina en la Cumbre de Cambio Climático en Glasgow, entre otras.

Aclaración I

También se expresó desde el CAA que el mismo no está relacionado con las medidas que aplica el Gobierno y que son rechazadas por los sectores de la producción. “No se ha participado en las mesas de trabajo sobre las regulaciones de exportación para la carne bovina ni tampoco en las propuestas del gobierno de constituir fideicomisos para productos derivados del trigo y del maíz. Existen, sin embargo, Mesas Intersectoriales de esas cadenas que actuaron y siguen trabajando para evitar la introducción de medidas restrictivas o distorsivas; con resultados y responsabilidades diferentes”, explicaron desde el espacio.

Además, comentaron que una de las reglas de trabajo del Consejo Agroindustrial es “no involucrarse en temas coyunturales y/o gremiales”, y que dicha decisión “nos ha puesto al margen de las tensiones propias de las cadenas agroindustriales, absteniéndonos de participar en negociaciones sobre temas de mercados granarios o de carne, quedando estos en manos de las entidades gremiales”.

consejo agroindustrial
José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y Vocero del Consejo Agroindustrial Argentino.

Y agregaron: “Nos hemos expresado en múltiples ocasiones, de manera clara y concreta en contra de cualquier tipo de restricción a las exportaciones, ya que consideramos que son el factor principal de generación de divisas y creación de empleo que ayudará a nuestro País a salir de la crisis y mejorar los índices de calidad de vida de nuestros compatriotas”.

Aclaración II

En diálogo con este medio, el Vocero del Consejo Agroindustrial Argentino y presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins, sostuvo que “es irrespetuoso que se nos vincule con el Gobierno. El Consejo es una entidad totalmente independiente cuyo único propósito ha sido tratar de unir la cadena comercial para generar propuestas de mediano y largo plazo, e influir en la política y en los gobiernos para que se le de un espacio a la agroindustria, y en el futuro podamos ser parte de los creadores de la política. Y eso logra relacionándose con toda la política, es decir oficialismo y oposición”.

“Cuando uno negocia y está en un escenario de proponer y discutir, no significa que estamos adhiriendo a algo. Fuimos muy concretos en rechazar todo intento de manipular mercados, y obstruir exportaciones. Desde el minuto hubo algunos picaros que han tratado de manchar y que no les conviene que la agroindustria se encuentre unida, y que algunos de ellos están en la política, otros en el gremialismo agroindustrial, etc. También que hacer una mea culpa desde el Consejo porque no hemos sabido comunicar perfectamente, a pesar que he mantenido reuniones con productores autoconvocados, con diversas entidades. Hay desconfianza y será un proceso largo crear confianza entre nosotros”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO:

Consumo: prevén un 2022 con más demanda de motos, bicicletas y televisores smart por el Mundial

Acuerdo con el FMI: las diferencias por el ajuste fiscal son menores y ahora define el kirchnerismo duro

Botón volver arriba