Economía

Vaca Muerta: inversión extranjera y las recomendaciones del embajador Stanley

Plataformas petroleras de petróleo y gas shale de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén (REUTERS/Agustín Marcarian) (Agustin Marcarian/)

La revolución tecnológica liderada por las petroleras norteamericanas, la cual permitió extraer petróleo y gas de yacimientos no convencionales, marcó un antes y después en la geopolítica hidrocarburifera mundial, posicionando al yacimiento de Vaca Muerta ante una oportunidad única. Una de ellas, es la de participar en la transición gasífera que experimenta la matriz energética de la región del Pacífico, la cual según datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), se espera que represente alrededor del 80% de las importaciones mundiales de GNL para 2040. También aparece como urgente, la necesidad de Europa de eliminar la dependencia de gas ruso. Esto nos deja ante un desafío estratégico de interés nacional, el de ser exportadores de gas natural licuado (GNL) a escala global. Para materializar esta oportunidad, se necesitan enormes caudales de inversión extranjera directa.

Durante los últimos años distintos análisis, como el documento presentado por el Institute for Energy Economics and Financial Analysis (IEEFA), han sostenido que para aprovechar plenamente el potencial de las reservas del yacimiento Vaca Muerta, harán falta entre USD 15.000 y USD 20.000 millones por año. En el 2021, el instituto Oxford de Estudios Energéticos, estimo que el boom exportador de gas desde Vaca Muerta podría ocurrir a partir del 2030 y si se invirtieran USD 50.800 millones. Señalando además que: ‘’En el período 2014 a 2019, el promedio invertido en upstream fue de USD 7.500 millones/año (USD 4.500 millones para no convencionales en 2019)’’.

Dos grandes excepciones al crecimiento global en la evolución de IED son la Argentina, con un detrimento de USD 16.421 millones (-19,2%) y Venezuela, con una regresión de USD 11.490 (-33,2%)

La realidad es que Argentina se encuentra al margen de las corrientes de IED necesarias para potenciar Vaca Muerta. De esto da cuenta un informe de Marcelo Elizondo que señala que sobre 202 países medidos por la UNCTAD (Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), somos uno de los países de peor desempeño en la evolución de la IED en lo que va del siglo XXI. En el 2019, antes de la pandemia, el flujo de IED en todo el mundo ascendió a USD 36,4 billones, cuando en el año 2000 alcanzo unos USD 7,4 billones. Dos grandes excepciones al crecimiento global en la evolución de IED son la Argentina, con un detrimento de USD 16.421 millones (-19,2%) y Venezuela, con una regresión de USD 11.490 (-33,2%).

Sobre este asunto, se refirió el embajador de los Estados Unidos de Norteamérica, Marc Stanley, en su reciente visita a la provincia del Neuquén, en el marco del encuentro organizado por la Cámara de Comercio Argentina – Texas (ATCC) Summit Energy, destacando que el país necesita pensar en cuatro áreas fundamentales para incentivar las inversiones en Vaca Muerta: el libre acceso a divisas y posibilidad de repatriación de capitales; un marco regulatorio y fiscal estable; precios de mercado en gas y petróleo; y mejoras en la infraestructura de ductos y en la exportación.

Durante la mencionada visita, se hizo referencia al caso del estado de Texas, siendo este uno de los principales destinos mundiales de inversión extranjera directa y un epicentro para los negocios y el comercio energético mundial. Con más de 1,600 corporaciones extranjeras en el estado, Texas ha sido el principal estado exportador del país durante 19 años seguidos con exportaciones valoradas en más $276.3 mil millones en 2021. Tiene más aeropuertos, millas de caminos públicos, carreteras estatales, vías férreas de carga y FTZ (Free trade zone), que cualquier otro estado de los Estados Unidos.

La sede de Gazprom, en Moscú (REUTERS/Sergei Karpukhin)
La sede de Gazprom, en Moscú (REUTERS/Sergei Karpukhin) (Sergei Karpukhin/)

Las recomendaciones del embajador Stanley convergen con el análisis que realiza la encuesta global de competitividad titulada “Energy Sector Competitiveness”, elaborada por el Fraser Institute, la cual ubica entre las 10 primeras jurisdicciones a nivel global, a todas regiones de los Estados Unidos y luego a las de Canadá, siendo Texas la jurisdicción más atractiva para la inversión en petróleo y gas. Esta elección fue realizada sobre 80 jurisdicciones que poseen el 53% de las reservas mundiales probadas de petróleo y gas, y representan el 68 % de la producción mundial. La razón por la cual Texas es la región más atractiva para la inversión energética a nivel mundial se explica por la solidez de sus instituciones de libertad económica, las cuales generan una actividad empresarial que se caracteriza por un elevado volumen de inversiones y elevada productividad. A su vez Texas ha ganado por 15va vez consecutiva el premio de la revista de negocios “Chief Executive”, como el mejor estado para hacer negocios. Texas, para los más de 700 CEO encuestados, sigue destacando por un inexistente impuesto sobre la renta, impuestos comerciales bajos, regulaciones simples, costo de vida razonable y una fuerza laboral diversa y creciente

Por último, aparece como estratégicamente importante tener en cuenta las recomendaciones que AIE‚ en su documento titulado ‘’Un plan de 10 puntos para reducir la dependencia de la Unión Europea del gas natural ruso’’, le realizó a la Unión Europea. Este documento señala que, en 2021, la Unión Europea importó de Rusia una media de más de 380 millones de metros cúbicos (m³) diarios de gas por gasoducto, o alrededor de 140.000 millones de m³ a lo largo del año. Además, se recibieron unos 15.000 millones de m³ en forma de gas natural licuado (GNL).

En conjunto, a finales de esta década vencerán contratos con Gazprom por valor de casi 40.000 millones de m³ al año

A finales de 2022 expirarán varios contratos de importación de gas con Gazprom por un volumen de más de 15.000 millones de m³ al año, lo que equivale a alrededor del 12% del suministro de gas de la empresa a la UE en 2021. En conjunto, a finales de esta década vencerán contratos con Gazprom por valor de casi 40.000 millones de m³ al año. Esto proporciona a la UE una clara oportunidad a corto plazo para diversificar sustancialmente su abastecimiento y contratos de gas hacia otras fuentes. Para la AIE, será fundamental para Europa, el fortalecer la cooperación internacional con exportadores alternativos de GNL, por gasoductos y con otros relevantes importadores y consumidores de gas

Ahora, las inversiones solo vendrán si nuestro sistema económico encuentra su ancla de solidez en las instituciones del capitalismo avanzado, siendo la única forma de atraer inversiones y alcanzar una competitividad que nos permita aumentar mercados y eliminar “el riesgo argentino”. El acuerdo Mercosur-Unión Europea (Zona Euro) es una parte de un largo proceso de adaptación. Un futuro acuerdo y entendimiento con la zona del NAFTA es fundamental para converger en competitividad. La inserción internacional de la Argentina la cual debe acompañarse con reformas de mercado es la llave para participar en la geopolítica del gas natural en el siglo XXI. Urge un cambio profundo, una revolución capitalista algo totalmente opuesto a lo hecho hasta ahora.

Botón volver arriba